Buque de transporte militar diseñado por Navantia
Buque de transporte militar diseñado por Navantia - LA VOZ
INDUSTRIA

La baja de un buque de transporte militar resucita la obra de un ferry en Puerto Real

Defensa inicia los trámites para jubilar al 'Camino Español' después de 30 años de servicio y crece la necesidad en la Amada y en el Ejército de buscar su relevo cuánto antes

CÁDIZActualizado:

Los tres buques de transporte militar que gestiona la Armada Española son piezas de museo. La flota que desplaza por mar a las tropas del Ejército de Tierra se ha quedado obsoleta y enfila su rumbo hacia la jubilación. El 'Contramaestre Casado', con base en el arsenal isleño de La Carraca, tiene más de 30 años de servicio y fue adquirido por España en subasta en 1982. El segundo barco de transporte militar ligero es el 'Camino Español', botado en 1984 en Río de Janeiro (Brasil), y comprado por el Gobierno español en 1999. Este buque tiene su sede en Cartagena. El tercer buque de transporte militar ligero es el 'Martín Posadillo', botado en Gijón en 1973 y con base en el arsenal de Cartagena. Fue construido por el astillero Duro Felguera.

El plan industrial de los astilleros incluye la construcción de dos buques logísticos

Los tres buques de la Armada superan los 30 años de vida y el Ministerio de Defensa ha iniciado los trámites para la jubilación de esta flota. Así, el primero de los que quedará para el desguace es el 'Camino Español', cuyo trámite de baja acaba de arrancar el Gobierno de España. Este buque queda inmovilizado a partir de ahora en su muelle de atraque hasta la culminación del expediente de baja.

Relevo de la flota

La situación de los tres buques de transporte ligero del Ejército de Tierra obliga a tomar medidas a corto plazo para sustituir la flota obsoleta por una más moderna y con mayores prestaciones. La Dirección General de Armamento y Material (DGAM) tiene un dilema sobre la mesa de operaciones: construir dos buques nuevos o comprar ferrys civiles y adaptarlos a las necesidades logísticas del transporte de tropa y de vehículos del Ejército de Tierra.

Todo apunta a que el Gobierno de España se inclinará por la adquisición de nuevo material. Los primeros avances sobre la construcción de buques logísticos para el Ejército de Tierra se dieron a primeros de 2018 cuando la entonces presidenta de la Sociedad Española de Participaciones Industriales (SEPI), Pilar Platero, presentó ante el Congreso de los Diputados las líneas maestras del plan industrial previsto para los astilleros públicos de Navantia entre 2019-2022. Entre las inversiones que incluía Platero en la propuesta se encontraba la inversión del Gobierno español, entonces en manos del PP, de dos nuevos buques logísticos para el transporte de tropa. De esta forma, la SEPI, sociedad a la que pertenece Navantia, abría la puerta a un importante contrato de obra militar para el astillero de Puerto Real. La moción de censura de junio, que acabó con el Gobierno de Rajoy, frenó en cierto modo los planes en favor de Navantia, aunque en diciembre de 2018, el nuevo Gobierno del PSOE firmó el plan industrial de los astilleros públicos españoles. La nueva ministra de Defensa, Margarita Robles, no ha descartado en ningún momento la obra de los dos buques logísticos, aunque ni hay fecha de adjudicación ni tampoco presupuesto para llevar a cabo la obra.

La Armada tiene que decidir si renueva la flota con barcos nuevos o adapta ferrys civiles

Tanto Navantia como el astillero vigués de Hijos de Barreras han desarrollado dos proyectos de buque de transporte. El diseño de Navantia es netamente militar. Técnicos del astillero de Puerto Real llevan más de año y medio trabajando en este ambicioso proyecto, denominado buque TLET. Estas siglas se refieren a las misiones y características del buque y significan Transporte Logístico Ecológico y Trivalente.

El TLET es un buque de última generación, ecológico, de gran capacidad de transporte de material del Ejército de Tierra, versátil, de amplio perfil operativo, de diseño flexible, con bajo coste de operación y cumpliendo la ultima normativa medioambiental de MARPOL para navegación por el Mediterráneo.

Plataforma de helicópteros

El buque está diseñado para el transporte de todo tipo de material del Ejército de Tierra entre la península, las Islas Canarias, las Islas Baleares, Ceuta y Melilla.

Tendrá capacidad de transporte logístico en operaciones internacionales, pudiendo desplegar todo tipo de vehículos y aeronaves. La cubierta exterior del buque se puede configurar dependiendo del tipo de misión. Además, puede funcionar como cubierta Ro-Ro o cubierta para estiba de todo tipo de contenedores.

Ferry de Transmediterránea que podría adaptarse a las necesidades militares
Ferry de Transmediterránea que podría adaptarse a las necesidades militares - LA VOZ

Además, estará diseñado para la intervención en catástrofes naturales y humanitarias, con capacidad de instalar en su cubierta contenedores de alojamiento, de potabilización de agua, generación de energía y hasta de un hospital avanzado.

El TLET será un buque sin limitación de banda de operación pues tiene una grúa de cubierta en cada costado y puertas Ro-Ro en los dos costados. Contará con una dotación de 32 personas, pero que podrá transportar hasta 88.

Navantia cuenta con un proyecto de ingeniería sobre estos buques, pero el astillero vigués Hijos de Barreras también ha desarrollado otro

No obstante, a Navantia le ha salido un competidor. El astillero vigués Hijos de Barreras ha construido un buque Ro-ro para uso civil, bautizado inicialmente con el nombre de 'Super Fast Galicia' y ahora 'Ciudad de Ibiza'. La compañía Transmediterránea opera con este barco en Palma de Mallorca. El barco puede ser adaptado a las necesidades de transporte de tropa sin ningún problema. El coste de la operación sería menor que la obra de un nuevo barco. De hecho, la adaptación del barco ya tiene hasta nombre propio para Defensa, 'Una Pica en flandes'. El Ministerio tendrá que decidir ahora si opta por Navantia y ordena la construcción de dos buques o, por el contrario, se inclina por la compra de dos ferrys civiles y los adapta al transporte ligero de tropa. De cualquier forma, la construcción de estos dos barcos es la única posibilidad de garantizar carga de trabajo a corto plazo en el astillero de Puerto Real.