Los miembros de la dotación de la 'Reina Sofía' felicitan la Navidad desde el Mediterráneo central. - L.V.
NAVIDAD

Así celebran la Navidad los militares desplegados en el exterior

Combatiendo el tráfico de personas en el Mediterráneo o el terrorismo en Irak o Malí, pasan estas fechas las unidades de Cádiz en misiones internacionales

CádizActualizado:

«La Navidad a bordo es una fecha muy especial, al fin y al cabo, uno nunca se acostumbra a estar lejos de sus seres queridos durante estas fechas», así hablan desde la fragata ‘Reina Sofía’, donde los 208 miembros que componen su dotación pasan las fiestas luchando contra el tráfico de seres humanos.

Este barco partió de la Base Naval de Rota el pasado mes de octubre para incorporarse a la operación ‘Sophia’ en el Mediterráneo central. Antes de zarpar, la ‘Reina Sofía’, que se encontrará navegando el día de Nochebuena y de Navidad, se aprovisionó de turrones y dulces navideños para consumirlos en estas fechas.

274 militares de unidades de la provincia pasarán la Navidad desplegados en operaciones en el exterior

Durante estos días «se recurre a las tradiciones navideñas con las limitaciones de un buque de guerra», explican a este periódico en el barco. Así, realizan actividades como los concursos de belenes o de postales navideñas. Y para la cena del día 24 y la comida del 25 de diciembre, el personal de cocina elaborará un menú especial, para que los hombres y mujeres de la dotación se sientan en casa, a pesar de los más de 5.000 kilómetros que les separan de sus familias.

Uno de los miembros de la 'Reina Sofía' en el puente de mando de la fragata.
Uno de los miembros de la 'Reina Sofía' en el puente de mando de la fragata. - L.V.

Del Mediterráneo a Malí

Una dotación que, destaca, «echa de menos compartir estos días con sus familias y en el caso de los padres y madres, siempre es duro no ver como los más pequeños de la casa abren sus regalos. Sin embargo, el buen ambiente entre compañeros de trabajo, hace que estas fechas se hagan más llevaderas. Para aquellas personas nacidas en la provincia de Cádiz, las zambombás o la clásica cabalgata de Reyes de Cádiz, también se echan de menos».

Y es que, a los seres queridos es lo que más echan de menos los militares gaditanos desplegados en el exterior, y en Navidad notan aún más la distancia si cabe. «Se echan en falta muchas cosas. Sobre todo a mi mujer, a mi niño.. .A la familia en primer lugar y luego nuestras playas bonitas de Cádiz, su olor a sal, su gente y el encanto en general que tiene nuestra tierra, ya que solo nos damos cuenta de lo maravillosa que es cuando nos alejamos de ella», dice desde Malí el cabo de Infantería de Marina Josué Roa Otero.

El cabo Roa es uno de los 59 militares del Tercio de Armada de San Fernando que componen la Fuerza Expedicionaria de Infantería de Marina para Malí FIMAR EUTM-MALI XIII, pertenecientes al Tercer Batallón de Desembarco Mecanizado (BDMZ-III) que desplegó en el país africano en octubre. Allí permanecerán seis meses, proporcionando seguridad a los instructores de las Fuerzas Armadas españolas que forman al Ejército maliense para que recuperen la integridad del país y neutralicen la amenaza de los grupos terroristas.

De izquierda a derecha: el cabo Belizón, el cabo primero Macías y el cabo Roa.
De izquierda a derecha: el cabo Belizón, el cabo primero Macías y el cabo Roa. - L.V.

Otro de estos infantes de Marina es el cabo primero Rafael Macías Sánchez que, además de a los suyos, destaca que echa de menos «las croquetas de mi madre, el jamón y los amigos». No obstante, los tres coinciden en que celebrarán estas Navidades tan especiales con su «segunda familia».Tanto es así que, cuenta el cabo Eloy Belizón González, «en Reyes nos hemos organizado para tener entre todos nosotros un pequeño detalle, así no se pierde la ilusión por esta tradición pese a la lejanía de casa».

Para la cena de Nochebuena y Nochevieja y las comidas de Navidad y Año Nuevo, los integrantes de la FIMAR EUTM-MALI XIII reciben paquetes especiales de comida que les mandan desde sus hogares. Embutidos y palomitas de microondas, para el cabo Roa; chucherías, un regalo de Reyes y dibujos hechos por sus hijos felicitándole la Navidad, para el cabo Belizón y un paquete con «productos de la tierra» para el cabo primero Macías. Productos de los que darán buena cuenta, rodeados de sus «compañeros de distintas nacionalidades que están con nosotros aquí, en un ambiente navideño y familiar», como cuenta el cabo Roa y, en palabras del cabo Belizón, «compartir estos momentos como lo haríamos en casa».

Los miembros de la Undécima Escuadrilla de Aeronaves de la Armada en Irak.
Los miembros de la Undécima Escuadrilla de Aeronaves de la Armada en Irak. - L.V.

Pasando por Irak

Desde España también les llegan algunos paquetes a los siete miembros de la Undécima Escuadrilla de Aeronaves de la Armada (con base en el cuartel gaditano de Torregorda) desplegados en Irak, en la operación ‘Inherent Resolve’ que combate el yihadismo. Regalos de sus seres queridos y también jamón, turrones y mazapanes, «pequeños detalles» que, como señalan desde el país asiático, «cuando estamos en casa no son valorados, pero en momentos en los que se está alejado de los tuyos realzan su valor».

Los paquetes que les envían desde España sus seres queridos, con regalos y comida, consiguen que se sientan más cerca de casa

Encuadrados dentro del ‘Special Operations Task Group’ de la misión, los miembros del ‘Destacamento Sombra’, como se les conoce, pasan la Navidad con su «familia militar (entre los que hay gallegos, madrileños y, como no, gaditanos), compuesta también por miembros del Ejército de Tierra y del Aire». Todos compartirán mesa «como cualquier otra familia» y disfrutarán «como un día más de la comida de la base de Taji», donde se encuentran.

En el hangar ‘Sombra’ de la Undécima Escuadrilla, se proyectará en Nochevieja la retransmisión de las doce uvas del Canal Internacional. Allí «se dará cobijo a toda la familia española» para estar, aunque sea un rato, más cerca de su país, ese cuya bandera portan y que protegen a miles de kilómetros.