El BAM 'Audaz' se ha sometido durante más de una semana a pruebas extremas en aguas de la Bahía de Cádiz. - ANTONIO VÁZQUEZ
INDUSTRIA

El 'Audaz' cobra vida en la Bahía de Cádiz

El quinto BAM de la Armada, construido por Navantia-San Fernando, supera con éxito las pruebas de mar y será entregado el 27 de julio a Defensa en La Carraca

CÁDIZActualizado:

Faltan quince minutos para que el reloj marque las ocho de la mañana. Todo está dispuesto en el muelle del astillero de Puerto Real para que el Buque de Acción Marítima (BAM), bautizado con el nombre de 'Audaz' P45, se someta a un duro examen en aguas de la Bahía de Cádiz. El astillero de San Fernando ha concluido la obra de este nuevo buque militar y toca ahora comprobar su potencia y verificar con detalle todas sus capacidades.

Más de un centenar de personas, entre ingenieros, técnicos y personal de la Armada, se han desplegado por las distintas secciones del barco para abordar lo que se denomina la prueba de mar, es decir, poner al barco al límite durante varios días con el fin de ajustar máquinas y corregir errores. El capitán de la Marina Mercante Lázaro Cano sube por la escalerilla en dirección al puente de mando para iniciar la maniobra de salida. En el exterior, dos barcos de los prácticos del puerto de Cádiz acompañan al 'Audaz' hasta la bocana para adentrarse 20 millas mar adentro y poner los motores a una velocidad de 21 nudos. El día empieza a descorrer las cortinas y tras dejar Cádiz en la popa surge por estribor El Puerto y Rota.

Navantia-San Fernando ha facturado un barco de altas prestaciones, muy versátil y dotado de la última tecnología. De hecho, el director de Programas BAM de Navantia, Jaime Vidal, destaca que la evolución técnica ha sido constante en estos diez años «ganando ahora mayores prestaciones» gracias a la incorporación de los nuevos sistemas integrados de comunicaciones - el Hermesys, con sello netamente gaditano- y el de control de plataformas, SCIP. Además, el buque mantiene el sistema de combate Scomba, desarrollado también por Navantia-San Fernando.

Satisfacción en la Armada y Navantia por las altas prestaciones del nuevo barco

El origen del 'Audaz' se remonta a febrero de 2014 cuando el entonces ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, anunció en el Congreso nuevas inversiones en el capítulo de Defensa. Montoro no desveló en ese momento a qué proyectos se refería, pero todas las miradas se dirigieron hacia los astilleros. Dos meses después, en abril, el Gobierno de la nación confirmó la adjudicación a Navantia de la prolongación de la primera fase de los BAM, que consistía en la construcción de dos nuevos barcos. El Consejo de Ministros autorizó en mayo de ese año una inversión por valor de 333 millones de euros. Este nuevo encargo se repartió entre el astillero gallego de Ferrol y el gaditano de San Fernando.

La obra de ambos buques arrancó a finales de 2014 con el tradicional corte de chapa y siguió a lo largo de 2015, pero de manera muy lenta. De hecho, la propia plantilla del astillero isleño denunció en varias ocasiones que la obra del BAM solo era un anuncio político, a tenor de los resultados que se advertían en los talleres de la planta. Sin embargo, el proyecto entró en la cadena de montaje con todos los honores a mediados de 2015. El plazo de construcción era de 30 meses y suponía 1,1 millones de horas de trabajo tanto propias como de la industria auxiliar. El montaje del BAM gaditano arrancó en abril de 2016 y en marzo de 2017 se celebró su botadura en el astillero isleño. El próximo 27 de julio tendrá lugar en La Carraca la ceremonia de entrega a la Armada española por parte de Navantia. La base naval de estas dos nuevas unidades, 'Audaz' y 'Furor', será el arsenal de Cartagena.

