COOPERACIÓN

Compromiso gaditano para los olvidados

El traumatólogo Rodríguez de la Rúa participa en un programa de formación en Chad

Actualizado:

En temas de cooperación se repite hasta la saciedad el dicho de que «si le das un pescado a un hombre le alimentas un día y si le enseñas a pescar comerá siempre». El traumatólogo Julio Rodríguez de la Rúa, especialista jubilado del hospital Puerta del Mar de Cádiz, lleva años llevando un cargamento de pescado y cañas a Chad, donde colabora desde 2011 en el hospital ‘El buen samaritano’, que funciona también como facultad para formar a médicos chadianos. «Como médico siempre es satisfactorio atender a los pacientes, pero somos consciente de la importancia de sembrar esta semilla a corto plazo».

No es para menos. Chad ocupa el puesto 186 en el Índice de Desarrollo Humano de 188 naciones. Con una población de 13 millones de personas tienen unos 400 médicos, «de ahí la importancia de que se forme a especialistas locales». Desde que en 2008 se inauguró el hospital han ido saliendo médicos «aunque no como en las facultades españolas, porque por las características económicas del país los estudios son bastante intermitentes», desvela Rodríguez de la Rúa.

Compromiso

El doctor es rotundo cuando se le pregunta si el plantel médico gaditano es solidario y está comprometido. «Por supuesto, y se harían más cosas si se les dieran más facilidades». Así, comenta que muchos residentes en el Puerta del Mar le han mostrado su interés por participar en esta campaña en Chad «pero las plazas son pocas y están asignadas, cada 15 días van cambiando los médicos», explica antes de comentar que parte a África en apenas una semana.

Destinos como Chad cambian la visión que se tiene de la realidad del día a día. «Te das cuenta de que no tenemos derecho a quejarnos; por supuesto que la sanidad en Cádiz es mejorable, que se podría hacer mucho más si la gestión fuera más eficiente, pero luego te encuentras con cómo trabajan en estos destinos y descubres que somos unos privilegiados», se sincera el traumatólogo.

Lleva un pequeño informe de las cirugías que practica en su destino e incide en que lo más frecuente son las lesiones osteoarticulares, las osteomelitis y artritis. Tienen como denominador común estar «muy evolucionadas, aquí en Cádiz este tipo de casos no se ven». Como tampoco es frecuente en la provincia tener que practicar tal alto número de amputaciones «porque muchos llegan con extremidades gangrenadas». «En cualquier caso, maravilla cómo los profesionales de Chad pueden hacer tanto con tan pocos medios; el futuro del desarrollo de este país pasa por estos profesionales», resume el traumatólogo gaditano.