Los líderes nacionales del PSOE, PP y Ciudadanos han arropado a sus candidatos en la provincia durante la campaña.
Los líderes nacionales del PSOE, PP y Ciudadanos han arropado a sus candidatos en la provincia durante la campaña. - FOTOS: A. V. / F. J.
ELECCIONES AUTONÓMICAS 2D

Los primeros espadas de los partidos eligieron Cádiz en esta campaña

Salvo Pablo Iglesias, todos los líderes nacionales han arropado a sus candidatos con varias visitas a la provincia, donde están llamados a votar un millón de gaditanos

CÁDIZActualizado:

Un total de 993.739 gaditanos están llamados a acudir a las urnas durante toda la jornada de este domingo dos de diciembre, en la que se decidirá quién gobernará en Andalucía los próximos cuatro años.

No obstante, el escenario político -desde que irrumpieran nuevas fuerzas políticas como Podemos o Ciudadanos- hace que sea más que previsible un largo periodo de negociación para conseguir formar un nuevo gobierno, pudiendo derivar incluso en la repetición de las Elecciones Autonómicas.

La época del bipartidismo tanto en Andalucía como en la provincia está claro que ya es historia y, tal y como se han encargado de repetir todos los líderes políticos durante esta campaña electoral, los ciudadanos ya hablaron en las urnas en anteriores convocatorias ratificando que serán necesarios pactos o acuerdos de gobernabilidad.

Destacar que el censo en la provincia se ha incrementado para esta cita electoral en 3.685 electores con respecto al de las pasadas Autonómicas de 2015.

Cádiz aporta, al igual que en las anteriores, 15 diputados al Parlamento andaluz, compuesto en la actualidad por 109. De estos 15, seis corresponden al PSOE, cuatro al PP, tres a Podemos, uno a Ciudadanos y uno a Izquierda Unida.

En estos comicios, se han presentado en total quince listas electorales, es decir, tres más que en las elecciones de 2015 y cada una de las candidaturas la integran quince personas más cuatro suplentes, por lo que participan alrededor de 283 personas.

Con respecto a la participación, destacar que en las pasadas autonómicas en la provincia de Cádiz fue bastante alta, de un 59,1%, situando al PSOE como la fuerza más votada con 179.843 votos (31,6%), y seis parlamentarios, frente al PP, con 4 diputados ( 24,1%) y 133.491 votos, quedando como segunda fuerza. Por su parte, Podemos sorprendió al conseguir un total de 3 parlamentarios (18,8%) y 107.334 votos. Ciudadanos consiguió 59.244 votos (10%) y un diputado por la provincia; e IU 38.018 votos (6,6%) y un representante en el Parlamento andaluz. Los andalucistas y Upyd no obtuvieron representación por Cádiz.

En las pasadas Elecciones de 2015, el Partido Popular fue el principal perjudicado con la pérdida de 75.000 votos y de tres diputados. El PSOE, aunque consiguió seis escaños que lo convertían en la primera fuerza de la provincia, perdió un total de 6.500 votos y un diputado. Se daba entonces un vuelco a los resultados obtenidos en las Autonómicas de 2012, en las que la hegemonía era para el PP, con siete diputados ocupando los socialistas el segundo lugar en el ranking, seguidos de Izquierda Unida, que obtuvo dos parlamentarios.

La irrupción de Vox

La llegada de Podemos y de Ciudadanos en 2015 cambió por completo el mapa político y la tarta se repartía entre más comensales. Ahora, en 2018, además de estas cuatro fuerzas políticas, ha entrado con fuerza en los últimos días de la campaña electoral la formación Vox, que podría servir de apoyo a los partidos de centro derecha (PP y Cs) para una posible coalición que acabaría con los cerca de 40 años de PSOE en Andalucía.

Aunque el PSOE parte como favorito en las encuestas, los resultados de estas elecciones son una auténtica incógnita que se despejará cuando comience el recuento de votos.

