CÁDIZ

Tumban las cuentas de Cádiz 2012 y acusan a Navarro de tomar decisiones sin respaldo legal

La Junta General de la Sociedad advierte que se dejó de ingresar 116.000 euros por tarifas por el uso de las instalaciones de la Casa de Iberoamérica

CádizActualizado:

La polémica ha aterrizado en el salón de plenos del Ayuntamiento este viernes durante la celebración de la Junta General de la sociedad Cádiz 2012, previa al Pleno ordinario del mes de octubre, que ha terminado con el rechazo a la aprobación de las cuentas de 2017 por una cuestión más política que técnica. El argumento de fondo para el rechazo apunta al presidente de la sociedad, David Navarro, al que Ciudadanos ha acusado de haber tomado decisiones sin respaldo legal, un planteamiento que ha terminado tumbando las cuentas con el rechazo a las mismas de PP y Cs, la abstención del PSOE y el voto a favor de Por Cádiz Sí Se Puede y Ganar Cádiz.

El portavoz de Cs, Juan Manuel Pérez Dorao, ha encendido la mecha discursiva contra Navarro, al que acusa de haber tomado decisiones sin tener capacidad para ello "porque las decisiones sólo las puede tomar el consejo de administración", lo que ha provocado según el edil de la formación naranja, que la sociedad municipal haya dejado de ingresar casi 116.000 euros por su gestión de los espacios de la Casa de Iberoamérica. Pérez Dorao ha explicado que Navarro ha venido decidiendo unilateralmente, sin someterlo a aprobación del consejo de administración, que "casi" no se cobren tarifas por el uso de los espacios de la Casa de Iberoamérica a ningún colectivo o entidad que hacen uso de los mismos, lo que ha supuesto según el calendario de actos celebrados en el edificio de la antigua Cárcel Real dejar de ingresar algo más de 41.000 euros en 2016 y más de 74.000 euros en 2017, influyendo de esta manera en la situación económica de la entidad.

Este escenario ha generado según Cs una acumulación de pérdidas para la sociedad, "que de lo contrario daría beneficios" y ha atribuido al "comportamiento irregular" de David Navarro -al que también acusa de no aportar información sobre la sociedad- la responsabilidad de la situación.

El portavoz socialista, Fran González, ha puesto el acento en la gravedad del asunto y se ha mostrado partidario de que sea "objeto de análisis" la gestión que se está realizando y que ha provocado que un "menor ingreso en la sociedad" haya afectado a la misma. También le ha acusado de no dar información sobre la sociedad. Navarro ha rebatido las acusaciones de Pérez Dorao, ha negado "con acritud"que no aporte información y ha mantenido su tesis de que la Intervención "aconseja y casi obliga a la disolución de la sociedad", un extremo que de momento no se va a poder producir por el rechazo a las cuentas de 2017, que se tendrán que volver a presentar para su aprobación.