Protesra Airbus del martes pasado
Protesra Airbus del martes pasado
INDUSTRIA | BAHíA DE CÁDIZ

El conflicto laboral por un despido en Airbus-Puerto Real sigue vivo

La falta de acuerdo encona la situación y divide a los sindicatos

CGT se desmarca y convoca un paro y una manifestación para el jueves

CádizActualizado:

El conflicto laboral surgido en la planta de Airbus de Puerto Real por el despido de un trabajador sigue adelante y se encona ante la falta de acuerdo y la división sindical. La dirección de la empresa ofrece diálogo sobre una posible mejora en las condiciones económicas de la indemnización por despido, pero rechaza la readmisión. Por su parte, la reunión que ha mantenido este martes en Madrid el comité intercentros de la compañía, donde está representada toda la plantilla de Airbus en España, no ha logrado unificar criterios a la hora de actuar frente al posicionamiento de la empresa, lo que ha provocado el desmarque de los tres representantes del sindicato CGT y la convocatoria unilateral de nuevas movilizaciones para el próximo jueves.

Este sindicato ya ha anunciado una jornada de paro tanto en la factoría de Airbus-Puerto Real como en la del CBC de El Puerto de cuatro horas, además de una manifestación que arrancará a las 11 horas desde la planta, en el polígono del Trocadero, hasta el Ayuntamiento de Puerto Real.

El comité intercentros lo integran 17 representantes de cuatro sindicatos, donde CC OO tiene la mayoría, con nueve miembros. Este martes se ha tratado sin éxito de buscar una solución al despido de Antonio Barce y a la no renovación de 14 trabajadores eventuales. El sindicato CC OO ha optado por un nuevo encuentro el próximo viernes con la dirección de la empresa para zanjar el asunto, mientras que UGT decidirá este miércoles si pone en marcha un calendario propio de movilizaciones. La CGT, por su parte, ha tirado por la calle de en medio.

El despido de Barce

El origen del conflicto se remonta a la última semana de junio cuando la dirección de Airbus-Puerto Real comunicó el despido de Antonio Barce por razones objetivas aplicando para ello el artículo 52.D del Estatuto de los Trabajadores, que permite la extinción del contrato «por faltas de asistencia al trabajo, aún justificadas pero intermitentes, que alcancen el veinte por ciento de las jornadas hábiles en dos meses consecutivos siempre que el total de faltas de asistencia en los doce meses anteriores alcance el cinco por ciento de las jornadas hábiles, o el veinticinco por ciento en cuatro meses discontinuos dentro de un periodo de doce meses».

El comité señaló en su momento que el trabajador despedido, de 58 años y 35 años en Airbus, presentó partes de baja justificado e incluso solicitó el alta voluntaria. Pese a todo, la empresa entendió que el tiempo de baja y su producción era inferior al mínimo requerido.

La situación desencadenó una huelga de siete días en la planta puertorrealeña y una jornada de paro de dos horas en todas las factorías españolas de Airbus el pasado 26 de junio. La propuesta del comité intercentros de un paro general se votó en Puerto Real el mismo viernes, día 22, y fue apoyada por 223 votos, frente a 107 que resultaron contrarios y cinco que votaron en blanco. De esta forma se puso fin a la huelga que mantenía la plantilla puertorrealeña desde el día 15 de junio y se optó por el paro parcial del día 26 a la espera de una solución, pero la empresa no ha variado su posición y en el seno del comité intercentros y del propios comité de empresa de Puerto Real ya cunde la división.

El conflicto laboral en la planta gaditana ha saltado en un momento delicado de la producción, ya que las instalaciones de Airbus en la Bahía son el referente de Europa en la fabricación de timones y estabilizadores.

No hay que olvidar que la factoría de Puerto Real sufrió hace tres años una profunda transformación para absorber la carga de trabajo que se le venía encima con los programas del A350 y del A320Neo. Así, de sus instalaciones salen al mes 47 timones del A320Neo y 9 estabilizadores del A350.

Fuentes de la empresa han destacado a LA VOZ su voluntad de negociar un acuerdo satisfactorio y han insistido en que el despido del trabajador obedece a razones objetivas y la no renovación de los temporales a la falta de carga de trabajo.