Reunión mantenida el pasado martes en Madrid entre Navantia y los sindicatos
Reunión mantenida el pasado martes en Madrid entre Navantia y los sindicatos
INDUSTRIA

Asambleas el 18 de diciembre para votar el Plan Estratégico

Todo apunta a que la plantilla dará el visto bueno al nuevo plan de futuro de la compañía

CÁDIZ Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Los astilleros públicos y las oficinas de Navantia están llamados el próximo 18 de diciembre a una asamblea para votar si apoyan o no el documento-borrador que recoge el futuro plan de la compañía hasta 2022 para su modernización y ganar competitividad. El pasado martes culminó la octava reunión entre la dirección de SEPI, Navantia y los representantes de los trabajadores en la que se llegó a un preacuerdo para la firma de un convenio colectivo único y las bases para el plan de salidas pactadas y el rejuvenecimiento de la plantilla.

Así, los astilleros se preparan para dar salida a sus trabajadores más mayores. El plan estratégico que se ha negociado durante 2018 en Madrid entre los portavoces sindicales, la dirección de Navantia y la cúpula de la SEPI dio el pasado martes un importante paso al frente al contar con un principio de acuerdo. La octava reunión, la tercera con el nuevo equipo, permitió la fumata. Se prevé que la firma del acuerdo definitivo se lleve a cabo el 20 de este mes.

Entre las novedades del plan destaca, por un lado, la aplicación de un convenio colectivo único para los astilleros públicos. Se trata de un acuerdo histórico, ya que Navantia contaba con varios marcos laborales que variaban según el centro de trabajo. El plan permite ahora la reunificación tanto del articulado, como de niveles y salarios.

Sin embargo, uno de los mayores logros de la negociación ha sido el preacuerdo para favorecer la salida de los empleados de más edad y permitir con ello el acceso a la savia nueva, es lo que se ha denominado como plan de rejuvenecimiento. La propuesta de la empresa implica salidas a los 61 años. Navantia prevé que entre 2019 y 2022, fecha de vigencia del plan, abandonen el tajo unos 2.200 empleados, de los que casi 800 corresponden a las factorías de la Bahía de Cádiz. Este proceso se hará en dos fases. Entre 2019 y 2020 se aplicará un ERE, mientras que, entre 2021 y 2022, se aplicará la ley de relevos, ya que el contingente que abandonará la empresa es menor.

En este mismo periodo de tiempo se prevé la incorporación de 1.658 personas, que supondrá el ingreso de 563 personas el primer año y de 546, durante el segundo. El segundo reemplazo de ingresos afectará a 390 personas en 2021 y a 150 en 2022. La comparativa de salidas y ingresos arroja un déficit de plantilla de casi 600 personas, pero tanto la SEPI como Navantia se han comprometido a cubrir el agujero en función de las necesidades y la carga de trabajo. Los representante de los trabajadores de Navantia aseguran que el 75% de las salidas anticipadas se cubrirán con contratos indefinidos y el resto, el otro 25%, con contrataciones temporales.