Aterrizaje de un A380. el 'superjumbo' de Airbus
Aterrizaje de un A380. el 'superjumbo' de Airbus - AGENCIAS
AERONÁUTICA

Cuenta atrás en Airbus Puerto Real para liquidar el programa del A380

La factoría gaditana dejará de producir las estructuras del 'superjumbo' entre septiembre y diciembre y ya se ha desmantelado parte de su línea de montaje

CÁDIZActualizado:

La cuenta atrás para acabar con la producción del 'superjumbo' A380 ha comenzado en las factorías gaditanas de Airbus que participan en este programa aeronáutico. El gigante europeo de la aviación comercial anunció el pasado febrero su decisión irrevocable de cancelar de forma definitiva la construcción de este modelo de avión, el más grande del mundo. La falta de pedidos y la complejidad para su aterrizaje en buena parte de los aeropuertos del planeta han llevado a Airbus a sacrificar uno de sus proyectos más emblemáticos de la aviación civil.

La factoría de Airbus en Puerto Real comenzó en marzo pasado a desmantelar de la infraestructura que ha permitido en los últimos quince años la construcción tanto en la planta puertorrealeña como en la de El Puerto del estabilizador de cola de este 'superjumbo' y de una sección de su panza o 'bally fairing'.

Airbus puso en marcha la pasada primavera lo que se ha denominado plan 'Sunset', en español 'Puesta de Sol'. Se trata de un programa específico para finiquitar sin sorpresas ni contratiempos al A380. LA VOZ ha podido saber que las conversaciones entre la dirección nacional de Airbus, los gestores de la compañía en Toulouse y los representantes de los trabajadores se han mantenido de manera cordial y se han intensificado entre mayo y julio. No hay que olvidar que Airbus ha puesto fecha de cancelación a dicho programa y el último aparato de los 17 que están en cartera se entregará en la primavera de 2020.

De esta forma, la planta de Puerto Real, donde se construye el impresionante estabilizador de cola de este avión, que se transporta por barco hasta las inmediaciones de Toulouse, donde se ensambla el 'superjumbo', sigue con las tareas de desmontaje de las diez posiciones de grada que han permitido en la última década cumplir con este ambicioso programa. De hecho, en la época de bonanza del A380, es decir, cuando salió su comercialización, Puerto Real fabricaba dos estructuras mensuales, mientras que en el último año la producción era solo de media estructura. En estos momentos, ya se han desmontado siete gradas y solo quedan operativas tres.

Expansión del A350

La puesta en marcha del programa del A380 fue un hito para la planta de Puerto Real en 2004, que amplió sus instalaciones en 2006 para albergar una nueva cadena de montaje. La compañía invirtió 10 millones de euros en la ampliación. Ahora, buena parte del espacio que ocupaba la cadena de montaje del timón y del estabilizador del A380 la ocupan las gradas de producción del estabilizador del A350.

Según ha podido saber LA VOZ, la transición del A380 no está siendo traumática en las plantas gaditanas. De hecho, la expansión del A350, la joya de la corona de Airbus, ha venido a suplir la cadena de producción y montaje que hasta ahora ocupaba el A380, sin embargo, queda aún demasiado espacio libre en la planta peuertorrealeña que no se sabe cómo se cubrirá, algo que ha empezado a inquietar a la plantilla. En cuanto a los 30 empleados que tiene adscritos aún la cadena del A380, poco a poco se están recolocando en otras líneas de montaje como la del A320neo o la del A350.

Los últimos 30 operarios que quedaban de esta grada de montaje se están recolocando en el A350 y A320neo

No obstante, aún quedan dudas por resolver. El pasado mayo visitó la planta de Puerto Real el nuevo responsable de Operaciones de la compañía, Michael Schöllhorn, quien entendió la necesidad de elaborar un plan industrial que asegure y garantice la actividad en la factoría. Los sindicatos encendieron entonces la luz roja solicitando carga de trabajo. De momento, no ha habido respuesta.

Resulta complicado explicar cómo una empresa de la talla de Airbus, con un beneficio neto consolidado en 2018 de 3.054 millones de euros, un 29% más que en 2017, pueda encontrar una china en el zapato que calza al sur de Europa. Los contratos de construcción no cesan para este gigante europeo. De hecho, el pasado 25 de marzo firmó un acuerdo con la distribuidora de aeronaves China, la Aviation Supplies Holding Company (CAS), para la adquisición, por parte de una serie de aerolíneas asiáticas, de 300 aviones de su catálogo. Se trata de un importante contrato aeronáutico similar al que firmó en noviembre de 2017 con Indi Go para 430 aviones de la familia A320neo, cuyos estabilizadores y cubremotores ('fan cowl') se fabrican en plantas gaditanas.

Este nuevo pedido contempla 290 aviones de la familia A320 y diez de la familia A350 XWB, valorado a precio de catálogo del constructor en 35.248 millones de dólares (unos 31.130 millones de euros al cambio) en base al A320neo y al A350-900, los modelos más vendidos en ambos programas.

Los gestores de la compañía aplican el plan 'Puesta de Sol', en inglés 'Sunset', que marca la ruta para acabar con este avión

No han sido los únicos contratos firmados en los últimos meses. A primeros de este julio Flyadeal, subsidiaria de Saudi Arabian Airlines, canceló un contrato de 5.260 millones de euros que había acordado con la americana Boeing para renovar su flota, pero realizó un pedido de 30 aviones a Airbus, en una solicitud que beneficiará a las plantas de Airbus en El Puerto de Santa María y Puerto Real.

Cómo pinta el futuro

Visto así parece que no hay problemas de viabilidad para las factorías gaditanas, sin embargo, la planta de Puerto Real se enfrenta en los próximos meses a dos importantes actuaciones que marcarán su futuro y que fueron transmitidas al CEO de Operaciones. En septiembre de este año fabricará la última sección de la 'belly fairing' del 'superjumbo' A380 y en febrero de 2020 pondrá fin al programa del A380 con la entrega de su último timón de cola.

Los representantes de los trabajadores ya han elevado a Airbus la demanda de plan de carga de trabajo efectivo

Como se recordará, Airbus anunció el pasado febrero el final de este programa debido a su baja rentabilidad. El último avión A380 se entregará en 2021. Airbus terminó por asumir que su 'superjumbo', el avión de pasajeros más grande del mundo, con capacidad para más de 850 ocupantes y con el que destronó a su rival Boeing, tiene que ser aparcado definitivamente. La decisión, sin embargo, tendrá otras consecuencias, más allá de las románticas de poner fin a un proyecto ya emblemático pero que ha terminado siendo abandonado por las grandes compañías aéreas: deja en el aire la continuidad de entre 3.000 y 3.500 empleos en toda Europa.

La planta de Puerto Real se encuentra a tres turnos con la producción de los timones del A320neo, pasando de una media de fabricación de 39 estructuras mensuales a 64. Cabe recordar que esta línea de producción se estrenó en diciembre de 2017 y está automatizada.

Por lo que respecta al segundo programa estrella de la compañía, el A350, la factoría de Puerto Real también sube su cadencia de producción pasando de 100 estabilizadores anuales en 2018 a 113 en 2019. De esta forma, Airbus Bahía de Cádiz se ha convertido en proveedor único de timones de estos programas para la compañía.