Teófila Martínez se despide visiblemente afectada - A. VÁZQUEZ
POLÍTICA

Teófila confirma que se va

La que fuera alcaldesa de Cádiz durante 20 años anuncia que no será candidata el año que viene

CÁDIZActualizado:

En los hoteles siempre pasan cosas. Al menos, en las películas y en la política. Allí han asesinado a candidatos, se han cerrado pactos secretos y se han confirmado traiciones. Cádiz, a su pequeña escala, no iba a ser menos.

En primavera de 1995 (28 de mayo), en uno de esos locales, en el Francia y París, con una fiesta de celebración de victoria electoral en las municipales, empezaba una historia política que, a nivel local, será recordada para bien, para mal o para regular. Pero recordada. Es la de Teófila Martínez Saiz (Santander, 1948). De aquel inesperado triunfo de una desconocida surgió el mandato municipal democrático más largo de la historia de la ciudad.

Fueron 20 años casi exactos (hasta el 13 de junio de 2015) por lo que su nombre está ligado a la historia social y política de la capital gaditana para siempre. En ese tiempo, fue diputada (aún lo es, en la presente legislatura), candidata a la Presidencia de la Junta de Andalucía (2004), líder de la oposición regional. Ocupó todos los cargos en la estructura provincial y autonómica de su partido. El pasado año fue nombrada presidenta de honor del PP de Cádiz. Mal augurio.

En otro hotel, 23 años después, este sábado 10 de marzo, en el Parador Atlántico, esa dirigente política que será recordada entre suspiros de melancolía, maldiciones varias o chascarrillos irónicos ha puesto fin a esa carrera política local. Ha anunciado que no será candidata a la Alcaldía de Cádiz en las elecciones municipales de 2019. A partir de este momento, sólo cabe esperar un progresivo alejamiento de la vida parlamentaria, institucional y orgánica, también de la nacional y la andaluza. Aunque ha evitado confirmar o desmentir que vaya a repetir como candidata al Congreso de los Diputados, el Senado o el Parlamento de Andalucía con su consabido “en política, en amistad y en salud no se pueden hacer planes”.

Lo que dijo, al borde de las 10.20 de este sábado es que no repetirá como candidata a la Alcaldía ni a concejal, que se acabaron 23 años de vida política municipal.

«Ha sido mi decisión meditada. Creo que es la más conveniente. Sin presiones. Agradezco a mi partido y a mi familia que me hayan dejado tomar esta decisión, que me hayan permitido hablar y explicarla», ha insistido Teófila durante su comparecencia ante la prensa gaditana en la mañana de este sábado.

"Ha sido mi decisión", insistió en cuatro ocasiones recalcando siempre el pronombre posesivo con una acentuación premeditada. "Después del día de la Mujer que vivimos el pasado jueves, quiero ser un ejemplo de mujer que toma sus propias decisiones", añadió.

Tras el anuncio principal, vino una pormenorizada relación de sus logros como alcaldesa. Comenzó con una advertencia: "No quiero ser inmodesta”. Pero aseguró que había logrado “magníficos resultados, innegables, a lo largo de 20 años. Avances para una ciudad a la hora de integrarla en la Bahía, en la provincia”. Agradeció la colaboración, en reiteradas ocasiones, a los técnicos municipales (“me quito el sombrero ante ellos, ante su trabajo”) y ante los concejales que le han acompañado en cinco mandatos distintos (1995-2015).

En su listado de logros mencionó más de una veintena de proyectos y apartados, desde la deuda recibida del PSOE: “Era de 26.000 millones de pesetas. Habían privatizado una empresa municipal, la deuda de limpieza era de 3.000 millones, expropiamos los terrenos ociosos de Astilleros, terminamos el Palacio de Congresos, reformamos Plocia...” así en una retahíla sin fin que incluyó deporte escolar, asistencia a mayores en sus domicilios, soterramiento, el primer convenio de España contra la infravivienda, dos fases de viviendas en el Cerro del Moro, Santa Catalina o nueva jefatura de Policía Local, por mencionar la mitad de los citados.

En mitad de esa exposición, aseguraba que todo eso lo había logrado "esta que está aquí”, refiriéndose a sí misma y con claro tono de reivindicación personal que considera mal pagada en las urnas. Ya se emocionaba en algunos momentos.

Llegó pedir “disculpas por los errores. Somos trabajadores, capaces y voluntariosos pero no perfectos”, dijo del conjunto de ediles populares gaditanos que ha encabezado. Como obliga la diplomacia partidista, aseguró ante una treintena de compañeros: “Vamos a ganar, vamos a volver a poner a esta ciudad donde se merece en España, en Europa y en Iberoamérica”, añadió para adelantar la campaña electoral a las municipales de 2019.

Entre sus anuncios y recuerdos, dejó caer críticas al actual Gobierno municipal de González Santos. Lo calificó de “radical” y lamentó que haya personas “que se han sentido engañadas. A los más débiles se les prometió bajar La Luna y luego se les dijo que no se puede subir. Ellos sabían de antemano que no se podía subir a por La Luna”.

