Día de la Provincia

Un Cádiz grande de trozos pequeños

Los premiados en el Día de la Provincia recuerdan a los gaditanos anónimos que les ayudaron

Gisela Pulido, diez veces campeona del mundo de Kitesurf, reivindica su gaditanismo militante al ser reconocida como Hija Predilecta

CádizActualizado:

Cada una de las personas que fueron reconocidas ayer con la Medalla de la Provincia repitió el mismo mensaje que espetaba Newton cuando alababan su genialidad: «estoy subido a hombros de gigantes». No había soberbias individuales, no hubo ni una brizna de vanidad entre los ocho hombres que subieron a recoger su galardón. Todos destacaron el trabajo de sus compañeros, de los que están y de los que les precedieron. Hasta los dos premiados individuales parecían agachar la cabeza y reconocer que sin el apoyo de sus compañeros no habrían podido llegar adónde lo habían hecho. Los representantes de los seis colectivos que también habían sido premiados hicieron lo propio. Cádiz se hacía grande, en el Salón Regio de la Diputación, con la unión de muchos pequeños gaditanos. Y con incorporación de gaditanos que habiendo nacido fuera, como Gisela Pulido, se sienten de esta tierra.

La patria de Gisela Pulido es la mar. Y sobre el mar, el viento. Y sobre el viento, la vela de su tabla de kitesurfing, modalidad de la que ha sido diez veces campeona del mundo. Pero cuando pone los pies en la tierra es «gaditana y tarifeña, eso no hay quien me lo quite». Pulido tenía ayer, cuando recibió la distinción de Hija Predilecta de la Provincia, el verbo agradable de la juventud y el discurso sensato del que ha tenido que trabajar «desde los diez años» para llegar adonde ha llegado. La presidenta de la Diputación, Irene García, fue especialmente cariñosa con la deportista cuando le dio el galardón, que vino precedido de un gran abrazo. «Gracias a la Diputación por haberme concedido esta distinción. Era una decisión arriesgada, soy joven y soy mujer... la verdad es que Irene y yo compartimos muchas cosas» le correspondió a la presidenta, que minutos antes había destacado el profundo amor de Pulido por Cádiz «y su sensibilidad, que la ha llevado a fundar una ONG para niños con problemas», apuntó la también líder de los socialistas en gaditanos.

Pulido, la persona más joven en recibir la distinción de Hijo Predilecto de Cádiz, aseguró que le costaba más dar un discurso que hacer piruetas sobre las aguas y que pese a que el de ayer lo llevaba escrito, «voy a improvisar para hacerlo con el corazón». Un corazón que hizo que se acordara de su padre, que la llevó a Tarifa con diez años para poder practicar el deporte, y de su madre, que tuvo que aguantar la separación. Un corazón que la hace una de las mejores embajadoras de la Bahía de Algeciras en el mundo porque, «con el kitesurf viajo a muchísimos sitios, muchos de ellos increíbles, pero ninguno como Tarifa. Cuando estoy de viaje cuento los días para volver a mi casa, a mi ciudad».