Los cooperantes José Antonio Sánchez y Juan Mateo.
Los cooperantes José Antonio Sánchez y Juan Mateo.
COOPERACIÓN

Grandes corazones desde y hacia Cádiz

Cientos de voluntarios aprovechan las vacaciones para realizar proyectos de cooperación y muchos de ellos eligen la provincia de Cádiz como destino

Actualizado:

Llegan las vacaciones y mientras la mayoría de ciudadanos piensa en destinos como Nueva York, Berlín o Tokio, otros buscan lugares para echar una mano en proyectos de cooperación y voluntariado. Pueden ser gaditanos que buscan casos fuera de nuestras fronteras (en Chad o Guatemala) o en la propia provincia de Cádiz.

Cruz Roja es una de las entidades que más vocaciones gestiona en la provincia y de las que más voluntarios recibe de otras regiones. «Cádiz es un destino demandado por los voluntarios por el clima y por los compañeros, quien viene aquí suele repetir porque, además, hay mucho en lo que ayudar», indica Sara Sánchez, responsable de Voluntariado de Cruz Roja.

Tal es el caso de José Antonio Sánchez, que este año ha llegado a Algeciras por cuarto año consecutivo procedente de Priego de Córdoba. «Y seguiré viniendo mientras pueda», afirma. Él colabora en la Operación Paso del Estrecho, donde aporta sus conocimientos como enfermero. «Hacemos turnos de 24 horas y nos dan un día libre y otro en el que tenemos que estar localizables; la verdad es que se disfruta y se aprende muchísimo», confiesa este voluntario de 24 años.

Un testimonio parecido es el de Juan Mateo, estudiante de Enfermería de 22 años. Con el matiz de que él es de Cádiz y, pese a que está todo el año en Madrid, «cuando este año llegaron las vacaciones decidí poner mi granito de arena para ayudar a Cruz Roja». Él apoya, hasta septiembre, al dispositivo que en Jerez está velando por los inmigrantes. Es la mejor escuela: «Aquí ves de todo y tienes que reaccionar muy rápido». Las escenas médicas le impresionan «con inmigrantes que llegan con hipotermia o con sarna», pero mucho más las humanas, «cuando ves a niños que no tienen quién esté con ellos, que no saben qué hacer... se te cae todo».

La situación vivida este año con los inmigrantes ha hecho que Cruz Roja necesite más voluntarios que nunca pero, «afortunadamente, junio suele ser un mes en el que se incorpora mucha gente, como en enero y septiembre; eso sí, también algunos voluntarios no pueden ayudarnos en verano», afirma Sánchez, que anima a los ciudadanos: «El voluntariado engancha, nosotros tratamos de que quien venga ayude pero también que la experiencia sea, para él enriquecedora».