Antonio Sanz tomó el relevo de Teófila Martínez para asegurar que se trataba de “un día de emociones” y reforzar, reiterar, que la decisión la ha tomado la propia exalcaldesa: “Siempre será lo que ella quiera en el PP. Mientras yo sea presidente, podrá ser lo que quiera. Siempre tendrá mi apoyo para decidir lo que quiera en el partido. Es una decisión personal, propia, que llega tras una hoja de servicios por Cádiz imposible de igualar, imposible de comparar”.

En este capítulo dedicado a la hagiografía, aseguró que es “la mejor alcaldesa de la historia de Cádiz, una de las mejores alcaldesas de la historia de España”. Luego, lo repitió alguna vez. “Nadie ha encontrado nada” reprochable, cuestionable o irregular, quiso decir Sanz, en sus 20 años de alcaldesa.

“No he conocido a nadie con tanta honestidad, con tanta lealtad y tanto compromiso, hacia Cádiz, hacia los ciudadanos y hacia las siglas del partido. Y llevo en política desde los 15 años”, remató el delegado del Gobierno en Andalucía y presidente provincial del PP

Aunque Martínez ha negado de forma tajante y constante la posibilidad de que su partido la haya apartado de la carrera para recuperar la Alcaldía de Cádiz, su recuperada actividad, la filtración hecha hace más de una semana desde Madrid o Sevilla de que no seguiría y su visible irritación en las últimas jornadas hace pensar que esta retirada tiene parte de voluntaria pero llega impulsada desde la dirección popular en busca de un relevo generacional entre los líderes del partido.

Además de empezar y terminar en hoteles, el episodio de ayer ofrece más guiños en la pequeña historia de la política municipal de Cádiz: Martínez se benefició en 1995 de una decisión similar (aunque mucho más traumática) cuando el PSOE decidió que Carlos Díaz Medina no repitiera como candidato pese a que había triunfado en 1991. Como gran matiz diferenciador, Díaz fue apartado cuando aún era alcalde. En el caso de Teófila -siempre que el partido haya intervenido- han mediado tres años entre que dejó el cargo y esta renuncia voluntaria o inducida.

En su última etapa, el predecesor socialista de Martínez se había enfrentado a la dirección de su partido y a la mayoría de sus concejales por lo que la cúpula socialista decidió apartarle de la lista a las elecciones en beneficio del efímero candidato Fermín del Moral. El resultado electoral fue catastrófico para el PSOE. Aún hoy, casi un cuarto de siglo después, lo arrastra.

En las últimas elecciones municipales (mayo de 2015) obtuvo su peor resultado histórico en la capital gaditana con sólo cinco concejales. En el caso de la dirigente popular, la adhesión de sus compañeros, o excompañeros de grupo, parece absoluta aunque en el PP nunca se hacen visibles los distanciamientos ni enfrentamientos internos. En cualquier caso, a nivel oficial y público, ese enfrentamiento no existe, se niega sistemáticamente por ambas partes. En el PSOE fue lo contrario.

La incógnita nueva, en el caso actual, del Partido Popular de Cádiz radica en el nombre del candidato que ocupe el número uno de Teófila Martínez en la lista. El debate interno incluye al desconocido José Manuel Cossi -auspiciado por el núcleo de Mercedes Colombo y Alfonso Pozuelo- para consumar la renovación o de varios de los actuales concejales del grupo popular, lo que supondría una transición más templada. Antonio Sanz aseguró que la solución a la pregunta llegará “pronto”, en cuestión de unos días, probablemente antes del encuentro regional del PP que está previsto para el próximo sábado 17 de marzo en la provincia de Málaga.

El PP local llega a esta nueva situación electoral, con la marcha de Teófila Martínez, tras ser el partido más votado en las últimas elecciones municipales (unos 22.000 votos) pero perdió más del 40% de su respaldo electoral respecto a 2011, lo que le supuso bajar de 17 a 10 ediles. La aparición del fenómeno Podemos con el apoyo de Ganar Cádiz en Común y el PSOE permitió a José María González Santos (Por Cádiz sí se Puede) obtener la Alcaldía. Desde entonces, Teófila Martínez ha desarrollado un papel secundario en la política municipal, renunció a la portavocía y apenas realizó apariciones públicas -hasta el comienzo de 2018- o intervenciones en el Pleno. Ahora anuncia su adiós a la política municipal.

Para los amantes de la mitomanía política, otra coincidencia además de los hoteles: cuando Teófila Martínez recibía con alguna lágrima las ovaciones y los aplausos de sus compañeros por anunciar su renuncia a ser candidata municipal, caía sobre el Parador Hotel Atlántico un chaparrón apocalíptico, imponente. Cuenta la leyenda que hace 101 años, cuando enterraban a Fermín Salvochea, otro icono de la política municipal gaditana, también.