Botadura de un BAM de la Armada en San Fernando
Botadura de un BAM de la Armada en San Fernando
INDUSTRIA

La industria auxiliar se posiciona para abordar la obra de las corbetas

Navantia ha subcontratado los primeros servicios en el astillero y se aguarda ahora la licitación de las secciones de los barcos

CÁDIZActualizado:

La industria auxiliar naval de la Bahía ha movido ficha en las últimas semanas ante el inicio de la obra en el astillero de San Fernando de las cinco corbetas saudíes. El próximo 9 de enero arrancará en la planta isleña el tradicional corte de chapa de la primera unidad, que marcará la cuenta atrás de este ambicioso proyecto para Navantia.

LA VOZ ha podido saber que las empresas auxiliares están preparadas para iniciar en breve la selección de la mano de obra necesaria para afrontar los trabajos de subcontratación.

De momento, Navantia ha sacado a subcontratación servicios de ingeniería para las corbetas y suministros para la mejora de talleres, almacenes y grúas. Se espera ahora que la dirección del astillero inicie el proceso de subcontratación de las secciones de los barcos, lo que permitirá planificar la mano de obra necesaria.

Las empresas esperan la licitación de los contratos de mayor peso para planificar la mano de obra

El presidente de la asociación de empresas de la industria auxiliar, así como del Cluster Marítimo, Diego Chaves, ha adelantado a LA VOZ que el sector ha iniciado los preparativos para abordar la obra y no se descarta la unión temporal de empresas navales para optar a la adjudicación de algunos de los contratos.

Las claves de la obra fueron adelantadas hace dos semanas por el presidente de la SEPI, Vicente Fernández, durante su comparecencia en la Comisión de Industria del Congreso. El contrato de Navantia para la venta de cinco corbetas a Arabia Saudí ya ha entrado en vigor de pleno después de que Riad formalizara la carta de crédito. El primer buque será entregado en octubre de 2021. Fernández indicó que el contrato fue suscrito el pasado mes de julio y a primeros de noviembre las autoridades saudíes formalizaron la carta de crédito necesaria para la puesta en marcha de la construcción de las corbetas.

Las tres gradas de la factoría trabajarán de manera conjunta a razón de una corbeta por grada. El plan de obra recoge que cada cuatro meses, una vez que culmine el montaje de las estructuras en las gradas, se producirá una botadura, lo que significa que en dos años, aproximadamente, las corbetas estarán a flote y con el andamiaje en sus cubiertas para la instalación de los equipos.

No se descarta que algunas acudan a los concursos de Navantia bajo la fórmula de UTE

Fernández destacó que este contrato, el mayor firmado por Navantia con un país extranjero, es «muy importante» para la sostenibilidad técnica y económica de la compañía y permite augurar un futuro «más halagüeño» después de años de restricción económica. El presidente de la SEPI incidió en que permitirá siete millones de horas de trabajo y generará ocupación para unas 6.000 personas. Se trata de una obra que afectará a todos los astilleros de Navantia. Fernández reveló que habrá 3.250 empleados en el astillero de San Fernando, tanto de la plantilla directa como de la auxiliar; otros 2.320 pertenecen a la unidad de sistemas, 350 al astillero de Cartagena y 53, al de Ferrol. El astillero de Puerto Real también participará con la construcción de seis de los quince bloques de cada barco. Fernández hizo hincapié en la importancia de la alianza entre Navantia y la empresa estatal árabe, por cuanto estimó que puede abrir la puerta para la obtención de nuevos pedidos en esa área geográfica. No obstante, incidió en el carácter estratégico de la empresa y su servicio a la Armada española.

Planificación

El presidente de SEPI detalló también que el contrato firmado el pasado 15 de julio otorga a Navantia la realización del apoyo al ciclo de vida durante cinco años, con opción a otros cinco adicionales. Esto requerirá el establecimiento permanente en la Base Naval de Jeddah de una oficina integrada por un equipo multidisciplinar de técnicos de la empresa.

Navantia ha diseñado un ambicioso plan de trabajo para cumplir con los plazos situando a la factoría isleña como epicentro de este proyecto naval. La planta de San Fernando se encargará de construir, ensamblar y botar los cinco buques. No obstante, esta planificación puede variar en función de los tiempos y el desarrollo de la obra, como ha ocurrido con los cuatro petroleros que se construyen en Puerto Real, donde Navantia tuvo que modificar sobre la marcha sus previsiones por razones operativas y desviar carga de trabajo a Ferrol del segundo carguero.

La compañía española no ha perdido el tiempo y ha trabajado con cierta antelación desde que se confirmó la viabilidad del contrato saudí en 2015. Así, el primer paquete que salió a subcontratación fue el de ingeniería en 2016.

La obra de las corbetas saudíes, diseñadas en exclusiva por Navantia y de similares características que los patrulleros POV construidos en Puerto Real para Venezuela, devuelve la plena actividad a la factoría de San Fernando.