Aspirantes a soldado durante su periodo de instrucción en el Centro de Formación de Tropa nº 2 de San Fernando.
Aspirantes a soldado durante su periodo de instrucción en el Centro de Formación de Tropa nº 2 de San Fernando. - Antonio Vázquez
DEFENSA

¿Cuánto cobran los militares españoles?

La equiparación salarial no ha llegado a las Fuerzas Armadas, donde cada vez más voces piden una revisión de las retribuciones

CádizActualizado:

En medio de la reivindicación de policías nacionales y guardias civiles para cobrar lo mismo que las policías autonómicas surge una pregunta, ¿cuánto ganan los militares españoles?

España cuenta con unos 120.000 militares, 10.000 de los cuales están en la provincia de Cádiz. Tras el acuerdo de equiparación salarial conseguido por las Fuerzas de Seguridad delEstado (que está teniendo sus frutos, ya que en la nómina del mes de abril policías y guardias civiles han visto reflejado el aumento de sueldo correspondiente a la segunda fase del mismo, incremento que será progresivo hasta el próximo año 2020), algunas asociaciones de militares instan a que sus sueldos también sean revisados.

La escala de tropa y marinería de las Fuerzas Armadas es la que percibe las nóminas más bajas. Según los datos a los que ha tenido acceso este periódico, con cifras de 2017, un soldado temporal cobra al mes 1.026 euros (en estas cantidades no se incluyen trienios, componentes singulares del complemento específico, ayudas para vestuario ni complementos de dedicación especial o productividad), un cabo 1.200 euros y un cabo primero permanente 1.336 euros.

Policías y guardias civiles reciben al mes 1.560 euros, mientras que un sargento de las Fuerzas Armadas gana apenas 80 euros más. Según la Asociación Profesional de Suboficiales de las Fuerzas Armadas (Asfaspro) «es ilógico que un sargento, después de tres años en una academia militar, un título de técnico superior y con un grupo de clasificación superior, cobre 75€ menos que un policía con nueve meses de formación, o tan sólo 36€ más que un guardia recién egresado» (teniendo en cuenta la suma a las retribuciones de los componentes singulares del complemento específico mínimos, a los que descuentan los derechos pasivos y la mutualidad de funcionarios para obtener las retribuciones finales sin retenciones del IRPF). «Aunque los tres pertenecen al mismo grupo de clasificación, un sargento de las Fuerzas Armadas cobra 288,47€ menos que un subinspector de la Policía y 196,41€ menos que un sargento de la Guardia Civil», explican al respecto.

Modificación que no llega

El desequilibrio también se percibe en los oficiales. Un oficial de Policía tiene una retribución de 1.728 euros, un alférez de las Fuerzas Armadas 1.800 euros y un alférez de la Guardia Civil 2.080 euros.

Asimismo, mientras un inspector jefe de la Policía Nacional o un capitán de la Guardia Civil cobra 2.500 euros al mes, un comandante de las Fuerzas Armadas se queda en 2.413 euros. Y si un coronel militar gana 2.773 euros, uno de la Guardia Civil percibe 2.798 y un comisario de Policía 2.810 euros.

Si la comparación se realiza con policías autonómicas, la brecha es más evidente aún. Un agente de los Mossos d’Esquadra percibe 2.444 euros al mes, un sargento 3.069 euros, un subinspector 3.654 euros y un comisario 5.405. Mientras que el sueldo de los Jefes de Estado Mayor delEjército de Tierra, del Aire y de la Armada (los máximos responsables) no llega a los 4.000 euros.

«En el Consejo de Personal 15-02, celebrado el 23 de julio de 2015, el Ministerio de Defensa presentó un proyecto de modificación del Reglamento de retribuciones», señalan desde Asfaspro, «el proyecto sigue anclado en el Ministerio de Hacienda sin visos de conseguir su informe favorable», advierten.

Al tiempo que realizan otra consideración, «resulta del todo ilógico e incomprensible que el legislador se preocupe por otros servidores públicos que desarrollan o pueden desarrollar actividades penosas o peligrosas y se olvide de los miembros de las Fuerzas Armadas, que incluso estamos obligados a dar nuestra vida en el cumplimiento de la misión encomendada, en cualquier parte del mundo y en cualquier situación».