Manuela Carmena y la gaditana Elvira Lindo
Manuela Carmena y la gaditana Elvira Lindo
CULTURA

La gaditana Elvira Lindo, pregonera de las fiestas de San Isidro en Madrid

La creadora de Manolito Gafotas ha dado inicio a las fiestas más castizas de la capital española

CádizActualizado:

Madrid ya está en fiestas. Una madrileña nacida en Cádiz, la escritora Elvira Lindo, ha pronunciado desde el balcón de la Casa de la Villa el pregón que un año más da inicio a los festejos de San Isidro, en el que ha reivindicado el Madrid de los barrios periféricos, pero también los del centro, y el Madrid «capital del feminismo».

Presentada por la alcaldesa Manuela Carmena, que en este San Isidro electoral intenta mantenerse en su puesto, y puntual, la escritora que dio a conocer la periferia a través de un personaje infantil, Manolito Gafotas, se ha dicho rebelde, como Madrid.

Elvira Lindo es Madrid y así lo ha declarado ante los asistentes al pregón, que antes han recibido a los gigantes y cabezudos.

Y es Madrid porque en la capital todos los que llegan son madrileños.

Lo fueron sus padres cuando llegaron de Cádiz y quienes provenían de Aragón o Extremadura, lo fue ella en su barrio, Moratalaz, cuando volvía al pueblo y le decían "la de Madrid" y lo son quienes ahora vienen de Ecuador, Marruecos, Guinea, Senegal, Colombia o China.

«Pese a discursos catastrofistas», ha proclamado la escritora, Madrid se adapta al cambio y las corrientes demográficas sobre todo en sus barrios populares, que ha mostrado en su obra.

Y es que el Madrid de la pregonera es el de la periferia que miraba al 'skyline' desde el otro lado de la M-30.

¿Qué sería de las ciudades si no hubiera ese anhelo de conquista de los periféricos?, se ha preguntado Lindo, con un largo pregón de casi media hora teñido de nostalgia.

Ha relatado cuando era una chica de la radio, que se sabía importante porque al salir de la emisora tenía el "vermut" preparado en la barra del bar y que narró la Alcaldía de Tierno Galván y su muerte y vio el Madrid de pueblo que en los 80 pervivía en el centro donde las "viejas salían en bata a hacer la compra".

Un Madrid de muchos nombres propios, los de los niños milagrosos de la guerra -Fernán Gómez, Gila, Paco Valladares, Carmen Martín Gaite- para los que ha pedido resolver con urgencia que Madrid haya sido la ciudad del olvido.

Y ha pedido que los madrileños se enorgullezcan de su, aún pueblo. «Mientras a otros les sobre el orgullo a nosotros nos falta, salvo el orgullo gay, que en esos somos los primeros"», ha denunciado.

«Madrid es mi asfalto», ha citado a Gloria, la de Lavapiés, Gloria Fuertes.

Elvira Lindo ha dibujado un Madrid con barrios del centro que deben seguir vivos, barres con barras de zinc y que se mantiene vivo andándolo. La escritora es Madrid y Madrid es «callejera, chula, respondona, reivindicativa y quedona».

También la capital del feminismo en la que "la Cibeles va a pasar de madridista a feminista".

Este pregón ha dado inicio a las fiestas más castizas de la capital, que se llena de papusas, chulapos, chulapas y claveles en estos diez días que en esta ocasión coinciden con el periodo electoral.