Irene García, presidenta de la Diputación, con Fran González, candidato a la Alcaldía en Cádiz.
Irene García, presidenta de la Diputación, con Fran González, candidato a la Alcaldía en Cádiz. - LA VOZ
Elecciones Municipales 2019

El PSOE conserva su mayoría en la Diputación pero necesitará más apoyo

Pese a su incremento de votos y concejales pierde un diputado (pasa a 14) por la fragmentación de la oposición, con aparición de Cs y La Línea 100x100 además del derrumbe del PP, que pierde 39 ediles respecto a 2015

CádizActualizado:

La traducción de los resultados electorales a diputados provinciales resulta compleja. La división por partidos judiciales hace que los números tengan distinta influencia en cada comarca, más allá del margen de votos obtenidos a escala provincial.

Es la explicación de una aparente contradicción en la Diputación Provincial. Y es que, con el 99,3% de los votos escrutados, el PSOE reafirma el poder que tenía en la Diputación Provincial pero retrocede pese a ganar apoyo electoral. Los socialistas recuperaron en 2015 la Presidencia, encarnada por Irene García, tras un breve periodo de cuatro años de gobierno del PP. Era el primero de la historia de los populares al frente de la Corporación Provincial y no tuvo renovación. El PSOE recuperaba entonces el poder provincial con 15 diputados, a uno de la mayoría absoluta, en primavera de 2015.

A falta de confirmación definitiva, parece que esa situación obtuvo ayer cuatro años de prórroga pero con un leve retroceso. Los socialistas obtienen 284 concejales en la provincia, once más que hace cuatro años. Su porcentaje de apoyo electoral sube casi tres puntos porcentuales, hasta el 31,1%. Sin embargo, los números absolutos tienen una importancia relativa en el complejo reparto por partidos judiciales de la Diputación. Aunque los socialistas hayan visto incrementada su representación en ciudades tan pobladas como Jerez (donde sube tres concejales) y Algeciras (donde añade dos ediles al grupo), el recuento provisional les deja ahora con 14 diputados en el Palacio Provincial de la Plaza de España, uno menos que en 2015.

El desplome del PP a escala provincial es otra de las conclusiones de la jornada electoral. Se deja casi 34.000 votos respecto a 2015 si se suman todos los municipios gaditanos, lo que le supone un retroceso de 36 concejales respecto a las municipales de 2015 en términos provinciales. Así, pasa de tener doce diputados provinciales a quedarse con nueve. Este dato supone además que la oposición queda mucho más fragmentada.

Ciudadanos, con un incremento de 23 concejales en toda la provincia, logra representación en el Pleno de la Diputación con un diputado. Las diferentes marcas de Podemos, con José María González al frente, dobla su presencia y pasa a dos diputados gracias a su ascenso de votos en la capital gaditana y en ciudades como Jerez.

Vox pasa de ningún concejal en la provincia a tener diez, de apenas 634 votos en 2015 a casi 14.000 (13.968 al 99,3% del escrutinio). Sin embargo, este voto está diseminado y no da representación en la Diputación. Todo lo contrario que formaciones como La Línea 100x100, que concentra sus 15.640 votos (21 concejales de 25 posibles) en un solo partido judicial, lo que le otorga dos llamativos diputados provinciales. Andalucía x Sí obtiene otros dos diputados gracias a sumar casi 24.000 votos en feudos como Puerto Real y municipios del Campo de Gibraltar. Izquierda Unida logra el diputado restante de los 31 totales.

Debate interno del PSOE

Caso de que se confirme la mayoría absoluta del PSOE (sólo tendría que pasar de los 15 diputados actuales a sumar 16), los socialistas tendrán que afrontar un debate interno. El Comité Federal, a través de José Luis Ábalos, pretende influir en la formación del grupo socialista en la Diputación Provincial, designando a su presidente. Tanto en Cádiz como en Sevilla. En ambas provincias, las direcciones provinciales ya han anunciado que no permitirán esa intromisión, lo que podría provocar un conflicto de imprevisibles consecuencias.