PARA NO PERDERSE | Cádiz

Cinco joyas del patrimonio de Cádiz imposibles de visitar (o casi)

La capital gaditana oculta tesoros que son desconocidos para casi todos los mortales

CádizActualizado:

Parte del patrimonio de Cádiz permanece en el olvido mientras las instituciones permanecen amodorradas ignorando el potencial y la riqueza de la ciudad. Existen tesoros que permanecen ocultos para los gaditanos y para los turistas. En ocasiones es por desconocimiento, otras es por falta de medios, las más, por desidia pero lo cierto es que muchas de estas joyas que permanecen arrinconadas. Maravillas ocultas que tan solo unos privilegiados tienen la suerte de conocer y que sin embargo, con voluntad y ganas, pueden salir olvido y servir para insuflar vida Cádiz porque «la cultura es un elemento dinamizador de la economía y el empleo».

12345
  1. Cuevas de 'María Moco'

    Mapa de las galerías defensivas conocidas popularmente como 'Cuevas de María Moco'
    Mapa de las galerías defensivas conocidas popularmente como 'Cuevas de María Moco'

    Las Cuevas de 'María Moco' son un conjunto de túneles que tenían, principalmente, un fin defensivo como las minas y contraminas de los Glacis de Puerta Tierra.

    Este es uno de los muchos secretos que guarda el subsuelo de Cádiz, una ciudad de tres mil años de historia con pasadizos subterráneos de origen romano y hay vestigios del primitivo sistema del alcantarillado del siglo XVIII.

    Las entrada a las galerías que recorren el subsuelo de la ciudad están selladas por orden del Ayuntamiento de Cádiz si se exceptúa un pequeño tramo de propiedad particular en la calle Tamarindos. Caminar, –en algunas ocasiones casi reptar– por las entrañas de la ciudad puede ser peligroso para la integridad física porque el interior de los túneles puede haber gases y no hay iluminación.

    Los pasadizos no están acondicionados para recibir visitas actualmente, sin embargo en ciudades como Roma, Escocia y París la visita a las catacumbas es una experiencia fascinante y rentable.

  2. La Bella Escondida

    Torre de la Bella Escondida
    Torre de la Bella Escondida

    Una joya desconocida es la torre vigía de planta octogonal y evocador nombre que se erige en la calle José del Toro. Su propietario, es un particular sevillano que ha logrado restaurar el inmueble y le ha devuelto el esplendor de antaño a La Bella Escondida.

    Esta hermosa torre de vigilancia forma parte de una típica casa de comerciantes del siglo XVIII. No está abierta al público, a pesar de ser una de las más interesantes de las 140 torres que tiene Cádiz y es muy difícil verla desde la calle. Dirección: José del Toro, nº13.

  3. Casa del Pirata

    Vidriera de la Casa del Pirata
    Vidriera de la Casa del Pirata

    Se localiza anexa al Bar Nahú pero que permanece ignorada y en estado ruinoso pese a tener nivel de protección 0, similar al que tiene reconocido la Catedral.

    Una singular casa-palacio isabelina, propiedad particular, que consta de una patio triangular con bellísimos balcones interiores, enormes cristaleras y bellas escaleras. Sus ruinosos muros guardan además una leyenda sobre una pareja de enamorados. Dirección: Beato Diego, nº 8.

  4. Torres de la Luz de Cádiz y Puerto Real

    Dos gigantes que controlan la entrada y la salida de Cádiz desde los años sesenta. Son las torres de la luz.

    Estos colosos han sido durante más de cuarenta años la estructura más alta de Cádiz con sus 160 metros de altura, algo más de tres piscinas olímpicas. Tardaron tres años en levantarse y, un poco como les sucedió a los parisinos con la torre Eiffel, al principio no entusiasmaron a los vecinos del barrio de Puntales que vieron como el proyecto del ingeniero italiano obligaba a destruir parte del Castillo de San Lorenzo que era junto con el de San Luis y el de Matagorda, parte del complejo sistema defensivo instalado en Cádiz durante la Guerra de la Independencia. Cuando se completó su construcción fueron adquiridas por el Instituto Nacional de Industria (INI).

    El armazón de las torres de la luz está formado por una intrincada estructura de malla que dibuja rombos y figuras geométricas. En el interior, cuentan con una escalera helicoidal que recorre todo el mástil y que permite ascender al travesaño superior (el acceso está restringido).

    Una de las anécdotas que esconden las Torres de Puntales es la versión que la cantante Marisol hizo de 'Porompompero' de Manolo Escobar. Un videoclip galáctico en un escenario de altura.

    Las Torres de la Luz ya no son las estructuras más altas de Cádiz pues han sido superadas por el Puente de la Constitución de 1812, pero sin duda, siguen marcando el 'skyline' gaditano.

    .

  5. Faro del Castillo de San Sebastián

    El faro del Castillo de San Sebastián es otro de los espacios que tiene restringido el acceso. Situado en el interior de la fortaleza del mismo nombre depende de la Autoridad Portuaria de Cádiz. El faro destaca porque es el único de estructura metálica existente en España y está construido con acero laminado. En su interior alberga una escalera de caracol que conduce hasta la linterna.

    El 30 de septiembre de 2013 el faro cumplió cien años desde su puesta en funcionamiento y la efeméride paso sigilosa por el calendario. Sin embargo, esta estructura de 39 metros sigue alumbrando y su luz es un referente fiable que puede verse desde 45 kilómetros de distancia. Sus lámparas emiten dos destellos cada diez segundos, cuatro por cada giro completo de 20 segundos.

    Dirección: Castillo de San Sebastián.