Los proyectos del nuevo hotel de la estación y del mercado gastronómico están paralizados a la espera del acuerdo entre Ayuntamiento y Adif.
Los proyectos del nuevo hotel de la estación y del mercado gastronómico están paralizados a la espera del acuerdo entre Ayuntamiento y Adif. - FRANCIS JIMÉNEZ
PLAN PLAZA DE SEVILLA

Las obras de suministros frenan el hotel y el mercado de la estación

Los promotores del nuevo centro gastronómico y la cadena Barceló están a expensas del acuerdo entre Ayuntamiento y Adif para iniciar ambos proyectos

CÁDIZActualizado:

La Plaza de Sevilla se configura como uno de los más importantes espacios de transformación de la capital gaditana en los próximos años. Además de convertirse en un gran centro intermodal de transporte, donde confluirán el tren, el barco, el autobús, el tranvía y la bicicleta; está destinado a ser uno de los más importantes motores para el desarrollo económico de la ciudad y para la generación de empleo y riqueza.

Aunque desde el año 2008 existe un convenio de colaboración firmado por el Ministerio de Fomento, el Ayuntamiento de Cádiz, Adif y Junta de Andalucía para la gestión y ordenación de la estación ferroviaria de Cádiz y su área de influencia (Plaza de Sevilla), lo cierto es que -diez años después- los avances han sido practicamente nulos.

Tan solo se ha conseguido inaugurar una nueva estación de autobuses y comenzar con las obras provisionales de la avenida de Astilleros, donde se crearán dos aparcamientos en superficie (una vez descartado el subterráneo planeado por el anterior equipo de Gobierno), se mejorará la calzada y el acerado y se incorporará el carril bici.

El Ayuntamiento ha remarcado que estas obras son de carácter provisional ya que las previsiones apuntan a un proyecto mucho más ambicioso en el que la avenida de Astilleros se convertiría en una vía con cuatro carriles de doble sentido.

No obstante, su adecentamiento se hacía más que necesario teniendo en cuenta que diariamente soporta el paso de numerosos vehículos procedentes del nuevo puente de la Constitución de 1812 y que se ha convertido en uno de los puntos negros del tráfico de la capital gaditana.

Pero aunque el Plan Plaza de Sevilla ha empezado a desbloquearse, aún quedan por salvar diversos escollos que impiden que se materialicen proyectos tan importantes como el nuevo hotel, que se construirá sobre el vestíbulo de la estación de trenes, o el mercado gastronómico, que irá situado en la vieja estación ya rehabilitada aunque actualmente cerrada.

Modificaciones en el convenio

Los promotores de ambos proyectos están a la espera de que, por un lado, se firme una adenda del convenio de 2008 en la que se incorporarán algunas modificaciones al mismo y, por otro, que Adif y Ayuntamiento lleguen a un acuerdo para que se resuelvan las conexiones de los suministros de agua, luz y saneamiento, requisito imprescindible para que se puedan poner en marcha los proyectos del hotel y el mercado.

En el caso del mercado gastronómico, cuya comercialización se está llevando a cabo sin ningún problema, en próximas fechas está previsto la celebración de una reunión en el Consistorio para que los promotores conozcan con más detalle la situación en la que se encuentran las negociaciones entre ambas instituciones.

El objetivo es poder solventarlas cuanto antes para comenzar con los trabajos -con un plazo de ejecución de entre 10 y 12 meses- y que las instalaciones puedan abrir sus puertas a finales de próximo año 2019 o, a lo sumo, a principios de 2020.

Estos promotores, que avanzan en el aspecto comercial, están a la espera -desde hace dos años aproximadamente- a que se dé una solución a las conexiones de luz y agua, aspecto que les permitiría iniciar este ambicioso proyecto en el que han puesto tanto esfuerzo e ilusión.

Por su parte, en cuanto al hotel, desde Adif se comunica que el contrato suscrito con el grupo Barceló (cadena hotelera a la que se adjudicó este proyecto), quedaba sujeto a la condición de que el adjudicatario obtuviese, en el plazo de 18 meses, ante el Ayuntamiento y en su caso ante la comunidad autónoma, las licencias administrativas que exige el ordenamiento jurídico para que pueda comenzar las obras conforme al proyecto de ejecución, así como las licencias necesarias para su apertura.

Estudio de detalle sin aprobar

Fuentes de Adif han confirmado a este periódico que el adjudicatario aún no ha solicitado licencia municipal ya que previamente el Ayuntamiento exigió un estudio de detalle, documento que Barceló elaboró y presentó ante el Consistorio sin que éste lo haya aprobado hasta el momento.

Estas mismas fuentes han señalado que para poder acometer el proyecto del hotel es necesario solucionar las conexiones a los servicios de energía, agua y saneamiento. Para ello, Adif está manteniendo reuniones con el propio Ayuntamiento gaditano y con la empresa Aguas de Cádiz aunque por el momento no se ha determinado cómo ni cuando se van a llevar a cabo estos trabajos.

Ante esta situación, el grupo Barceló ha solicitado a Adif la paralización del plazo para obtener la licencia de obras hasta resolver el asunto de los suministros y los servicios.

Así, la falta de un acuerdo definitivo entre Ayuntamiento de Cádiz y Adif mantiene paralizados dos proyectos fundamentales que sin duda redundarían en la creación de empleo en una ciudad tan castigada por el problema del paro.

El inicio de estas obras de suministros se hace necesaria y urgente para que se cumplan los plazos ofrecidos por los promotores de estos dos proyectos y se evite el riesgo de que puedan desistir de llevarlos a cabo por los largos y lentos procesos burocráticos y la falta de entendimiento entre las partes.