Las trabajadoras se volverán a concentrar el 14 de agosto en la plaza de Abastos de Chipiona. :: LAVOZ
Las trabajadoras se volverán a concentrar el 14 de agosto en la plaza de Abastos de Chipiona. :: LAVOZ
EDUCACiÓN:

Trabajadoras de Infantil despedidas: «Estamos destrozadas porque nos han engañado y vamos a perder el trabajo»

Los centros ‘Rocío Jurado’ en Chipiona y ‘La Atunara’ en La Línea son dos de los cinco afectados por la decisión de la Junta de no subrogar a las trabajadoras

CádizActualizado:

«Desgarradas. Emocionalmente rotas». Así se sienten algunas de las 73 trabajadoras de las escuelas infantiles que se quedan en la calle después de que la Junta decidiera tomar el control directo de los colegios donde, hasta hace unas semanas, trabajaban. Las empleadas de los centros ‘Rocío Jurado’ en Chipiona; ‘La Atunara’ en La Línea; ‘El Faro’ en Torrox; ‘Mediterráneo’ en Almería y ‘Andaluna’ de Sevilla ya no volverán a ver a «sus niños» porque el día 2 de septiembre se quedan en paro.

Las cinco escuelas han estado gestionados desde su apertura por empresas privadas (vía licitación pública) ya que la Junta ha tenido externalizado el servicio durante años. Ahora ha decidido recuperar la dirección de estos centros y gestionarlos directamente desde la Consejería de Educación. El resultado es que, en agosto, –cuando nada se puede recurrir o hacer en la administración porque es un mes inhábil–, 73 mujeres se enteran de que en septiembre estarán en la calle sin empleo.

Es una situación que no entienden. Todos estos años, el personal ha sido subrogado por las diferentes empresas, que a través de concurso público y licitación, han ido asumiendo la gestión. «Ahora la Junta toma el control y acuerda aumentar el número de trabajadoras a 102. Sin embargo, nos limpia de plumazo y decide poner en funcionamiento las escuelas desde cero. Sin ninguna referencia y con todo el personal nuevo», explica María José Vega, directora de ‘La Atunara’.

Los padres leen un manifiesto de apoyo a las trabajadoras
Los padres leen un manifiesto de apoyo a las trabajadoras

Así que los padres que rellenaron su solicitud en junio confiando en un equipo de trabajo, arrancarán el curso «entregando» a sus hijos de menos de 3 años a una plantilla que será completamente nueva y que no conocen. «Para nosotras son más que alumnos porque aquí empiezan a socializarse y formarse como personas mientras juegan y aprenden». En Chipiona, hay personal con más de 14 años de experiencia en el centro ‘Rocío Jurado’. En ‘La Atunara’ hay mujeres que llevan trabajando en el centro desde que se abrió en 1994, hace ya de 25 años. Como relatan, en este tiempo, han pasado por las aulas miles de críos, «incluso hemos tenido a bebés que se han hecho hombres y mujeres y después también nos han traído a sus hijos».

Ahora parece que nadie quiere hacerse cargo y las afectadas tienen que lidiar con el miedo a perder el trabajo y con la desinformación. «Se echan la pelota de un tejado a otro sin tener en cuenta que somos madres, que tenemos familias y recibos que pagar a final de mes. Estamos emocionalmente rotas», explica, con un nudo en la garganta, Virginia Orozco directora de la escuela ‘Rocío Jurado’.

La Junta argumenta que con esta medida adaptará la situación de las escuelas infantiles a la legalidad después de años en situación irregular. Sin embargo «desprecian la situación en que nos quedamos las trabajadoras. Todas somos mujeres, con una edad complicada para encontrar trabajo en la provincia con la tasa de paro más alta de España».

Palabras al viento

'La Atunara' en La Línea
'La Atunara' en La Línea

Las trabajadoras explican que el pasado 18 de julio el Consejero de Educación y Deportes, Javier Imbroda, les aseguró que trataría de hacer todo lo posible para que no se quedaran en paro. Una de las posibles soluciones era lograr una moratoria de un año durante el cual se estudiaría la situación laboral de las trabajadoras y, por tanto, el inicio del curso 2019-2020 no se vería afectado. No era una solución pero significaba un balón de oxígeno y tiempo para asimilar lo que estaba ocurriendo; así que decidieron parar las movilizaciones. Las malas noticias no tardaron en llegar y aparecieron de la forma más fría imaginable. El 29 por la tarde se aprobó el decreto y 30 de julio se publicó la relación de puestos de trabajo (RPT )en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía. Negro sobre blanco. Ya era oficial. «Nos sentimos engañadas y estamos indignadas porque lo que parecía una solución ha sido sólo una excusa para callarnos y que desconvoquemos las concentraciones que estaban previstas. Una estrategia ganar tiempo y que llegue agosto».

Sin embargo, aunque este mes la Administración cuelgue el cartel de «cerrado por vacaciones», las 28 trabajadoras de la escuela ‘Rocío Jurado’ y ‘La Atunara’ no van a callar ni se van a quedar de brazos cruzados. Hay demasiado en juego. Por eso, el próximo 13 de agosto, a las 20:00 horas, se concentrarán en La Línea; un día después, el 14 de agosto, volverán a protestar en la Plaza de Abastos de Chipiona y el día 2 de septiembre lo harán en las puertas los centro donde durante años han enseñado y educado a miles de niños gaditanos. Quieren una solución y que Junta siga la jurisprudencia del Tribunal Supremo y las mantenga como personal laboral indefinido no fijo, «tal y como contempla el Estatuto de los Trabajadores ante la reversión a lo público de un servicio externalizado», explican.