INMIGRACIÓN

Acusan a la Junta de «falta de previsión» tras el traslado de 88 menores de Cádiz a centros de Sevilla

La APDHA pide al Ejecutivo que deje de utilizar la excusa de que «el anterior gobierno lo hizo mal»

Actualizado:

La Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (Apdha) ha criticado que el traslado de 88 menores extranjeros no acompañados (MENA) de madrugada desde la provincia de Cádiz a Sevilla «es un elemento más de la franca desorganización y falta de previsión que se está percibiendo de la gestión del flujo migratorio en la frontera sur».

El coordinador del área de migraciones de Apdha, Carlos Arce, ha declarado que en esta planificación «hay responsabilidades» de la Junta de Andalucía, como institución competente en protección de menores, y del Gobierno central anterior, pero «también por parte del actual». «El aterrizaje ya lo han hecho, saben lo que está ocurriendo y han tenido suficiente tiempo para tomar las medidas pertinentes para corregir las falta de medios», ha advertido.

Así, ha lamentado el traslado de 88 MENA que llegaron en la madrugada del jueves a la Jefatura Superior de la Policía Nacional de Sevilla para realizarles las gestiones documentales antes de movilizarlos el mismo día a los centros de acogida de la Junta.

Arce ha explicado que el ordenamiento jurídico vigente «dice taxativamente que a la hora de proteger menores no caben excusas» y que las malas prácticas «no se pueden poner bajo la alfombra de que el anterior gobierno lo hizo mal» y lo ha respaldado con la Convención de las Naciones Unidas de los Derechos del niño, la Ley Orgánica de Protección Jurídica del Menor de España, y la Ley del Menor de Andalucía.

Más cobertura para los jóvenes

Preguntado por la petición de la Asociación de Familias Solidarias a la Junta de extender su tutela de los menores extranjeros no acompañados hasta los 25 años de edad, ha avisado que «mientras más cobertura se ofrezca a estos jóvenes vulnerables, mejor», pero lo ha considerado más como un «deseo». «Vamos a empezar con lo que ya está en vigor», ha demandado.

«De acuerdo a la Ley del Menor de Andalucía, después de cumplir la mayoría de edad debería de haber un año tras los 18 con un especial seguimiento y de uso con estos jóvenes de recursos especiales dirigidos para transición, eso está en vigor y no se está cumpliendo», ha advertido.

Asimismo, ha incidido en que esta extensión de la protección «está genial», pero «clama al cielo que un menor que ha pasado por el sistema de protección de la Junta de Andalucía salga sin documentación cuando cumpla la mayoría de edad».

Arce ha explicado que esto pasa «en el mejor de los casos, por una desidia administrativa, y en el peor de los casos, por una estrategia o decisión política de no documentar a estos chicos», y por ello ha razonado que, «si se empezara a cumplir lo que ya está en vigor, habría mucho adelantado».

En este sentido, ha recordado que la denominada Ley de Extranjería (Ley Orgánica sobre derechos y libertades de los extranjeros en España y su integración social) establece que «los MENA tienen derecho a ser documentados» y «es una obligación de la administración» el promover que los menores tengan documentación cuando salen de los centros de acogida.

Por otra parte, ha censurado que tampoco se cumpla la aspiración del sistema educativo obligatorio porque uno cada cien de estos menores acaba sus estudios de la ESO, «incluso los que están tres y cuatro años en el sistema de protección de la Junta». «Vamos a cumplir una formación mínima de inclusión laboral», ha exigido.

Una «bomba que explotará»

Por su parte, el presidente de la Asociación Pro Derechos de los Niños (Prodeni), Juan Pedro Oliver, ha razonado que, «dado que cada vez van a venir más, o se hace otro tipo de política o esta bomba de relojería explotará».

En este sentido, ha exigido que «esto debería ser objeto de debate en todos los medios de comunicación, no la mera noticia de un momento», y ha afirmado que «pasa igual que con el tema de los abusos sexuales, es un problema terrible pero ningún medio le presta atención suficiente». «Salimos del paso y nos quedamos contentos. No queremos pensar», ha criticado.

Oliver ha demandado políticas comunes, ya que ante todo «no se puede hacer una política dispersa».