Los socialistas, liderados en la provincia gaditana por el número dos de Susana Díaz en la Junta de Andalucía, Manuel Jiménez Barrios, han llevado a cabo una campaña muy tranquila y sabiendo que parten como ganadores según todas las encuestas que se han ido publicando en las últimas semanas en los medios de comunicación.

Sin duda alguna el PSOE ha sido el blanco de todas las críticas y ataques de sus adversarios, que han utilizado como argumento la falta de gestión y las ganas de cambio de gobierno tras cerca de 40 años de socialismo en Andalucía. A pesar de estas críticas, el PSOE se ha mantenido firme y se ha defendido en todo momento argumentando que el resto de formaciones no tienen proyecto recurriendo al insulto, a las críticas y a la crispación.

De las escasas apariciones que ha hecho el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante esta campaña electoral, Cádiz ha sido una de las provincias elegidas para compartir cartel con Susana Díaz intentando así dar una imagen de unidad en el partido. En concreto, el dirigente socialista acudió a uno de los feudos socialistas de la provincia, Chiclana, gobernado por José María Román, uno de sus máximos defensores en el proceso de las primarias.

El acto no estuvo exento de polémica ya que tuvieron que desalojar del local a una mujer que interrumpió el discurso de la candidata socialista gritando y desplegando una pancarta en la que se podía leer «voto nulo». A esta anécdota se unió el desalojo por parte de los servicios sanitarios de una persona a la que le dio un golpe de calor en el recinto, sufriendo un desvanecimiento.

Por su parte, el PP ha vivido una campaña frenética con multitud de actos en todas y cada una de las comarcas de la provincia. Su candidato, Pepe Ortiz, ha demostrado su estrecha vinculación con la nueva dirección del Partido Popular a nivel nacional y con su presidente, Pablo Casado, que ha visitado en varias ocasiones la provincia, al igual que otros líderes populares y exministros.

Con una campaña «en positivo», definida por el propio Ortiz , el número uno del PP por Cádiz al Parlamento ha reiterado por activa y por pasiva que su partido es la única garantía de cambio en Andalucía. Consciente de la necesidad de alianzas, el PP no descarta una negociación a partir de mañana con Cs y con Vox, tal y como declaró el propio Casado en los Foros de LA VOZ, donde manifestó que «el PP estará encantado de recibir los votos de aquellos que quieran cambiar Andalucía».

Ilusión o recelo

La duda sobre el PP es si mantendrá los cuatro diputados actuales, los incrementará o los reducirá ante el auge de Ciudadanos y la aparición de Vox. En cualquier caso, se trata de una prueba de fuego que determinará si el cambio en la dirección del PP a nivel nacional y la renovación en las listas ha despertado entre el electorado ilusión o recelo.

En cuanto a Podemos, al acudir a esta cita electoral junto a la antigua Izquierda Unida a modo de confluencia con el nombre Adelante Andalucía, está por ver si sumarán o no más diputados y si su electorado perdonará a su líder, la gaditana Teresa Rodríguez, que se haya presentado por la provincia de Málaga en lugar de por la de Cádiz. En cualquier caso, la presencia de Rodríguez en la campaña electoral gaditana apoyando a su candidata, Ángela Aguilera, ha sido también destacada.

El número uno de Ciudadanos, Sergio Romero, también ha recorrido de palmo a palmo la provincia reivindicando el cambio en Andalucía. Conscientes de que las encuestas arrojan una subida de esta formación, han rentabilizado sus aportaciones a la gestión de Susana Díaz en los últimos tres años aunque han insistido en que no pactarán tras estos comicios.

Los guiños al PP han sido constantes durante toda la campaña, en la que han contado con la presencia no solo de Inés Arrimadas en varias ocasiones sino de su líder a nivel nacional, Albert Rivera, que coincidió en la provincia el mismo día con Pedro Sánchez y Pablo Casado.

Por último, destacar que Vox -del que apenas se ha hablado durante la campaña- ha sido el foco en la recta final por los posibles pactos postelectorales.