PRESUPUESTOS

El PSOE fuerza al gobierno de Kichi a rectificar y apoyar a las informadoras turísticas

El ejecutivo local ha presentado 'in extremis' dos enmiendas de sustitución y finalmente estimará las reclamaciones de las trabajadoras y de la fundación Márgenes y Vínculos

CádizActualizado:

Si en el Mundial de Rusia varios partidos se decidieron en la tanda de penalties, los presupuestos municipales de Cádiz del ejercicio 2018 no se quedan atrás, ni en espectáculo, ni en estrategia ni en emoción.

Este miércoles el equipo de gobierno anunciaba en la comisión informativa previa al Pleno de presupuestos que no apoyaría las alegaciones presentadas por diversos colectivos contra las cuentas municipales, que se aprobarán de manera definitiva este viernes. Entre ellas se encontraban las de las 7 trabajadoras turísticas pendientes de subrogación, que inicialmente sí habían recibido el apoyo del gobierno local, además del de la oposición.

Veinticuatro horas después, una jugada de estrategia del PSOE ha dado la vuelta al marcador y el gobierno de José María González Santos ha rectificado presentando 'in extremis' una enmienda a su propia decisión de rechazar todas las alegaciones al presupuesto. De esta manera, finalmente apoyará las reclamaciones que presentó Emilia Tello Barrios, en representación de la plantilla de informadoras turísticas, y la fundación Márgenes y Vínculos, relativa a pagos pendientes a la entidad correspondiente a años anteriores.

El rechazo del gobierno a sendas alegaciones le habría costado probablemente al ejecutivo de Kichi no poder sacar los presupuestos definitivos, los primeros del actual alcalde, adelante. Se sabía que las votaciones de esas dos reclamaciones las perdería el equipo de gobierno por el voto favorable del PSOE. Los socialistas (y el resto de la oposición) han hecho público por activa y por pasiva su adhesión a la causa de las trabajadoras y a la reinvidicación de Márgenes y Vínculos.

Las opciones para el gobierno de Kichi se reducían a una: el apoyo del PSOE a las cuentas a cambio de que se admitieran esas dos reclamaciones. Para el gobierno de Kichi el cálculo del coste político estaba claro. Mejor enmendarse a sí mismos en el último minuto que no tener presupuesto y sí un 'motín' a diez meses de las elecciones municipales de 2019.

Todo apunta a que mañana viernes las trabajadoras de los puntos de información turística verán la recompensa a su tesón y la fundación Márgenes y Vínculos podrá asegurarse la continuidad de su labor social en Cádiz. No correrán la misma suerte UGT, ni CCOO, ni el grupo municipal popular, cuyas respectivas reclamaciones al acuerdo de presupuesto ni siquiera tocarán el palo de la portería.

El gol en este torneo de los presupuestos municipales de Cádiz quizás no ha sido de Mbappe pero ha sido por toda la escuadra.

Casi 150 millones

Los presupuestos para el ejercicio de 2018 fueron aprobados inicialmente el pasado 5 de junio con los votos a favor del equipo de gobierno -Por Cádiz Sí se Puede y Ganar Cádiz-, PSOE y Ciudadanos, y la oposición del PP, por un montante de 146.946.038 euros.

En dicho pleno de aprobación inicial José María González, dijo de los presupuestos de 2018 que serían, más que cifras sobre el papel, «el futuro y el impulso para la ciudad» que quieren los gaditanos.

Vertebró su discurso en torno a los conceptos de bienestar, felicidad y futuro para concretar los proyectos que el ayuntamiento llevará a cabo con las cuentas municipales: el cinturón universitario, un carril bici «digno y seguro junto a unas bandas de rodaduras que favorezcan la circulación», el museo del carnaval, la reurbanización de Astilleros y más inversión para el parque Genovés, entre otros.

La importancia añadida de estos presupuestos viene dada porque porque serían los primeros de la etapa de José María González al frente de la alcaldía, tras tres años de gestión y tras tener en su haber la anulación por parte del TSJA de los que iban a ser sus primeros presupuestos.