Laboral

Horeca y sindicatos cierran al fin el convenio de la hostelería

«El acuerdo da tranquilidad a los trabajadores y estabilidad al sector, algo fundamental en este negocio», dice Antonio de María

CÁDIZActualizado:

«La firma del convenio con los sindicatos es muy positiva; nuestro sector se basa en la felicidad y, cuantos menos problemas se le presenten al cliente, mucho mejor». Así expresaba el presidente de la Patronal de la Hostelería de Cádiz (Horeca), Antonio de María, su satisfacción por la firma del convenio de hostelería con los sindicatos.

El acuerdo ha costado 16 reuniones y acercar posturas que parecían irreconciliables al principio. Según reconocen tanto la patronal como los sindicatos, una de las claves ha sido «centrarnos en el aspecto económico».

Y es que las subidas salariales pactadas han sido la principal mejora de este acuerdo que, en principio, garantiza la paz social durante los próximos tres años. La subida pactada ha sido de 1,25 puntos para este año, de 1,50 para 2018 y de un 1,75% para 2019. Además, se establece una cláusula por la que, si el IPC es mayor a un 2%, esa sería la base sobre la que se realizaría la subida.

En la actualidad, el salario mínimo de un trabajador del gremio de la hostelería es de 1.021 euros al mes con 15 pagas por 40 horas de trabajo semanales. Además, si la empresa tiene más de 20 trabajadores debe tener dos días de descanso a la semana, que se reducen a 1,5 si la empresa tiene menos de esa cifra.

«Que se cumplan los convenios»

Tanto UGT como CC OO han valorado de manera positiva la firma del convenio. Los ugetistas destacaban que «pese al intento de los empresarios de intentar introducir la reforma en el texto del convenio, y dejar aún más desprotegido al empleado, se ha conseguido mantener las condiciones laborales de los trabajadores de este sector tan castigados por la precariedad laboral».

Y es que la voluntad de la patronal de que aspectos de la reforma laboral pudieran introducirse paralizó cualquier avance en las negociaciones, como reconoce, desde CC OO, Juan Peris. «Al final cedieron y las condiciones son las anteriores a la reforma laboral, no podía ser que se facilitara aún más el despido», detalló Peris para quien el reto en estos momentos «es que se cumpla el convenio, especialmente en las empresas pequeñas».

Para Comisiones Obreras, el principal incumplimiento del convenio es que «se echan muchas horas que no se pagan; además, en no pocos casos se hacen contratos a media jornada pero se pide que se trabajen las ocho horas». Para esto, CC OO reclama «más control por parte de la inspección de trabajo».

Los dos sindicatos estaban de acuerdo en que el remonte en la situación económica debía plasmarse en unas mejores condiciones económicas para los empleados, «que llevan dos años trabajando a destajo sin una recompensa». Desde Horeca se reconoce que la producción ha aumentado en los últimos años, «pero aún estamos lejos de alcanzar los niveles que teníamos en 2006».

«Pero al final ha habido responsabilidad por ambas partes y hemos firmado», resumía De María, que recordaba los problemas que se han producido en provincias como Málaga y Jaén a la hora de alcanzar un acuerdo.