Estado en el que quedó la moto.
Estado en el que quedó la moto. - LA VOZ
SUCESOS

Le roban la moto y aparece destrozada en los bloques frente a las Puertas de Tierra

La Policía informa de que estos actos vandálicos suceden a menudo y aconseja a los propietarios tomar medidas de seguridad sobre los vehículos

CádizActualizado:

Sábado por la tarde. Antonio aparca su moto, como hace cada día, bajo su casa, en el centro de Cádiz. Cuando baja, al día siguiente, ya no está. Se la han robado. Por la noche le llama la Policía, su moto ha aparecido, pero al final de los bloques de la playa, a la altura del 'campo hondo', como se conocen en Cádiz las pistas deportivas del instituto Columela, en los fosos de las Puertas de Tierra y «con el frontal hecho polvo», declara Antonio a este periódico.

El propietario de la moto cree que es una «niñatada», mientras asegura, disgustado como es lógico, que «parece que tiene arreglo, pero me va a costar bastante dinero». Asimismo, explica que le consta que no es la única moto que fue sustraída esa noche y que es algo habitual.

Competición de robos

Esta declaración la ratifica la Policía Nacional, que asegura a este periódico que hay dos bandas de jóvenes en Cádiz que compiten por ver quién roba más motos en la misma noche y que las sustracciones se producen con asiduidad. «Las motos se roban normalmente por dos motivos. O los delincuentes para desplazarse y realizar actos delictivos o por gamberrada».

Para intentar acabar con estos delitos los agentes patrullan por el centro de Cádiz y realizan controles preventivos a las motos, pidiendo papeles del vehículo e identificando al conductor. «Así se recuperan bastantes, incluso antes de que los propietarios se percaten del robo», señalan fuentes de la Policía Nacional. Además, la colaboración ciudadana también da frutos al respecto y muchos vecinos avisan a la Policía cuando ven o escuchan que alguién está manipulando una moto. «Los pillamos 'in fraganti'», destacan estas fuentes. Y entonces, a los ladrones se les imputan delitos de hurto o robo con fuerza. Si no es así, resulta «muy difícil tener elementos de prueba para incriminarles en la sustracción».

Estas fuentes de la Policía Nacional avisan de que los robos de vehículos incrementan en fiestas, Carnaval y verano. Por eso, aconsejan a los propietarios que pongan «doble pitón, en la rueda trasera y en la delantera y también bloqueo del manillar. Incluso, si es posible, algún elemento que desactive la batería». Todo lo posible para ponérselo más complicado a los que no respetan lo ajeno.