PROVINCIA

«Que se donen unos cascos a la Guardia Civil no es nada excepcional ni es por falta de presupuesto»

El subdelegado del Gobierno en Cádiz asegura que la compra de la docena de cascos a los agentes en Conil forma parte de un acuerdo de colaboración voluntario que está regulado por un procedimiento habitual

Empresarios gaditanos compran doce cascos para colaborar con la Guardia Civil en sus patrullas por Conil

Actualizado:

Tras la polvareda levantada a través de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) después de que se haya conocido que empresarios de Conil han donado una docena de cascos a los agentes para que patrullen este verano por sus calles, el subdelegado del Gobierno en Cádiz, José Pacheco, ha aclarado que esta práctica forma parte de un «procedimiento habitual y no es nada excepcional».

Pacheco ha aclarado que desde Interior nadie se ha negado a la posibilidad de comprar dichos cascos ya que ni siquiera se les ha pedido presupuesto para ello. Además, añade que tampoco ha sido una solicitud que haya partido desde la Guardia Civil. Según insiste, este tipo de donaciones no son extraordinarias y se suelen hacer a menudo. En este caso dentro de un Plan de Turismo Seguro que se estaba experimentando en Conil.

El subdelegado además ha aclarado que en abril tuvo una reunión con la asociación de empresarios de este municipio y que «en ningún momento» se le habló sobre la necesidad de dotar de cascos a estos agentes, sino que en el encuentro se trataron «muchos otros temas que les preocupaban».

En cuanto a la inquietud sobre la falta de efectivos que se recrudece en zonas de costa por la llegada de miles de turistas, como denuncian los empresarios en redes sociales, Pacheco entiende que es una demanda que no solo tienen en Conil sino también en otras muchas localidades de la costa gaditana y de la que el Gobierno «es consciente e intenta poner soluciones».

«No es definitivo»

Este tipo de donaciones son habituales. En 2012 por ejemplo una conocida empresa de motos de Cádiz donó también cascos a los agentes de la Policía Nacional e incluso la iniciativa se conoció públicamente en un acto celebrado en la Plaza de la Catedral. Esta práctica, regulada desde 1999, tiene que ver con la cercanía y la colaboración que la sociedad quiera tener con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado de manera voluntaria.

El procedimiento está controlado por una orden y se da «con normalidad y buena fe» en muchos municipios de toda España. Además, esta donación en Conil, que tuvo registro de entrada justo ayer en la Subdelegación, será enviada a la Dirección General según indica el protocolo acompañado de un informe y será entonces cuando se apruebe o no. Por tanto, los cascos no podrán ser utilizados hasta no recibir el visto bueno definitivo.