El alférez de navío Carnicero ha participado en los directos de LA VOZ.
El alférez de navío Carnicero ha participado en los directos de LA VOZ. - LA VOZ
OPERACIÓN SOPHIA

«La inmigración en el Mediterráneo se ha reducido drásticamente»

El Oficial de Información Pública de la fragata 'Reina Sofía', recién llegada de la operación 'Sophia' analiza la misión y la labor desarrollada en ella por el buque gaditano

CádizActualizado:

Tras casi cinco meses de despliegue en la operación 'Sophia' la fragata 'Reina Sofía' regresó el pasado martes 19 de febrero a la Base Naval de Rota. A bordo, los 215 hombres y mujeres de su dotación y, entre ellos, el alférez de navío Alejandro Carnicero Solanas, Oficial de Información Pública (PAO) de la fragata, que este lunes ha participado en el Facebook Live de LA VOZ para contar su experiencia y la labor del buque gaditano en la misión que lucha contra las mafias que trafican con personas en el Mediterráno central.

«La operación Sophia nace en el año 2015 como respuesta de la Unión Europea a una grave crisis humanitaria, por el flujo migratorio que había desde las costas de Libia hacia Europa», ha explicado el alférez de navío. Ese sería el objetivo principal pero también tiene otros dos secundarios: luchar contra el tráfico de armas en el Mediterráneo y contra el tráfico ilegal de combustible ('bunkering').

Adiestramiento a la Marina y los guardacostas libios

«España ha participado en esta misión de manera ininterrumpida desde 2015», ha señalado el PAO de la 'Reina Sofía'. Durante este tiempo se han hecho rescates y, también de manera indirecta, ayudando a la Unión Europea a recopilar iformación y ahora, «en una fase más adelantada de la misión como adiestramiento de los guardacostas y la Marina libia».

Respecto a la evolución en la misión, en la que antes se rescataban a cientos de personas en el Mediterráneo pero desde agosto no se ha producido ningún rescate, el alférez de navío Carnicero ha contado que «se busca siempre un autosostenimiento por parte de las fuerzas propias para hacer frente al flujo migratorio. En ese sentido la Unión Europea, con la colaboración de España, está poniendo muchos medios para hacer frente a esto por parte del personal propio de la Marina y los guardacostas libios». «Me consta», ha dicho el oficial, «que personal de la Marina libia ha venido a España a realizar cursos para formarse para profesionalizar y que puedan hacerse cargo ellos mismos de estas familias».

De esta forma, preguntado por el público sobre la no asistencia a barcos de ONGs como el 'Open Arms' ha dicho el militar de la 'Reina Sofía' que «estos barcos operan en la parte oeste dela costa libia y nosotros hemos estado en la parte este, centrándonos más (estas líneas van marcadas por la Unión Europea) en el tráfico ilegal de armas y en el 'bunkering'».

«Me gustaría poner de relieve que 215 personas hemos salido a navegar durante cuatro meses, con las navidades de por medio, para hacer frente al tráfico ilegal de personas en el Mediterráneo», ha dicho el alférez de navío.

Respecto a la coordinación con otros países dentro de la operación el oficial ha señalado que «nosotros solo somos un vector del Cuartel General de la operación 'Sophia' que se encuentra en Roma. Nacionalidades de toda la Unión Europea colaboran. En concreto España lo hacen con el destacamento Grappa, compuesto por un avión de vigilancia marítima que se encuentra en Sigonella y con un barco en zona de operaciones como nosotros, que hemos estado el 70% de los cuatro meses navegando».

Más de 800 interrogatorios

Para el alférez de navío Carnicero, este despliegue ha supuesto un gran crecimiento personal y profesional. Un despliegue en el que, ha destacado, la fragata dedica «un amplio espacio del calendario para mantener el alto grado de adiestramiento con el que llegamos al principio de la misión. Así podemos decir que hemos vuelto mejor que hemos venido». Un barco que, asegura, continua su ciclo de alistamiento una vez ha regresado a Rota y que en marzo y abril realizará nuevas salidas.

Preguntado por qué ha sido lo más difícil de estar 132 días lejos de casa, el oficial ha subrayado que lo más complicado ha resultado estar lejos de la familia.

Respecto a lo positivo de esta misión y de la aportación española a la misma, el alférez de navío Carnicero se ha remitido a los datos. «Se ha reducido la inmigración de manera drástica en el Mediterráneo y eso es fruto del trabajo duro y continuado de todas las unidades», ha subrayado.

El futuro de la operación Sophia, «pasa por que la Unión Europea siga manteniendo un apoyo fuerte hacia la Marina y los guardacostas libios para seguir formándolos y crear un autosostenimiento de estas fuerzas. Para evitar que se sigan produciendo estas tragedias en el mar», ha dicho.

Durante sus cuatro meses de despliegue la 'Reina Sofía' ha realizado más de 800 interrogatorios a barcos mercantes y más de 50 interrogatorios concretos a barcos que presentaban indicios de realizar actividades ilícitas en la mar.

Un tiempo en el que han comprobado que el flujo migratorio está aumentando en la costa de España pero de otras nacionalidades; en el Mediterráneo, «podemos hablar del objetivo cumplido de acabar con las mafias». Así pues, ha dicho el alférez de navío Carnicero, pese a que queda trabajo por hacer, la operación Sophia es «una misión cumplida, en el sentido de la inmigración en el Mediterráneo se ha reducido, lo que es una señal de que nos espera un sentido más próspero en ese sentido».