Foto de familia de los nuevos delegados de la Junta en Cádiz cuando tomaron posesión del cargo el 23 de junio de 2017
Foto de familia de los nuevos delegados de la Junta en Cádiz cuando tomaron posesión del cargo el 23 de junio de 2017 - LA VOZ
EFECTOS DE UN CAMBIO DE GOBIERNO

En el aire medio millar de cargos políticos y de confianza de la Junta en Cádiz

La Delegación de Gobierno y las delegaciones de Salud y Empleo son las que concentran el mayor volumen de personal a sustituir con el nuevo Gobierno

CÁDIZ / SEVILLAActualizado:

Más de medio millar de altos cargos de la Junta, asesores, técnicos y personal de confianza en empresas públicas de la Administración regional tienen los días contados en la provincia si, finalmente, se confirma el cambio de Gobierno entre PP y Ciudadanos. Los 36 años de mandato socialista en Andalucía han permitido crear una red de servicios paralelos en la administración periférica que ha incluido a lo largo de estas tres décadas cientos de nombramientos a dedo.

La red de empresas públicas incrementa el número de nombramientos a dedo a cambiar en la provincia

La Junta cuenta en la provincia con una Delegación de Gobierno, que ejerce como máximo representante de la Administración regional en Cádiz, además de siete delegaciones provinciales: Salud, Empleo, Ordenación del Territorio, Fomento, Educación, Cultura y Agricultura. Suma también la Subdelegación del Gobierno de la Junta en el Campo de Gibraltar. Los altos cargos de esta estructura política en el ámbito provincial, incluido el segundo escalón del organigrama, superan el centenar de personas. Suma y sigue. A este dato hay que añadir también el número de responsables políticos que están al frente en la provincia en las empresas públicas de la Junta, entre las que destaca el Consorcio de Transportes de la Bahía, el parque Industrial Tecnobahía, la Agencia de Innovación y Desarrollo (IDEA) o la Agencia Andaluza de Promoción Exterior (EXTENDA). También están tocados por el relevo los responsables de los puertos de Cádiz y Algeciras.

El diario ABC-LA VOZ publicó el pasado jueves que la cifra de cargos de políticos y cargos a «dedo» que podrían salir de la Junta en el conjunto de la comunidad en los próximos meses podría ascender a unas 9.000 personas. Resulta difícil extrapolar a nivel provincial esa magnitud, ya que los presupuestos de la Junta no se provincializan desde hace cuatro años, es decir, se toma como referencia el capítulo 1, gastos de personal, que ha superado este año los 6.000 millones de euros.

Tan pronto como se constituya el nuevo Gobierno, cesarán los consejeros, viceconsejeros, secretarios generales, directores generales y delegados territoriales, pero también el personal de confianza perderá su empleo de forma automática desde el día que es destituido aquél que los designó. Según el catálogo de puestos de trabajo que publica el Portal de la Transparencia, hay 234 cargos de confianza. De ellos, 113 están asignados a la Consejería de la Presidencia. Son asesores, jefes de gabinete, documentalistas, periodistas y coordinadores. Sin embargo, este dato se queda corto ya que el portal de Transparencia no lo detalla a nivel local.

El nuevo gobierno del cambio que ya negocian el PP, Ciudadanos y Vox, deberá decidir el destino de otros 1.672 directivos y mandos de empresas públicas, agencias y fundaciones, en la denominada «administración paralela» de la Junta de Andalucía. Así la bautizaron los sindicatos más beligerantes con la reordenación del sector público llevada a cabo en 2011, que supuso la entrada de personal ajeno a la función pública en las agencias administrativas.

En la provincia, la cabeza visible de la Junta está representada por Juan Luis Belizón, que asumió el cargo de delegado del Gobierno en junio de 2017 tras el nombramiento de Fernando López Gil como viceconsejero de Presidencia. Precisamente, la Delegación de Gobierno es la que más cargos tiene y la que más unidades de gestión absorbe con respecto al resto de delegaciones provinciales. Más de una veintena de altos cargos adscritos a la Delegación, entre las que destacan las secretarías generales, están llamados a abandonar el cargo ante la llegada de un nuevo Gobierno a la Junta. La Delegación, a su vez, se extiende a través de otros órganos colegiados como son las comisiones provinciales de Coordinación.

