SUCESOS

La Policía Nacional detiene en tres días a tres personas por robos en Cádiz

Todos los arrestados habían utilizado un husillo para reventar una puerta de un bar y la ventana de un coche pero fueron interceptados casi de inmediato

Actualizado:

La Policía Nacional continúa trabajando para evitar que se produzcan hurtos y robos en la capital gaditana ante la insistencia de delincuentes, la mayoría con numerosos antecedentes, que siguen intentando pegar ‘palos’ para llevarse el botín que puedan. Tanto reventando comercios como también vehículos que están aparcados en la vía pública.

Y el trabajo de vigilancia y control que realiza la Policía obtiene también sus frutos. Según ha podido saber este periódico en los últimos días los agentes de radiopatrullas de la Brigada de Seguridad Ciudadana han podido detener a varios presuntos autores de diferentes robos o intentos de asaltos en la capital gaditana. Al menos, tres de ellos se han producido en tan solo tres días.

El primero, el pasado sábado día 23 cuando en torno a las siete de la mañana se recibió el aviso de un vecino que llamó a la sala para alertar de que había visto a una persona arrancando uno de estos husillos de la calle. Los agentes se dirigieron hacia el lugar y comprobaron que en el Paseo Marítimo había un coche al que le habían reventado una ventana. El radiopatrulla peinó entonces la zona y observó a una persona que coincidía con la descripción dada por el requirente.

Al identificarlo comprobaron además que tenía un amplio historial de antecedentes por delitos similares como robos, hurtos y también tráfico de drogas. Su actitud fue bastante sospechosa, mostrándose nervioso y con las manos sucias, posiblemente de haber arrancado la tapa de la alcantarilla. Los agentes procedieron entonces a detenerlo como el presunto autor de los hechos, no sin que éste se resistiera a ser arrestado.

Y también de madrugada, el pasado jueves, alrededor de las seis y media de la mañana, otro vecino vio a una persona quitando otro husillo en la calle. También alertó a la Policía. Entonces los indicativos que estaban de servicio se dirigieron al aviso y vieron a una pareja que coincidía con la descripción aportada por el testigo. Cuando procedían a su identificación, los agentes se percataron que el hombre llevaba en una bolsa un portátil asegurando que era de su propiedad.

Sin embargo, sospechando que podría estar mintiendo, los policías lo observaron y vieron que había documentos que correspondían al inventario y a los turnos de trabajo de un bar cercano. Entonces otra patrulla se dirigió a dicho establecimiento en la calle Corralón de los Carros y observaron que tenía la puerta forzada. La pareja, con antecedentes por delitos similares, quedó también detenida como presuntos autores de estos hechos y se investiga si podrían estar detrás de otros robos cometidos en la capital.