SUCESOS

Armas para narcos, desde Valdelagrana al Campo de Gibraltar

La Guardia Civil desmantela una organización que traficaba y dispensaba armamento a los narcotraficantes. Uno de los miembros guardaba y distribuía la mercancía desde una casa de la urbanización portuense

Actualizado:

Nada podía hacer pensar que en la tranquila urbanización de Valdelagrana, en El Puerto, se encontraba uno de los principales suministradores de armas para narcos que operan en la zona del Campo de Gibraltar. Hace unas dos semanas un importante operativo de la Guardia Civil tomaba a primera hora de la mañana esta zona residencial portuense y de allí se llevaban al presunto miembro de una red que se dedicaba a facilitar armamento de todo tipo a los narcotraficantes.

Según ha podido saber este periódico, al parecer la función de este individuo era la de recibir las armas de los talleres clandestinos y distribuirlas entre sus 'clientes'. Cuando entraron a por él los agentes encontraron varias armas con cañones recortados y sin número de serie. También escondía 37 kilos de hachís, entre otras sustancias.

No ha sido el único detenido. La operación 'Navero-Sherry' se ha saldado con diez personas arrestadas y otras dos investigadas en las provincias de Sevilla, Cádiz, Córdoba, Madrid y Valencia. Se les considera autores de los delitos de tráfico de armas, contrabando, depósito de armas de guerra, tenencia ilícita de armas, tráfico y depósito de municiones, robo con fuerza, receptación y tráfico de drogas.

Los miembros de la organización contaban con dos talleres clandestinos en los que se han hallado 20 armas de fuego, 12.413 cartuchos de diferentes calibres, 118 silenciadores , 31.520 euros y dos vehículos con los que introducían las armas en nuestro país.

La operación se inició a raíz de la investigación abierta por la Jefatura de Información para averiguar el origen de dos escopetas tácticas. Estas armas fueron intervenidas junto con 2.000 kilos de hachís a una de las organizaciones de narcotráfico que operaba en el Campo de Gibraltar.

En colaboración con la agencia estadounidense ATF, los investigadores revelaron que las armas habían sido introducidas de contrabando en nuestro país. Los miembros de la organización viajaban en coche hasta otros países para traerlas a España ocultas en dobles fondos.

La organización vendía las armas con silenciadores de última generación fabricados en una empresa de mecanizados metálicos de la provincia de Madrid. Durante los registros se intervinieron 118 de estos silenciadores conocidos como “chupetes”.

Robo entre talleres clandestinos

Los detenidos robaron 27 armas de fuego en un taller clandestino de armas de Espiel (Córdoba) y las ocultaron en una vivienda de Lebrija (Sevilla). En el registro de este domicilio, la Guardia Civil descubrió otro taller clandestino dotado de maquinaria pesada para la manipulación de armas y la fabricación ilegal de municiones.

Además de las armas y los vehículos utilizados, la Guardia Civil intervino 12 metros de mecha lenta explosiva, dos granadas fumígenas, pólvora, numerosos cañones y piezas fundamentales de armas de fuego, así como herramientas y maquinaria, equipos de visión nocturna e importantes cantidades de estupefacientes.

Esta operación se enmarca dentro del Plan Integral para el Control de las Armas de Fuego (PICAF) de la Guardia Civil. En los últimos cinco años se han explotado 30 operaciones contra redes de tráfico de armas con el resultado de 306 personas detenidas, mas de 3.150 armas de fuego incautadas y 346.700 cartuchos metálicos intervenidos.

En esta operación han participado las Secciones de Información de las Zonas de Andalucía y Valencia, y los Grupos de Información de las Comandancias de Sevilla, Córdoba, Cádiz, Algeciras y Madrid; así como el Servicio Cinológico y las Unidades de Seguridad Ciudadana (USECIC) de las Comandancias de Sevilla y Cádiz.

Las diligencias han sido dirigidas por los Juzgados de Primera Instancia e Instrucción Único de Cazalla de la Sierra (Sevilla) y por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de El Puerto de Santa María.

Más información: Narcos en Cádiz, armados hasta las cejas

De la detonadora modificada, a la favorita de Bin Laden