Imagen del funcionario que resultó agredido por un preso el pasado viernes. Le propinó puñetazos y patadas en la cara.
Imagen del funcionario que resultó agredido por un preso el pasado viernes. Le propinó puñetazos y patadas en la cara. - LA VOZ
SUCESOS

«Hasta que no nos maten a alguno no podrán remedio»

Funcionarios de prisiones de Puerto III tachan la situación en esta cárcel de «insostenible» tras las agresiones que han sufrido varios de ellos de presos esta última semana

Actualizado:

«No sé que va a tener que ocurrir ya para que de verdad se tomen en serio que nuestra vida corre peligro cada día». Representantes sindicales de la prisión de Puerto III tachan de «insostenible» la situación que están viviendo en la prisión tras los tres episodios de violentas agresiones que han sufrido varios de sus compañeros en tan solo una semana.

Todos los sindicatos (ACAIP, APFP, CSIF y UGT) coinciden en advertir sobre lo mismo. La conflictividad de este centro penitenciario portuense va a más pero, sin embargo, como lamentan, «no se está poniendo remedio». «Al final pasará una desgracia irreparable, van a tener que matar a alguno de nosotros para que, de una vez, se pongan soluciones». Según insisten en esta prisión se concentran una de las mayores tasas de presos peligrosos de toda España, internos conflictivos que han protagonizado ya varios ataques a estos trabajadores. En esta cárcel y en otras por las que han pasado.

Los sindicatos piden más medios para poder hacer frente a cualquier incidente. Tanto materiales (como elementos de protección y contención) como personales con una plantilla que se ajuste al trabajo que tienen que realizar a diario con este tipo de internos, a los que, también recalcan, se les tiene que dar la catalogación de FIES.1 cuando así lo precisen (como era el caso, según mantienen, del último agresor).

También demandan que se instauren protocolos más acordes a la conflictividad de los reclusos. Tanto con la Guardia Civil en el momento de los traslados como para otras actuaciones. Y que se les dé una formación completa y específica para intervenciones en las que se pone en riesgo tanto su vida como la de los propios presos. Otra de sus demandas es que se les considere agente de la autoridad para sentirse más protegidos también penalmente.

Como se recordará en la última semana se han producido hasta tres incidentes. El primero el viernes 15 cuando un interno hirió a varios funcionarios cuando tuvo que ser reducido y después inundó toda una galería. Y después ese domingo y el pasado viernes otra vez, cuando un preso «muy conflictivo» amenazó e hirió por dos veces a varios funcionarios. Al último de ellos le atacó por la espalda cuando iba a ser trasladado de cárcel. Le pegó un puñetazo y una patada causándole graves lesiones en el ojo y la cara como se puede ver en la fotografía que ilustra esta información.