Lejos de creencias populares, la «gran bola» del EVA 11 no puede abrirse para dispara misiles, sino que contiene la antena del radar.
Lejos de creencias populares, la «gran bola» del EVA 11 no puede abrirse para dispara misiles, sino que contiene la antena del radar. - ANTONIO VÁZQUEZ
FUERZAS ARMADAS

El Gran Hermano de La Janda

Dentro del Parque Natural de Los Alcornocales y en uno de los puntos más altos de Cádiz se encuentra el Escuadrón de Vigilancia Aérea nº 11

Alcalá de los GazulesActualizado:

Burros, vacas, corzos... por la sinuosa carretera que llega hasta el Pico del Montero y que se tarda en recorrer algo más de una hora desde Alcalá de los Gazules, la pericia y paciencia del conductor y los frenos de su coche, cuya velocidad no supera los 20 kilómetros por hora, se ponen a prueba.

Al final del camino un imponente búnker con forma de balón de fútbol gigante se alza en la cima de la montaña, a algo más de 900 metros de altitud. Es el Escuadrón de Vigilancia Aérea nº 11 (EVA 11) del Ejército del Aire.

«Llevo siete años viviendo en el pueblo y aún no he convencido a todos sus habitantes de que la cúpula no se abre para disparar misiles», señala en tono distendido el comandante Diego Casado, jefe del EVA 11. Este extremeño llegó a Cádiz en 2010 para ponerse al frente de una unidad tan importante en la Defensa nacional como desconocida para buena parte de los gaditanos.