Antonio Rodríguez Rojas es el secretario provincial de Jupol, el nuevo sindicato de la Policía Nacional.
Antonio Rodríguez Rojas es el secretario provincial de Jupol, el nuevo sindicato de la Policía Nacional. - ANTONIO VÁZQUEZ
ENTREVISTA AL SECRETARIO PROVINCIAL DE JUPOL

Antonio Rodríguez Rojas: «La falta de policías en la provincia de Cádiz es increíble»

El sindicato de la Policía Nacional nacido de Jusapol irrumpe con fuerza en el Consejo y logra un «gran respaldo» en Cádiz

Actualizado:

En algo más de un año han pasado de no tener representación alguna a ser la fuerza más poderosa en la mesa del Consejo de la Policía Nacional, logrando ocho de catorce vocales. Justicia Policial, Jupol, es el sindicato que nació de la asociación Jusapol, conocida por luchar por la equiparación salarial de los agentes. Sus críticos dicen que se han convertido en lo que decían que no harían. Ellos aseguran que no han tenido «más remedio» que crear esta organización sindical para que se les haga caso, para poder hacer realidad su principal reivindicación. Un reclamo que también sumó muchos apoyos en la provincia y que, finalmente, les ha dado muy buenos resultados en las urnas.

Jupol se creó hace algo más de un año, sin embargo su reciente triunfo en las elecciones al Consejo de la Policía ha sido incontestable, ¿qué explicación le dan?

La explicación es sencillamente el descontento que tienen los compañeros con los sindicatos tradicionales. Durante años ha habido un monopolio de otras fuerzas y por el tiempo que llevaban o por la dejadez de algunos de sus representantes había muchas cosas que no se estaban luchando y consiguiendo. Hemos sacado más votos que los afiliados que tenemos, compañeros de otros sindicatos nos han dado su confianza.

La campaña sindical ha sido bastante convulsa con enfrentamientos y episodios donde se ha denunciado cierta agresividad por parte de algunos, ¿cómo está ahora la situación?

Pues las aguas no han vuelto a su cauce porque sigue habiendo comentarios desafortunados y que son mentira como que nos vamos a liberar en cuanto podamos o que nos vamos a quedar con las subvenciones... y todo eso es falso.

¿Y este cruce de acusaciones no puede dar una imagen de juego sucio en una institución tan importante y respetada como es el Cuerpo Nacional de Policía?

Sí, claro, nos perjudica en cuanto a la imagen exterior que se pueda dar. Entre nosotros, ya estamos acostumbrados a la estrategia de algunos y a Jupol le ha podido hasta beneficiar porque se han caído algunas caretas. De nuestra parte, hemos intentado hacer una campaña lo más limpia posible pero somos 18.000 afiliados ya y siempre hay alguien que puede salirse de tono.

Y ahora que han conseguido un respaldo mayoritario, ¿van a poder responder a la confianza que han depositado en ustedes, tienen experiencia o infraestructura suficiente para ello?

Espero que sí. Infraestructura sí tenemos porque llevamos más de un año. Lo único que cambia es que estaremos en el Consejo. Tenemos una red de abogados en todas las provincias de España, o secretarías ya formadas. Ahora tendremos que dar la cara y bregar con los políticos en el Consejo de la Policía.

Santo y seña de esta lucha ha sido la equiparación salarial con otras fuerzas autonómicas, ¿esto seguirá siendo así?

Por supuesto, Jupol se creó para conseguir la equiparación porque desde Jusapol no nos atendían al no ser un sindicato. Será prioritario pero ahora tenemos muchas más reclamaciones que atender como carencias de personal o material, entre otras. Sin embargo la equiparación será fundamental y de hecho, si no se nos atiende cuando se cree el Consejo, vamos a declarar el conflicto colectivo permanente como dijimos durante la campaña.

La principal crítica que se vierte sobre Jupol es que al final al nacer de Jusapol se ha convertido en lo que no iba nunca a ser, ¿qué piensan de esta apreciación?

Se entiende, pero hasta cierto punto. No nos dieron otra opción. Desde Jusapol intentamos de todas formas que se nos atendiera y no nos ha quedado otro remedio que ser sindicato. No es algo negativo porque ya se han conseguido algunos objetivos y más que se lograrán.

Su código ético prohibe las liberaciones totales y obliga a la transparencia en subvenciones y ayudas, ¿lo cumplirán?

El código ético no va a cambiar. Las liberaciones justificadas habrá que cogerlas porque si no es imposible. No podemos estar gastando asuntos propios para cuestiones laborales como ha pasado hasta ahora, ni tendremos tiempo para todo. Aún así, las liberaciones tendrán que ser siempre justificadas y controladas y nunca lo hemos negado.

¿Cuál va a ser su principal reivindicación en la provincia?

La falta de personal. Es increíble la carencia que hay. Los catálogos están anticuados y obsoletos y además no se están cubriendo al cien por cien. Además hay infraestructuras y comisarías que se están cayendo.

¿El narcotráfico y la inmigración irregular son dos luchas que marcan también a toda la provincia y no solo al Campo de Gibraltar?

Por supuesto, aunque allí pueda afectar en mayor medida, al final toda la provincia y los recursos policiales que existen se ven afectados. En inmigración por ejemplo se producen graves carencias en Extranjería, UPR, Científica, conducciones, calabozos... y eso afecta a todo lo demás.

Otra de las necesidades más evidente son las propias comisarías como los casos de La Línea y El Puerto o Cádiz, que sigue en el Pirulí sin tener calabozos ni galería de tiro, entre otras cuestiones

Sí, se suponía que nos iban a hacer una comisaría nueva y todo indica que vamos a volver a la antigua, que, por mucho que la arreglen, no tiene capacidad para albergar todo lo que tiene que tener.

¿Y en cuestión de la seguridad de los agentes, por ejemplo, los chalecos antibalas

No hay para todos. Y lo que es peor, se ha paralizado porque no hay presupuesto. Tanto es así que a los alumnos que han salido este año de la Escuela de Ávila tampoco se les ha dado.

En este tiempo se les ha relacionado con distintos partidos políticos como Ciudadanos o VOX, ¿qué hay de verdad?

Es falso. Como sindicato somos apolíticos, ya luego como cualquier ciudadano, cada uno tendrá su ideología.

¿Podrán cambiar algo?

Eso esperamos. De momento vamos a estar en la lucha y no vamos a parar.