Vista parcial de un complejo eólico-marino
Vista parcial de un complejo eólico-marino - LA VOZ
INDUSTRIA

A la espera de otro contrato eólico con acento francés

CÁDIZActualizado:

La eléctrica española logró en mayo de 2017 los últimos permisos del Gobierno francés para sacar adelante el proyecto de Saint Brieuc, lo que permite albergar esperanzas a Navantia para lograr su tercer contrato offshore con Iberdrola. El parque estará ubicado en aguas del país vecino, frente a la costa de la Bretaña francesa, en el norte del país y a unos 100 kilómetros de la ciudad de Rennes. Saint-Brieuc contará con 62 turbinas de 8 megavatios de potencia y se ubicará a 20 kilómetros mar adentro. Sus aerogeneradores serán distribuidos sobre una superficie de 75 kilómetros cuadrados y el más próximo a tierra se instalará a unos 16 kilómetros de la costa. Iberdrola tiene previsto inaugurar este complejo en el año 2022.

La carrera para su equipamiento comenzó a mediados de 2017 y Navantia ya se ha posicionado. La constructora naval se ha convertido en proveedor 'offshore' de Iberdrola y sigue pujando por nuevos proyectos. Los astilleros españoles diversificaron su línea de negocio hace algo más de cinco años en favor de las energías renovables, lo que ha permitido a la factoría coruñesa de Fene y a la gaditana de Puerto Real combinar durante estos últimos años la construcción naval con la fabricación de grandes estructuras para futuros complejos eólicos-marinos.