REPORTAJE

Las denuncias en Cádiz por estafas en internet se multiplican

En 2018 se presentaron más de dos mil denuncias referidas a estos delitos tecnológicos solo en la Comisaría Provincial

Las redes de ciberdelincuentes se especializan y sus ganancias superan las del narcotráfico

Actualizado:

Imagínese por un momento que su trabajo es el siguiente. Se levanta por la mañana, a la hora que usted mismo precise, se sienta delante del ordenador y comienza a subir a internet decenas de anuncios falsos en páginas webs legales muy conocidas. Por ejemplo, coge la foto de una casa real que se alquila en Conil y se publicita como si fuera el arrendador. Espera que alguien pique, contacte con usted, le miente con documentación falsa, le da un número de cuenta y listo. Así uno a uno. Víctima a víctima. Las estafas por internet se multiplican. Las hay de todo tipo y de muchas maneras. Un delito que mueve ya más dinero en todo el mundo que el narcotráfico: 575.000 millones de dólares, el PIB de un país medio. Y como la Red misma, está por todos lados. Aquí en Cádiz, también. En 2018 se presentaron solo en la Comisaría Provincial de la Policía Nacional más de dos mil denuncias de casos relacionados con engaños económicos en internet. Y no para, es más, cada vez las organizaciones criminales que se dedican a ello son más especializadas y, por tanto, más difíciles de coger.

Hace unos meses un señor que había víctima de uno de estos engaños se presentó ante los investigadores de la Unidad de Delitos Tecnológicos de Cádiz. Muy afectado les contó como por dos veces le habían estafado al intentar alquilar un piso para su hija que iba a estudiar a Madrid. Un nuevo caso de otras decenas que estos agentes tienen sobre la mesa. Descubrir quien puede estar detrás de todo esto en la infinita y oscura maraña cibernética es una tarea casi imposible pero se sigue batallando. Y con empeño y trabajo se consiguen resultados. Precisamente, una investigación iniciada en Cádiz ha llevado a prisión a uno de estos estafadores. Un rumano que fue detenido este pasado 30 de enero por la Guardia Civil en Granada tras saltarles en un control que estaba en busca. El reclamado es un activo ciberdelincuente, integrante de una organización criminal con numerosos antecedentes y al que se le imputan la presunta autoría de más de 200 estafas realizadas por internet.

El detenido seguía los modos habituales de estas redes. Había abierto numerosas cuentas bancarias con hasta ocho identidades distintas con los documentos que les proporcionan normalmente otro miembro de la organización experto en falsificaciones o conseguidas en el mercado negro. Y en esas cuentas (que abría y cerraba) recibía el dinero procedente de los falsos alquileres que iba consiguiendo. Se calcula que así pudo estafar unos 200.000 euros.

Este caso ha recaído en el mismo juzgado de Cádiz que instruye ya otros hechos similares por los que ya fueron detenidos este pasado verano otros dos ciudadanos rumanos que presuntamente dirigían una célula delictiva desde Coslada y que también tuvieron víctimas en Cádiz. A ellos se les imputa un fraude que superaría el millón de euros.

La actividad de estas redes es vertiginosa. «Si por lo que sea alguien les pilla, dan de baja ese anuncio pero abren otros treinta», cuenta un agente experto en delitos tecnológicos. «Se esconden en la Red, tras identidades falsas y le pegan a todo: alquileres, tarjetas, páginas de compraventa...». Y además llegan a convertir a sus víctimas en denunciados ya que a menudo utilizan el DNI o los datos que les han proporcionado en un fraude anterior para engañar bajo esa misma identidad al siguiente. «Encima de estafado de repente te ves en un juzgado teniendo que dar explicaciones...».

De ahí que la prudencia sea fundamental. «Para realizar pagos nunca hay que salirse de la plataforma legal». Así le ocurrió por ejemplo a decenas de familias engañadas con casas de verano en Cádiz. Tras haber pagado supuestamente la fianza e incluso alguna mensualidad o quincena, al llegar descubrían que esos inmuebles no existían, no estaban puestos en renta o ya habían sido reservadas para otros de forma lícita. En algunos casos los estafadores derivan a otra página para realizar el pago. Simulan que es la web real de cobro online con todas las características de las originales, o dan excusas como que los propietarios viven fuera y se tiene que abonar en cuentas particulares.

Desde la Policía Nacional se advierte de que se tomen todas las precauciones posibles como no realizar los pagos en plataformas que no sean las legales y seguras, no enviar datos bancarios ni personales a menos que sea en sitios de total confianza, asegurándose de que la dirección de la web se corresponde con la real y que cumple todos los parámetros de ciberseguridad y, por supuesto, denunciar de inmediato si has sido estafado.