SUCESOS

Detenido un catedrático de la UCA por desviar fondos para su chalet en Vistahemosa

La Policía Nacional arresta a Tomás Ángel del Valls y le acusa de haber pagado con dietas de proyectos de la universidad obras en una casa de El Puerto

CádizActualizado:

Los agentes de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Comisaría Provincial de Cádiz llevan varios años siguiéndole la pista al catedrático Tomás Ángel del Valls por haber presuntamente desviado fondos de la Universidad de Cádiz (UCA) en beneficio propio. En febrero de 2018 ya le tomaron declaración por estos supuestos ilícitos pero, tras esta primera actuación no se volvió a saber mucho más de la implicación del profesor, una eminencia en estudios sobre el Medio Ambiente, en este turbio asunto. Incluso se llegó a decir que estaba fugado, un extremo que él mismo desmintió en un medio local de Talavera, de donde es originario, asegurando que no estaba en paradero desconocido.

En este tiempo la investigación ha seguido su curso de la mano del juzgado que instruye el caso. Y tras recabar las pruebas oportunas, la Policía Nacional detenía hace unas semanas al catedrático en la misma Comisaría de Cádiz tras llamarlo para que declarara ante los agentes. El profesor acudía en compañía de su abogado.

Días antes, el miércoles 20 de marzo, también era arrestada su mujer, quien ha trabajado en su mismo departamento. La Policía la interceptaba a la salida del colegio Grazalema, en Valdelagrana, donde la pareja tiene una de sus dos residencias. Según ha podido saber este periódico, la UDEF acusa a Del Valls de varios delitos graves por haber desviado fondos de la UCA destinados como dietas para la realización de proyectos a pagar obras e instalaciones en una generosa casa que el catedrático compró en Vistahermosa y que está ubicada en las inmediaciones de la Casa Grande.

Para poder pasarle el cobro de estos arreglos a la universidad como por ejemplo accesorios de domótica o para la piscina contó al parecer con la colaboración de las empresas de albañilería y de instalaciones que contrató. De ahí que hayan sido detenidas al menos cuatro personas más. Se le acusa por tanto de falsear las facturas y se sospecha además si pudo duplicar algunas de ellas para justificar esos pagos, comprando por un lado los materiales para su departamento o pagando sus viajes, pero por otro desviando ese dinero para diversas cuestiones privadas.

A la Fiscalía

Según informó la UCA cuando trascendió que este catedrático estaba siendo investigando, fue el propio Rectorado quien decidió llevar estas posibles «anomalías» contables a la Fiscalía en febrero de 2017. Como informó entonces la universidad, las supuestas irregularidades podrían corresponder a algunas unidades de gasto contempladas entre los años 2007 y 2016. Además, la institución académica optó por adoptar medidas «en el ámbito interno, tanto disciplinarias como de carácter económico» y suspendió al profesor de empleo y sueldo hasta que se resuelva la causa.

AMPLIACIÓN: La Policía estima en más de 700.000 el dinero que pudo desviar

Rector de la UCA: «Nos remitimos a la información que emanen de los organismos judiciales»