Un taxi circula junto a un Uber estacionado en el Paseo Marítimo en el estreno de la compañía en Cádiz.
Un taxi circula junto a un Uber estacionado en el Paseo Marítimo en el estreno de la compañía en Cádiz. - Antonio Vázquez
Cádiz

Un pasajero de Uber denuncia ante la Policía Nacional el acoso de los taxistas de Cádiz

El cliente, un turista natural de Pamplona, certifica que «temía por su vida» y la de su familia: «Casi tuvimos un accidente»

Fran M. Galbarro
CádizActualizado:

Las persecuciones a los vehículos de Uber en la ciudad de Cádiz no cesan. Cada vez son más las denuncias por coacciones interpuestas ante la Policía Nacional y no sólo por los conductores de VTC. La última fue presentada también por un pasajero, quien la semana pasada manifestó en Comisaría que en uno de estos episodios «temía por su vida» y la de su familia «ante la posibilidad de tener un accidente».

El cliente viajaba con su mujer y sus dos hijos, de 13 y 17 años de edad. Los tres, según su versión, llegaron a «tener un ataque de ansiedad», ya que tuvieron problemas «hasta para poder acceder al vehículo». Esto, unido a que durante el trayecto estuvieron «a punto de tener accidentes de tráfico debido a esa actitud por parte de los taxistas», le animó a presentar una denuncia junto al conductor en la Comisaría de la Policía Nacional en El Puerto.

El afectado, un turista natural de Pamplona, contrató a través de la aplicación un servicio para viajar desde la avenida Duque de Nájera, en Cádiz, hasta el hotel Puerto Bahía Spa de El Puerto. Cuando el vehículo de Uber llegó al lugar acordado, «tres vehículos se pusieron alrededor» del coche «intentando impedir» que el cliente «acceda al vehículo junto a su familia», según el atestado, al que ha tenido acceso este medio. El trabajador de la compañía, que firma la denuncia de forma conjunta con su cliente, recibió el aviso en Valdelagrana y «observó cómo un taxi se pegaba a su coche por la parte trasera» ya a la entrada de Cádiz por el Puente de la Constitución.

Una jornada más tarde una conductora de Uber presentó otra denuncia ante la Policía Nacional alegando que los taxistas golpearon su vehículo e impidieron que finalizara su servicio

El hijo del cliente, menor de edad, accedió al coche de Uber «con éste en marcha, a poca velocidad, debido al atosigamiento de tres vehículos», «tres taxis» que les persiguieron «llegándose a saltar incluso algunos semáforos para no perderlos de vista», siempre según la versión de los denunciantes. Tanto el pasajero como el conductor de Uber señalan el hecho de que durante el trayecto varios taxistas estuvieron «echándole fotos». Las persecuciones de los taxistas se mantuvieron hasta la salida del Polígono del Río San Pedro, según los denunciantes, que «han podido anotar la matrícula de uno de los taxis».

Contactado por este medio, el pasajero se mostró sorprendido con el día a día de los conductores de Uber en la ciudad. A pesar de que en Pamplona no existe este servicio, lo ha usado en otras ciudades «sin ningún problema».