SUCESOS

El polémico youtuber Karlos Puest es detenido e ingresa en prisión

Sobre Juan Carlos Prieto, condenado a seis meses por insultar y amenazar en sus vídeos al concejal de Cádiz José Blas Fernández, pesaba una orden de busca y detención

Actualizado:

El polémico youtuber gaditano conocido en las redes como Karlos Puest ha ingresado en prisión después de que haya sido detenido por la Guardia Civil en Arcos. Sobre Juan Carlos Prieto (su nombre real) había activada una orden de busca y detención dictada por el Juzgado de lo Penal número 4 de Cádiz. Está condenado a seis meses de cárcel por insultar y amenazar de manera reiterada en sus vídeos al concejal del Partido Popular, José Blas Fernández.

Según ha podido saber este periódico, la detención se produjo el pasado viernes cuando Prieto se encontraba en un bar de la barriada de La Sierpe en Arcos. Al puesto de la localidad había llegado cierta información policial de que el fugado podría encontrarse por la zona. Dos agentes del Puesto Principal del municipio se personaron entonces en el establecimiento. Estaba acompañado de una mujer. Le pidieron que se identificara pero iba indocumentado. Se negó a decir su nombre verdadero y fue entonces cuando, ante las sospechas de que podía tratarse del prófugo, lo trasladaron en la patrulla al cuartel para reseñarlo y comprobar su identidad con el cotejo de huellas dactilares. Además su físico cuadraba exactamente con la foto de la ficha policial.

Una vez ya plenamente identificado como Juan Carlos Prieto y al tener pendiente la requisitoria judicial, fue puesto a disposición del juzgado de Arcos que decretó su ingreso en prisión por no haber satisfecho la pena de días-multa a la que había sido condenado.

Fugado desde octubre

El polémico youtuber permanecía prófugo de la justicia desde el mes de octubre del pasado año. Los rumores apuntaban a que podría encontrarse en Valencia, o incluso en Marruecos. Su defensa había intentado evitar el ingreso de Puest en un centro penitenciario con diversos recursos, sin embargo la Audiencia Provincial no los admitió dictando el auto de prisión al considerar que Prieto no había mostrado arrepentimiento tras los hechos y había continuado con los insultos. Además se le impuso una multa de 4.800 euros que no abonó declarándose insolvente.

Hay que recordar también que sobre el procesado pesaban otros fallos condenatorios anteriores por haber igualmente insultado y amenazado en los vídeos que publicaba en la plataforma Youtube al concejal popular Ignacio Romaní y a la Policía Local de Cádiz.