Elecciones autonómicas de marzo de 2015
Elecciones autonómicas de marzo de 2015 - LA VOZ
ELECCIONES EN ANDALUCÍA

Casi un millón de gaditanos están llamados a las urnas el próximo 2-D

El censo sube en más de 3.000 electores en la provincia con respecto a marzo de 2015 y Cádiz aportará 15 parlamentarios

CÁDIZActualizado:

La noche del 22 de marzo de 2015 se mascó la tragedia en la sede provincial del PP, mientras tanto, en el cuartel general del PSOE, en la plaza de San Antonio, el equipo de la secretaria general, Irene García, cruzaba los dedos para que el escrutinio acabara cuánto antes y les dejara a flote. Los partidos tradicionales se desangraban en la provincia al mismo tiempo que los nuevos, Podemos y Ciudadanos, se abrían paso en las autonómicas andaluzas. Los populares perdieron 75.000 votos en Cádiz y tres diputados, mientras que los socialistas aguantaron el tipo dejando en el camino un contingente de 6.500 votos y un diputado. El panorama de las elecciones de marzo de 2015 no tuvo nada que ver con las autonómicas de 2012, donde el PP sacó pechó en la provincia y el PSOE quedó entonces como la segunda fuerza política.

Las pasadas autonómicas dejaron en Cádiz una alta participación, el 59,1%, y situó al PSOE como la fuerza más votada con 179.843 votos, el 31,6%, y seis parlamentarios, frente al PP, que quedó como segunda fuerza, con 133.491, el 24,1%, y 4 diputados. La sorpresa la dio entonces Podemos al cosechar un respaldo del 18,8%, 107.334 votos, que le permitió una representación por Cádiz de tres parlamentarios. Ciudadanos, por su parte, se hizo con el 10% de los sufragios, 59.244 votos, un parlamentario por la provincia. Los andalucistas y Upyd no obtuvieron representación por Cádiz.

Cabe recordar que el primer ensayo de calado sobre lo que se venía encima a nivel electoral tuvo lugar, precisamente, en mayo de 2014 con las elecciones europeas, donde Podemos emergió como cuarta fuerza política en la provincia copando el espacio que hasta entonces era propiedad de IU y situando en jaque al PSOE. Así, la irrupción de Podemos y de Ciudadanos en las últimas autonómicas pasaron factura en Cádiz al bipartidismo y dejaron en fuera de combate a andalucistas y al borde del precipicio a Upyd, que meses más tarde desapareció por el efecto naranja de Ciudadanos.

En las autonómicas de 2015 el PSOE perdió en la provincia 6.500 votos mientras que el PP, 75.000

El adelanto electoral anunciado este lunes por la presidenta de la Junta, Susana Díaz, ofrece un escenario muy similar al de hace cuatro años, pero con un desgaste político que recae en esta ocasión sobre el PSOE debido a los meses de Gobierno de Pedro Sánchez. En 2015, el Gobierno de la nación estaba regentado por el PP y las medidas decretadas por Rajoy para combatir la crisis aún escocían en la mente de los electores. La propia Susana Díaz reconoció el pasado lunes que la convocatoria de las autonómicas andaluzas para el próximo 2 de diciembre obedece, en cierto modo, a una estrategia política para evitar con ello el efecto Sánchez, es decir, que las acciones del Gobierno central no interfieran en el voto andaluz. La presidenta y secretaria general del PSOE no quiere que las acción de Gobierno de Sánchez salpique negativamente en el resultado electoral de Andalucía, por ello, el adelanto.

Pistoletazo de salida

Resta por saber ahora si Podemos será capaz de seguir arañando votos en Cádiz y si el PP y Ciudadanos contarán con respaldo suficiente como para desbancar al PSOE de la primera posición de la tabla.

Este es el escenario que se dibuja en el horizonte provincial a dos meses de la cita electoral, donde 993.739 gaditanos están llamados a las urnas para elegir la composición del Parlamento andaluz. El censo se incrementa en 3.685 electores con respecto al de 2015. La provincia aporta 15 diputados al mapa parlamentario, compuesto por 109.

El Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) publicó ayer el decreto de la presidenta, Susana Díaz, que da oficialidad a la disolución del Parlamento andaluz y pone en marcha el proceso de convocatoria de elecciones. El decreto, de 8 artículos, dispone que queda disuelto oficialmente el Parlamento, que, tras las elecciones, celebrará su sesión constitutiva el día 27 de diciembre a las 12 horas.

El texto publicado en el boletín de la Junta cita que la decisión oficial «entrará en vigor el mismo día de su publicación en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía». Especifica también el número de parlamentarios por provincias que serán elegidos en las elecciones del 2 de diciembre, que son: Almería (12), Cádiz (15), Córdoba (12), Granada (13), Huelva (11), Jaén (11), Málaga (17) 7 Sevilla (18).

Tras la publicación en el BOJA de la convocatoria electoral y la disolución del Parlamento, la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, aseguró ayer que prefiere «seguir gobernando en solitario con apoyos en el Parlamento» tras las elecciones del próximo 2 de diciembre y pidió que la campaña se desarrolle con «respeto profundo a Andalucía» frente a aquellos que conciben estos comicios como la «antesala» o un «peldaño» previo a las generales en su «batalla por liderar la derecha en España», en referencia a los líderes nacionales de PP, Pablo Casado, y Ciudadanos (Cs), Albert Rivera.

El comportamiento de Podemos y Ciudadanos en Cádiz es una incógnita de la próxima cita electoral

Díaz se pronunció de este modo en varias entrevistas mantenidas con distintos medios un día después de decidir el adelanto de las elecciones autonómicas con el objetivo de buscar «estabilidad», un debate «con acento andaluz» y «no estar seis meses en campaña con todo el mundo haciendo turné por aquí y hablando mal de Andalucía».

La líder del PSOE-A aseguró que, tras «mucho tiempo hablando de otros territorios», ahora toca hablar Andalucía «en vísperas del 4 de diciembre, antesala del 28 de febrero», y pidió que quien venga a la campaña lo haga «desde el profundo respeto a esta tierra, que es garantía de igualdad en España». También aseguró que espera contar con la «confianza reforzada» de los andaluces en las urnas «para ir a la velocidad que esta tierra necesita».

Díaz indicó que guarda «buen recuerdo» del gobierno de coalición con IULV-CA en la anterior legislatura, que hizo «cosas importantes», y reconoció que Ciudadanos «ha sido leal en muchos momentos» desde la firma del acuerdo de investidura «hasta que Rivera ordenó parar máquinas y a la vuelta del verano se puso nervioso por su batalla por liderar a la derecha con Casado porque quería que Andalucía fuera el campo de batalla del experimento que decidiera quién de los dos liderará la derecha en este país».