Universidad

La UCA frente al cambio climático

Un proyecto forma a jóvenes expertos para adaptar colegios de la región mediterránea a la nueva situación medioambiental

CádizActualizado:

La Universidad de Cádiz (UCA), a través del grupo de investigación de Ingeniería Térmica (TEP221) ha puesto en marcha el proyecto de investigación ‘YESclima’, de carácter europeo y centrado en formar a jóvenes en situación de desempleo en materia de gestión energética mediante un programa de aprendizaje práctico.

Según ha explicado la UCA, esta formación los capacitará para el desarrollo de auditorías energéticas en centros educativos y, como resultado, asesorar a los municipios involucrados sobre las posibles reformas energéticas y climáticas de las instalaciones.

Este proyecto, coordinado por el profesor Francisco Sánchez de la Flor, trabaja en la provincia de Cádiz con un total de once alumnos que están recibiendo formación especializada en la Escuela Superior de Ingeniería de la UCA durante un periodo de seis meses, y que continuará con una visita de estudio a Berlín, donde podrán intercambiar experiencias con jóvenes de otras regiones de Europa y conocer de primera mano casos de éxito de rehabilitación energética de edificios públicos.

Se llevará a cabo en colaboración con Sekretariat für Zukunftsforschung, Wind of Renewal y la Agencia Provincial de la Energía de la Diputación Provincial de Cádiz, según ha señalado la UCA.

Asimismo, ha indicado que para entender la importancia real de esta iniciativa hay que tener en cuenta, además de la alta tasa de desempleo juvenil que hay en algunas regiones de Andalucía, el diseño y el estado de conservación de los centros educativos andaluces, lo que provoca que la regulación de las condiciones climáticas en su interior se lleve a cabo con técnicas poco respetuosas con el clima y el medio ambiente.

Por ello, además de formar a profesionales en gestión energética eficiente, ‘YESclima’ pretende a largo plazo mejorar las condiciones de habitabilidad de los centros educativos, ahorrar energía en calefacción y refrigeración en estos edificios públicos, sensibilizar y concienciar en la sociedad, reducir emisiones de CO2 y abrir una discusión pública para educar y emplear a jóvenes desempleados en labores relacionadas con la transición energética en edificios públicos.

El programa de trabajo, que se ejecutará hasta 2020, ha comenzado con la recopilación de conocimiento transferible para confeccionar un plan de formación adaptado a las necesidades del sector energético. El siguiente paso se centrará en la implementación de las auditorías energéticas en centros educativos de Grecia y España, ya que los jóvenes formados trabajarán en equipo para buscar las mejores soluciones de eficiencia energética para los edificios seleccionados y elaborar una propuesta de mejora que integre medidas de climatización pasiva.