Salvador Chirino junto a la fuente Peacock, uno de los lugares más emblemáticos de Christchurch
Salvador Chirino junto a la fuente Peacock, uno de los lugares más emblemáticos de Christchurch
ATENTADO EN NUEVA ZELANDA

«Sal de ahí. Enciérrate en casa. Ha habido un tiroteo con muertos»

El gaditano Salvador Chirino relata cómo ha vivido las horas siguientes a los atentados en dos mezquitas de Christchurch. El balance provisional es de casi medio centenar de muertos y numerosos heridos

CádizActualizado:

El gaditano Salvador Chirino acaba de aterrizar en las antípodas, en Nueva Zelanda, para trabajar en Christchurch. Tras llegar a del aeropuerto a la que será su casa durante al menos tres meses, Salvador decidió ir un centro comercial comprar algunas cosas que necesitaba. Pasaban algunos minutos de la una de la tarde (1:30 horas de la madrugada en España) y al salir del comercio, Salvador se sorprendió al comprobar que varios coches de policía y ambulancias pasaban por la carretera a gran velocidad y con gran estruendo. «Me extrañó porque esta es una ciudad muy tranquila. Yo la veo como un paraíso. Aquí hasta la policía va sin armas de fuego». Entonces, el teléfono empezó a recibir mensajes de sus amigos avisándole del tiroteo. «Sal de ahí. Enciérrate en casa. Ha habido un tiroteo con muertos», le escribían. A menos de dos kilómetros, la tragedia.

Varios asaltantes habían atacado dos mezquitas de la ciudad de Christchurch, la tercera más grande del país en población tras Auckland y Wellington. Ya hay confirmados casi medio centenar de muertos y una veitena de heridos luchan por su vida porque están muy graves.

El atentado ha coincidido con el viernes, día de rezo para los musulmanes y, por eso, hay tantas víctimas. Las dos mezquitas atacadas son las de Al Noor y Linwood, a unos 6,5 kilómetros la una de la otra.

La Policía de Nueva Zelanda ya ha arrestado a tres hombres y una mujer. El presunto cerebro de los ataques es un supremacista blanco que ha sido identificado como Brenton Tarrant, un australiano de 28 años de edad.

El ataque ha sido una gran sorpresa porque el archipiélago tiene unos bajos índices de delincuencia. «El sentimiento es de perplejidad porque aquí nunca pasa nada. Hay una gran diversidad y una mezcla de culturas muy amplia. Siempre ha habido mucho respeto a los extranjeros y la convivencia es muy buena», explica Salvador. Y añade: «Además, la policía ha identificado a uno de los cabecillas que es australiano y están desolados porque ha sido un acto de racismo hacia la comunidad islámica».

El primer ministro de Australia, Scott Morrison, que añadía que «los tiroteos que se han registrado en las mezquitas de Christchurch son obra de un terrorista radical, violento y de derechas».

Situada en el sur de la isla, la tranquila ciudad de Christchurch tan solo ha acaparado titulares e informativos con los terremotos que sufrió entre 2010 y 2012. Los últimos ataques terroristas que se han registrado se remontan a 1985 cuando el barco ecologista Rainbow Warrior, que encontraba atracado en Auckland, fue atacado y hundido. Murió el fotógrafo portugués Fernando Pereira.

«Mamá, estoy bien. No me ha pasado nada»

El gaditano, nada más conocer la extrema gravedad de lo que estaba sucediendo, escribió a su familia. «Estoy bien. No me ha pasado nada». La familia del enólogo Salvador Chirino se ha despertado este viernes con un tranquilizador mensaje en su teléfono. «Como el atentado ocurrió sobre las dos de la madrugada en España y supuse que estarían dormidos, les escribí para avisarles para que estuvieran tranquilos y no se alarmaran al ver los periódicos».

Las mezquitas y escuelas de todo el país han sido clausuradas hasta nueva orden y todo el país está en alerta máxima por el atentado terrorrista.

Teléfono de emergencia

El Gobierno ha facilitado a través de redes sociales el teléfono de emergencia de la Embajada de España en Nueva Zelanda (+6421836725), si bien hasta el momento no hay constancia de que haya españoles entre las víctimas.