Imagen publicitaria de una de las motos eléctricas de Xiaomi
Imagen publicitaria de una de las motos eléctricas de Xiaomi - LA VOZ
INDUSTRIA

La amenaza asiática del Velocípedo

Xiaomi vende motos eléctricas de última generación por menos de 1.000 euros frente a los 6.000 del modelo de Torrot

Torrot dice ahora que ha paralizado las obras de la planta de Cádiz por los efectos del incendio que sufrió en mayo de 2018 en su factoría de Gerona

Actualizado:

El Velocípedo gaditano de Torrot dejó de ser competitivo casi el mismo día de su presentación en sociedad. Los chinos de Xiaomi se habían adelantado a la jugada de la empresa española con un catálogo de motos eléctricas de última generación por poco menos de 1.000 euros frente a los 6.000 euros del modelo más económico de Torrot.

La compra del 60% de Torrot-Gas Gas por parte de la austriaca KTM deja en el aire la inversión que esta compañía, con sede en Gerona, había proyectado en una de las naves de Altadis, en la Zona Franca de Cádiz, para fabricar lo que bautizaron como Velocípedo, una moto eléctrica de altas prestaciones. Fuentes consultadas por LA VOZ han confirmado que la entrada de KTM en Torrot ha servido para aliviar las cuentas de la empresa española, que arrastraba 23 millones de euros de deuda. Estas mismas fuentes ya advirtieron ayer que el desembarco de KTM en Torrot conlleva la elaboración de un nuevo plan industrial y de negocio, no obstante, los austriacos están más interesados en la división de motos a motor de Torrot, que fábrica Gas Gas en la factoría de Salt, en Gerona, que en el apartado eléctrico, donde se encuentra el proyecto del Velocípedo.

De hecho, Torrot muestra su «interés» por el proyecto de Cádiz, pero reconoce al mismo tiempo que una operación de rescate financiero como la ocurrida entre KTM y Torrot-Gas Gas supone «un camino largo hacia la estabilidad y no exento de dificultades».

Impacto del fuego

En este sentido, la empresa destaca que la paralización de las obras de su planta en Cádiz, como ha adelantado LA VOZ, forman parte de un paro técnico debido a los efectos colaterales del incendio sufrido en su planta de Salt en mayo de 2018. Torrot destaca que «el incendio ha impactado en la cadena de producción, en los pedidos y, de manera muy negativa, en las previsiones financieras».

Aspecto de la planta de Torrot en Cádiz, con la obra paralizada desde hace meses
Aspecto de la planta de Torrot en Cádiz, con la obra paralizada desde hace meses - FRANCIS JIMÉNEZ

Esta situación ha dejado, por hora, en dique seco la puesta en marcha de la factoría de Torrot en Zona Franca, cuyo acto simbólico de inicio de obras tuvo lugar el pasado 14 de febrero con una amplia representación de la Junta -vinieron dos consejeros- y de autoridades locales. Los problemas financieros de Torrot, según avanzó ayer LA VOZ, llevaron a la empresa a paralizar las obras de la nueva factoría y a declarar un ERE temporal por seis meses para la plantilla catalana que, también ha afectado a la oficina comercial de Cádiz. Torrot asegura que mantiene la inversión gaditana, pero tendrá que esperar a que se redefina el plan industrial de la nueva empresa que ha surgido tras la entrada de KTM. Cabe recordar que la implantación de Torrot en la Bahía de Cádiz iba a generar unos 200 empleos directos, una vez que la planta estuviera operativa al cien por cien. De hecho, el plan inicial era equipar la planta en verano para arrancar la producción este otoño y sacar las primeras unidades del Velocípedo al mercado a finales de 2019, para Navidad, o principios de 2020. Desde luego este plan ya es inviable.

La empresa advierte de que "una operación de rescate financiero entraña un largo camino hacia la estabilidad no exento de dificultades"

Sin embargo, las expectativas que ofrece el mercado en estos momentos con la irrupción de los chinos y sus precios ponen muy cuesta arriba la combatividad del Velocípedo.

La alianza de los chinos

Xiaomi presentó en agosto del año pasado su propia moto eléctrica gracias a la alianza con la empresa Soco. El éxito del patinete eléctrico llevó a la compañía china a la conquista del mercado de la movilidad urbana. El precio de los tres modelos de esta nueva moto eléctrica oscila entre los 645 euros y los 945 euros, frente a los 6.000 euros en los que se mueve la oferta que lanzó Torrot cuando presentó su prototipo a finales de 2017. La moto de Xiaomi viene acompañada con algunas funciones inteligentes como una cámara con la que poder grabar cualquier accidente.

Soco es una startup china dedicada a las motos eléctricas nacida en Shangai en 2015, y desde entonces ha lanzado al mercado varios modelos de todo tipo.

Torrot tiene retrasos en el pago de la renta de alquiler de la nave de Zona Franca donde tenía previsto fabricar el Velocípedo

Por último, la incertidumbre que pesa ahora sobre la inversión de Torrot en Cádiz es también objeto de debate sindical. Los sindicatos CC OO y UGT han pedido explicaciones tras conocerse que las obras de la fábrica de Torrot en Cádiz para construir velocípedos llevan meses paradas. Esta incertidumbre ha generado enorme inquietud entre los sindicatos, que confiaban en que este proyecto, avalado por todas las administraciones, pudiera salir adelante y cumpliera su previsión inicial de crear 200 puestos de trabajo y desarrollar un modelo innovador de negocio en Cádiz. Las deudas que arrastra Torrot impiden, por ahora, hacer frente al pago del alquiler de la nave de Zona Franca en el suelo de Altadis. De hecho, la dirección de Zona Franca aguarda una reunión con los nuevos ejecutivos de Torrot para fijar un nuevo calendario de plazos.