Clavero, recibido entre abrazos por compañeros y familiares el pasado domingo tras salir en libertad.
Clavero, recibido entre abrazos por compañeros y familiares el pasado domingo tras salir en libertad.
PROVINCIA

Las incógnitas de la detención del ecologista Juan Clavero

La Guardia Civil investiga si alguien le tendió una trampa al activista y puso la droga en su coche para que fuera arrestado

Actualizado:

La detención del conocido miembro de Ecologistas en Acción Juan Clavero por un asunto de drogas el pasado sábado 26 en la Sierra de Cádiz ha causado un gran estupor. Y no porque este tipo de intervenciones no sean habituales -se cuentan por decenas a la semana- sino por cómo ocurrió y por quién es la persona que se ha visto envuelta en este delicado asunto: Juan Clavero, experto y convencido activista ecologista desde los años 80, reconocido y querido profesor en el instituto Santo Domingo de El Puerto, y combativo azote de responsables públicos en temas de corruptelas y atentados contra el medio ambiente. Un referente para muchos en temas referidos al ecologismo. Licenciado en Geografía e Historia, catedrático de Biología, Premio Andalucía de Medio Ambiente en el año 2002, exdirector del Parque Natural de Grazalema y cooperante de diversos organismos internacionales como la UICN. Su currículum da cuenta de su trayectoria profesional y también pistas sobre su forma de entender la vida. «Desde luego no se ajusta al perfil de alguien que trafica. No creo que se meta en un lío de esos», comentaba tras los hechos a este periódico un agente.

Pero lo que pasó ese sábado tendrá que recomponerse. El juez encargado del caso tiene ahora que encajar las piezas y decidir si el conservacionista fue víctima o no de un montaje de una o varias personas que le tenían, desde luego, muchas ganas.

El 'hombre X'

Sobre este caso se ciernen importantes interrogantes a los que habrá que ir encontrándoles respuesta. Todo ocurrió el pasado sábado. Juan Clavero participó junto a otros compañeros de la asociación en una marcha reivindicativa en defensa de los caminos públicos y las vías pecuarias. Dejó su coche solo. Al inicio de la marcha, en el carril del Espino. Durante la manifestación, según sostienen, recibieron insultos y amenazas por parte de algunos guardeses de las fincas que ellos señalan como sospechosas de infringir la ley.

Tras unas cinco horas a pie regresó a su coche para volver a El Puerto, donde reside. Según ha podido saber este periódico, iba acompañado por una persona que había conocido esa misma mañana durante la protesta y que le pidió que le acercara a una venta cercana a lo que accedió. Sobre la identidad de este chico poco sabían. Solo que les dijo que era un compañero de la asociación de Jerez y se sumaba a la reinvindicación. Después nada se supo de él. Tras los hechos se le está intentando localizar.