Operativo policial que acabó con los dos puntos de venta en ese bloque.
Operativo policial que acabó con los dos puntos de venta en ese bloque.
SUCESOS

El fin del 'super' de la droga de la Pantoja de Cádiz

La Policía ha desarticulado el punto de venta de cocaína y heroína más activo de Extramuros que mantenía una mujer de 42 años las 24 horas del día

Actualizado:

«Los vecinos estaban hartos... no podían más». En el número 22 de la avenida del Guadalquivir se había instalado un verdadero supermercado del menudeo, un dispensario abierto las 24 horas del día, donde acudían permanentemente decenas de toxicómanos a calmar el mono que les ardía por dentro. En el primer piso de uno de esos seis bloques de la Barriada de la Paz se vendía la mayor parte de la droga que se despachaba en Cádiz, en Extramuros. Entrando a la derecha: marihuana y hachís. A la izquierda, cocaína y heroína, preparada la mayoría de las veces en dosis de 'rebujito'.

Hasta ahora que, tras un laborioso trabajo, agentes de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (UDYCO) de la Comisaría Provincial, le han echado el cierre a estos dos puntos negros del trapicheo que traían de cabeza a los vecinos. Temían que su bloque se terminara hundiendo en ese callejón sin salida donde conviven a menudo la drogadicción y la delincuencia.

Pero la Policía ha sabido ponerle fin a tiempo. Una de las investigadas caía el pasado 7 de febrero cuando era detenida en su misma casa, el lugar donde regentaba este supuesto 'negocio'. A M.M.C.B., 42 años y conocida entre sus allegados como 'La Pantoja de Cádiz', se le acusa de un delito contra la salud pública. No era la primera vez que la arrestaban. Hace apenas un mes era también llevada ante la juez por el mismo motivo pero fue puesta en libertad con cargos. Según los investigadores, tras salir de los juzgados de San José, no tardó mucho tiempo en volver a las andadas, en abrir de nuevo su vivienda para trapichear. Su especialidad, como indican las mismas fuentes, la cocaína y la heroína, dispensada la mayoría de las veces como 'rebujito', la mezcla de ambas, y que se ha convertido ya en la principal droga consumida entre los politoxicómanos.

«Era un reguero continúo, vendía cientos de papelas», cuentan de ella. «La que más vendía de Puerta Tierra», insisten. Por lo visto le surtían desde Sanlúcar. Allí le compraban supuestamente la mercancía que luego vendía en Cádiz capital. Al parecer sus compradores no se tenían que complicar demasiado la vida para hacerse con la dosis. Llamaban al telefonillo, se les abría y, a veces, en el mismo descansillo realizaban el intercambio.

La investigación se inició a raíz de informaciones propias de la Policía, pero también llegadas de las numerosas quejas vecinales que dieron a conocer la existencia de este punto negro muy activo.

Entonces fueron a ver qué estaba pasando. Y tras investigar el caso, concluyeron que lo que pasaba es que no había solo un vendedor en ese bloque, sino dos. Uno frente a otro. Así se lanzó un operativo el pasado 11 de enero. En uno de los pisos, regentado por un hombre de 31 años, había «un «auténtico supermercado de cannabis» además de cocaína y hachís. Previamente, en las labores de vigilancia, la Policía había interceptado a doce de sus compradores que salían con la dosis lista para consumir. Al detenido también se le decomisaron cuatro balanzas de precisión, un teléfono móvil de última generación, utensilios para la manipulación de las sustancias estupefacientes y 245 euros en billetes fraccionados. Tras pasar a disposición judicial, ingresó en prisión.

En la casa de 'La Pantoja' también encontraron droga:dos envoltorios de rebujito, trozos de hachís, catorce comprimidos de metadona, ansiolíticos, hasta siete móviles y utensilios para el trapicheo. E interceptaron a varios compradores. Fue al juzgado y quedó en libertad. Los investigadores continuaron con sus dispositivos de vigilancia sobre su domicilio y nuevamente procedieron en distintas fechas recientes a la interceptación de otros nueve de sus clientes. Tras ser detenida por segunda vez, ha ingresado en prisión.