Captura de atunes en la almadraba de Zahara la pasada temporada
Captura de atunes en la almadraba de Zahara la pasada temporada - ANTONIO VÁZQUEZ
PESCA

Las almadrabas arañan 200 toneladas más de cuota para el año que viene

La organización internacional que vela por la protección de la especie establece un aumento progresivo de las capturas entre 2018 y 2020

CÁDIZActualizado:

La recuperación de la especie del atún rojo en aguas del Atlántico no ha sido suficiente para abrir la mano y disparar su cuota de pesca el próximo año. La Comisión Internacional para la Conservación del Atún del Atlántico, la ICCAT, ha resuelto que el total admisible de capturas para 2018 sea de 28.000 toneladas en lugar de las 32.000 que reclamaba el sector. No obstante, el organismo encargado de velar por la especie ha confirmado que a partir del próximo año la cuota general se irá elevando de manera progresiva en 4.000 toneladas hasta el año 2020, en que quedará fijada en 36.000. La medida de la ICCAT anunciada este martes en Marrakech choca en cierto modo con los intereses de las almadrabas gaditanas, que confiaban en un incremento mayor de las capturas tras casi diez años de restricciones.

La gerente de la Organización de Productores Pesqueros (OPP) de Almadraba, que aglutina a las cuatro empresas que operan en la costa gaditana, Marta Crespo, indicó ayer a LAVOZ que la repercusión de la medida de la ICCAT supone solo un incremento de 200 toneladas para el sector gaditano, que pasa de las 1.097 toneladas de 2017 a 1.292.

Crespo considera «insuficiente» el aumento, aunque reconoce que ya se empieza a ver la luz al final del túnel. Los almadraberos gaditanos esperaban alcanzar la temporada que viene las 1.585 toneladas.Se trata de la cuota que tenían antes de que se implantaran los recortes en 2006.

El sector almadrabero espera también la reactivación de la almadraba de Sancti Petri, cuya licencia de explotación se aprobó inicialmente en 2003 pero al poco tiempo se suspendió debido a las restricciones. La almadraba de Sancti Petri sería la quinta explotación de pesca artesanal de Cádiz junto con la de Conil, Tarifa, Zahara y Barbate.

La resolución de la ICCAT ha necesitado de nueve días de negociación. Fuentes españolas advierten de que la mayor dificultad de las mismas ha sido la incapacidad» de la ICCAT por acabar con el llamado plan de recuperación del atún rojo para pasar al denominado «plan de gestión». El paso a este «plan de gestión» permitiría simplificar las medidas y disminuir las actuales restricciones relacionadas con la entrada de buques a puerto o la burocracia que acompaña la gestión de la pesquería.

El atún rojo, de alto valor económico y cuyo principal consumidor mundial es Japón, sufrió en las décadas de 1990 y 2000 una sobreexplotación que llevó a la ICCAT a establecer en 2008 drásticas limitaciones en el número de barcos con derecho a pesca, en las cantidades admitidas y en los periodos de captura.

La almadraba de Sancti Petri pide paso

Pesquerías de Chiclana, S.L., la sociedad que quiere explotar la almadraba de Sancti Petri, ha reivindicado ante la Secretaría General de Pesca su inclusión en el proyecto de Real Decreto sobre regulación de la pesca del atún rojo en aguas españolas para los próximos años, de manera que pueda ejercitar su legítimo derecho a operar desde la almadraba de Sancti-Petri, en Chiclana.

La empresa justifica esta petición para reactivar su licencia –obtenida tras ganar un concurso público en el año 2003- en la más que previsible constatación oficial en los próximos días de la recuperación del stock de atún rojo por parte de la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT), y sobre todo ante la evidencia de que el Ministerio de Agricultura y Pesca está introduciendo a nuevos agentes en el primer borrador de la normativa reguladora de la pesquería.