Un grupo de turistas en el aeropuerto de Jerez
Turismo

La quiebra de Thomas Cook afectará «de forma leve» a los hoteles de Conil, Chiclana y Rota

El aeropuerto de Jerez mantiene los 28 vuelos de esta semana con Condor, su compañía filial, que seguirá con su actividad

Nuria Agrafojo
CádizActualizado:

La provincia de Cádiz sufrirá de forma leve el impacto que va a provocar en el sector turístico la quiebra del segundo gran operador mundial de viajes, el todopoderoso Thomas Cook. El fracaso de las negociaciones con su principal accionista y acreedores para encontrar un rescate a su situación financiera, ha llevado a la compañía a anunciar esta mañana la suspensión de pagos y el cese de actividad.

La noticia ha cogido por sorpresa a autoridades, hoteles e incluso a los propios clientes, que se encuentran atrapados en sus respectivos destinos a la espera de ser repatriados dentro de una enorme operación de rescate que ha puesto en marcha el gobierno junto a las compañías de seguros y que ya se está ejecutando.

Esta crisis también se dejará sentir en la provincia de Cádiz, donde el touroperador tenía acuerdos con diferentes hoteles de costa en localidades como Conil, Chiclana o Rota. Sin embargo, su impacto será mucho menor en Andalucía que en otras comunidades como Canarias o Baleares, donde el grupo tenía hoteles y miles de reservas al año.

En Cádiz, la actividad de Thomas Cook se limita a determinados acuerdos de touroperación con hoteles, principalmente en zonas de costa, donde suele hospedarse el turismo británico, algo poco habitual en el litoral gaditano, donde predomina el turismo alemán. Ni siquiera contaba ya con vuelos directamente fletados por Thomas Cook al aeropuerto de Jerez. De hecho, el grupo de viajes no tenía activa ninguna ruta con Jerez ni a corto ni a medio plazo.

Condor y sus 28 vuelos con Jerez

No obstante, su clientela llega a la provincia de Cádiz a través de Condor, la compañía áerea filial alemana de la empresa británica. Precisamente, Condor ha anunciado esta mañana que seguirá con su actividad, por lo que los clientes británicos vinculados a Thomas Cook que se encontraban en la provincia gaditana salieron a primera hora de la mañana desde el aeropuerto jerezano en una de las rutas de Condor, que hará lo mismo en el vuelo que está programado para esta tarde. Según hizo público la compañía, «Condor sigue operando como sociedad alemana. Para evitar una falta de liquidez de Condor, se ha pedido un préstamo garantizado por el Estado. El gobierno federal (alemán) examina esta cuestión», ha declarado la compañía, que tiene una flota de unos 40 aviones.

En total, Condor tiene programados un total de 28 vuelos con salida o llegada a Jerez, con un total de seis destinos vinculados: Hamburgo, Frankfurt, Hannover, Munich, Dusseldorf y Stuttgart.

El principal problema de la caída de Thomas Cook la tienen ahora los empresarios del sector hotelero que se han visto afectados. En primer lugar, tendrán que afrontar la deuda que les va a dejar el touroperador por los contratos que estaban en vigor y que no estaban abonados. Además, los hoteles ya se están viendo obligados desde el día de hoy a pedir garantías de pago a los clientes que viajan vinculados al grupo británico. En principio, tendrán que ser ellos los que abonen los costes de su estancia y posteriomente reclamar a Thomas Cook, a la compañía de seguros o al gobierno británico su reembolso. Se trata de la única fórmula que tienen los empresarios gaditanos de asegurarse que van a cobrar por sus servicios.

Por su parte, desde Horeca han asegurado que el impacto que tendrá la quiebra del touroperador en el sector turístico de la provincia de Cádiz sólo se dejará sentir a corto plazo ya que, con toda probabilidad, este caladero de negocio será asumido por el otro gran operador TUI y por otros grupos de viajes más pequeños.

A nivel nacional, la aviación civil británica ha anunciado que repatriará a los viajeros desde once destinos españoles: Alicante, Almería, Girona, Reus, Ibiza, Menorca, Palma, Fuerteventura, Gran Canaria, Lanzarote y Tenerife.

Por su parte, el vicepresidente de la Junta de Andalucía y consejero de Turismo, Juan Marín, se ha puesto en contacto con la secretaria de Estado de Turismo, Isabel Oliver, para abordar la quiebra del operador de viajes británico Thomas Cook, si bien su impacto en Andalucía «no es tan importante» como en otras comunidades autónomas.

Así lo ha trasladado el propio Marín, que ha reconocido que en la Junta han acogido con preocupación la noticia de la quiebra de Thomas Cook, por lo que «inmediatamente nos hemos puesto al habla con el Ministerio de Turismo del Gobierno de España a través de la secretaria de Estado, Isabel Oliver».

En dicha conversación, Oliver ha transmitido a Marín que «inmediatamente se han puesto en contacto» desde el Ejecutivo central «con el Gobierno de Reino Unido, que va a poner en marcha todas las medidas necesarias para devolver la normalidad y que todos los viajeros que se puedan ver afectados por la quiebra de esta empresa británica puedan volver a su país de origen una vez que vayan terminando sus vacaciones, igual que también los españoles» que están en países como Reino Unido y Alemania, según ha expuesto el vicepresidente andaluz.

El vicepresidente de la Junta ha puntualizado que, en Andalucía, el impacto de la quiebra de Thomas Cook «no es tan importante como en Baleares y otras comunidades autónomas, pero estamos a la expectativa de ver si se nos convoca por parte del Ministerio en los próximos días para una reunión en Madrid poder seguir avanzando para devolver la normalidad a esta situación» que, según ha reconocido, «afecta al turismo, que es un motor económico para Andalucía y el conjunto de España y Europa», según ha abundado Marín, quien ha concluido señalando que «no esperábamos este desenlace en una compañía internacional como es la británica», ha concluído.