Una legión en Salud y Empleo

Las otras dos instituciones de la Junta en Cádiz con mayor representación política y con segundos escalones en su organigrama se encuentra en la Delegación Provincial de Salud y en la Delegación Provincial de Empleo. Ambas compiten en número de altos cargos, técnicos y asesores. En el caso de Salud, el 'staff' lo forman en la provincia catorce directores de servicios específicos sin contar los responsables de los hospitales de la red pública del SAS. Esta delegación se encuentra capitaneada por el antiguo director del hospital de Jerez, Manuel Herrera. Por lo que respecta a la delegación de Economía, Innovación y Empleo, que gestiona Gema Pérez, el número de altos cargos supera la docena y tiene en su organización empresas públicas de alto valor como IDEA y Tecnobahía, que cuentan con plantilla propia en Cádiz.

Según la Cuenta General de la Cámara de Cuentas de Andalucía de 2016, del último ejercicio fiscalizado, en la red de entes públicos satélites se pagan 23.298 nóminas. Este personal laboral recaló en la Administración sin pasar por procesos selectivos al uso en la Función Pública y sin sujeción «a los principios de igualdad, mérito, capacidad y publicidad», como ha puesto de manifiesto el órgano fiscalizador en sucesivos informes de agencias y sociedades públicas.

Sólo en la agencia pública IDEA, utilizada para pagar las ayudas irregulares de los ERE a espaldas del control de los interventores, están a sueldo 43 directivos y 1.143 mandos, según la memoria consolidada de 2017. En los servicios centrales de la agencia encargada de impulsar la actividad económica en la región, coinciden sobrinos, hijos, hermanos, nueras, cónyuges y primos carnales de destacados exdirigentes del PSOE, con contratos de personal laboral o de alta dirección, según el diario ABC-LAVOZ. Sólo en cuatro fundaciones (Faisem, Andalucía Emprende, Progreso y Salud, y Legado Andalusí) trabajan 161 directivos y jefes.

Los presidentes de los puertos de Cádiz y Algeciras también están llamados al relevo

El Servicio Andaluz de Empleo (SAE), que gestiona las oficinas del paro en la región, absorbió 1.552 empleados de la Fundación Andaluza Fondo de Formación y Empleo (Faffe) en 2011. Al menos 200 de ellos eran primos, amigos, cuñados y conocidos del PSOE y sindicatos, algunos «con tareas improductivas», según la Guardia Civil, que investiga esta extinta fundación.

En la relación de personal de las agencias públicas empresariales figuran otros 1.401 cargos de dirección y mandos: 29 en Canal Sur, 37 en Emergencias Sanitarias o 28 en la Agencia Pública de Puertos de Andalucía. Estos puestos, cuyas retribuciones salen de los presupuestos de la Comunidad (34.759,5 millones de euros), han funcionado como la mejor argamasa para el partido que ha tejido esta maraña administrativa durante 36 años y medio.

La tercera delegación provincial en número de altos cargos es la de Ordenación del Territorio y Medio Ambiente, que regenta Ángel Acuña, que cuenta con trece responsables entre gerentes de parques naturales, directores y jefes de servicio. En la misma línea se encuentra la Delegación Territorial de Fomento y Vivienda, que dirige Federico Fernández, y cuenta con una nómina de media docena de altos cargos que se agranda con la de entes públicos adscritos a ella como Consorcio de Transportes de la Bahía o la Red Logística. Precisamente esta delegación es clave en el nuevo proyecto que ha surgido para reflotar el fallido parque de Las Aletas y que ahora se denomina Logia. El Gobierno central y la propia Junta presentaron el pasado octubre el nuevo parque Logia, en el municipio de Puerto Real, que aspira a convertirse en un red logística concentrando a grandes parques industriales de la Bahía y sumando para ello también al puerto de Cádiz y los terrenos de la antigua Delphi.

Las delegación de Cultura, Turismo y Deporte, además de la de Educación y Agricultura suman otros vente altos cargos que están llamados a abandonar el puesto una vez que se confirme el relevo de Gobierno.