El supuesto filicida fue encontrado en el campo tras haber matado a sus dos hijos.
El supuesto filicida fue encontrado en el campo tras haber matado a sus dos hijos.
TRIBUNALES

La historia de terror del 1ºA

El juicio al presunto parricida de Ubrique destapa las incógnitas sobre lo que ocurrió

Actualizado:

«Por un asunto de su interés». Sin concretar más. Esta frase tipo servía para citar a Juan Márquez en los Servicios Sociales de Ubrique. Una expresión que, a pesar de su generalidad, resume lo que estaba ocurriendo. Justo de eso, de interés, querían hablar con él las dos asistentes. De si era cierto que no se estaba ocupando de sus hijos: Juan Pablo, de 17 años, y de Laura, de 19. De si les había dejado de pasar dinero como castigo porque no veían bien que su novia de meses, a la que ni conocían, se fuera a vivir al domicilio familiar, o de si a solo a las semanas de la muerte por cáncer de la madre de los chicos, el viudo se había empecinado en repartir la herencia que les había dejado a ellos. Interés, justo. De eso querían hablar con él.

La carta la recibió el 3 de octubre de 2014. Le citaban para el 7, pero ni él ni los niños acudieron jamás a aquella entrevista de conciliación familiar. No hubo tiempo. La madrugada del domingo día 6, el horror se cebó con el 1ºA del número 70 de la calle San Sebastián. Juan Márquez, armado con un cuchillo de matar cochinos, acababa presuntamente «de manera atroz» con la vida de sus dos hijos. Les asestó 42 puñaladas.

Aquel crimen fue uno de los más duros y sangrientos que se recuerdan en la historia reciente de la provincia de Cádiz, y esta semana, su supuesto autor llegaba a la Audiencia Provincial desde la cárcel, donde está desde que se le detuvo, para ser juzgado. La Fiscalía solicita para él 42 años de prisión, las acusaciones, 47.