La dotación del buque ha recibido formación durante dos años para aprender los últimos avances técnicos

Pasan unos minutos de las nueve de la mañana y los monitores del puente de mando informan de que se ha superado Punta Candor. En la sala, junto a los controles de navegación, se encuentra también el comandante del buque, el capitán de corbeta Emilio Damiá, destinado en la base de Rota durante los dos años de construcción del buque. El comandante señala que se trata de un barco muy versátil y, sobre todo, con una rápida capacidad de maniobra. El BAM está orientado a operaciones de interdicción marítima, es decir, aquellas destinadas a imponer la prohibición en el tránsito de personas y mercancías dentro de un área geográfica definida. Además está preparado para misiones de abordaje, vigilancia, salvamento y lucha contra la contaminación marina. El barco cuenta con una plataforma en popa para el aterrizaje y despegue de helicópteros. Su dotación es de 46 personas y durante los últimos 24 meses han recibido una formación específica.

El barco está preparado para 35 días de misión. De hecho, dos de los cuatro primeros BAM que tienen su base en Las Palmas de Gran Canarias han participado en la misión internacional Atalanta de lucha contra la piratería en el océano Índico. El BAM 'Rayo' estuvo desplegado en julio de 2017 y el pasado abril lo hizo el BAM 'Relámpago'.

Cabe recordar que el astillero isleño construyó entre 2008 y 2012 los cuatro BAM de la primera fase: 'Meteoro', 'Rayo', 'Relámpago' y 'Tornado'. Este modelo de embarcación, netamente español, ha sido ejemplo de diseño naval para otros países.

El capitán Lorenzo Cano pone al 'Audaz' a toda máquina en alta mar y prueba su capacidad para virar. El director del astillero de San Fernando, José Antonio Rodríguez Poch, comenta que la propulsión del buque puede combinar combustible diésel y electricidad. El barco tiene una eslora de 93,9 metros, una manga de 14,2, un calado de 4,5 metros y alcanza una velocidad máxima de 22 nudos.

Joaquín Aleu, director de Producción, muestra el interior del buque y se aprecia como todas las conducciones y el cableado han sido integrados, lo que despeja los pasillos y las zonas comunes. El barco cuenta con cocina, lavandería, área reservada para oficiales, zonas para marinería y gimnasio.

Un centenar de profesionales pone al límite al 'Audaz' en alta mar para comprobar sus capacidades

El barco reduce drásticamente su marcha poco después de las 11 horas. A estribor aparece el casco de una semirrígida. Desde el puente de mando se da aviso de su localización a la Guardia Civil y a Salvamento Marítimo para su investigación.

La continuidad del programa de los BAM de la Armada española figuraba entre los planes de futuro del anterior gobierno del PP. No obstante, la nueva titular de Defensa, Margarita Robles, ha adelantado que mantendrá la misma política que heredó de su antecesora, Dolores de Cospedal, en materia de inversiones. Así, en noviembre de 2017 la Armada anunció sus necesidades logísticas y incluyó entre sus previsiones de futuro la adquisición del séptimo BAM, en este caso para apoyo a submarinos.

El anuncio fue el primer paso de un nuevo encargo, aunque todavía queda mucho camino por andar hasta que se adjudique su obra. La Armada ha puesto sobre la mesa un proyecto de construcción que requiere a partir de ahora de un desarrollo técnico, es decir, el nuevo BAM que se persigue es completamente diferente a los cuatro de la primera fase, que ya están en servicio, y a los dos que se van a entregar este mes.

Según las especificaciones que presentó la Armada, el nuevo BAM tendría un carácter logístico y de apoyo a los submarinos de la serie S-80, cuya primera unidad entrará en funcionamiento en el horizonte de 2022. El relevo de los actuales submarinos de la clase ‘Galerna’ se hará efectivo a partir de que entre en servicio el primer S-80. Será entonces cuando la Armada tenga operativo este nuevo BAM de Intervención Subacuática. El capitán de navío José Guillermo Varela, jefe de Programas de la Defensa, se mostró muy satisfecho con las prestaciones del BAM 'Audaz' y destacó, entre otras cosas, su alto nivel de operatividad. En cuanto a inversiones en el séptimo y octavo BAM dijo que se trata de actuaciones a más largo plazo.

El 'Audaz' sigue esta semana con nuevas pruebas de mar.