ECONOMÍA

La Navidad en Cádiz comienza en septiembre

Cuando acaba el verano muchas empresas, fábricas, artesanos, loteros y hosteleros pisan el acelerador para que todo esté preparado para diciembre

CádizActualizado:

La previsión anual de contrataciones para la campaña de Navidad 2018 sitúa a la provincia de Cádiz en segunda posición en Andalucía, sólo por detrás de Sevilla. Noviembre y diciembre son meses punteros para muchas empresas gaditanas que ven cómo en las últimas semanas del año su actividad económica aumenta de forma notable y repercute en positivo en la cuenta de resultados. El comercio y la hostelería son los sectores que tradicionalmente experimentan un mayor crecimiento pero también hay empresas que existen, exclusivamente, para la Navidad.

Es el caso de Ansama Regalos de Empresa, una línea de negocio del grupo Ansama, ubicada en El Puerto de Santa María, que desde hace casi cincuenta años se dedica a la elaboración y distribución de cestas de Navidad y regalos de empresa por toda España y Portugal. Este año han comenzado la producción en septiembre. Primero se centraron en montar los lotes navideños con productos no perecederos sobre todo estuches de vinos- y a medida que se ha ido acercado el frío , han enfocado la actividad en la producción de las clásicas cestas de Navidad, para las que emplean una gran variedad de productos de la tierra. De la planta saldrán más de 150.000 cestas y lotes navideños, explica su gerente, Antonio Sainz. «Montamos y vendemos.

Desde Ansama, en El Puerto, saldrán más de 150.000 cestas de Navidad al resto de España

Es un proceso manual y por este motivo para la campaña de Navidad contratamos a entre 40 y 50 trabajadores más». El orden en la disposición de los productos y la presentación de estos en las cestas «tiene que ser exquisito y para eso hacen falta muchas manos». También fabrican en sus instalaciones estuches de lujo con productos de primeras marcas: «los mejores vinos, los mejores turrones, champagne, jamones ibéricos...». Hasta final de año trabajan a un ritmo muy alto en la planta del Polígono Industrial Las Salinas de Levante. Este año, incluso más. «Se nota que la economía está mejor. Se está reactivando el regalo de empresa que, además, es un regalo muy agradecido y emotivo».

Si las cestas y los regalos de empresa son un clásico en la Navidad, el jamón es un símbolo en esas semanas del calendario. En consecuencia, las empresas que se dedican a su producción también registran más carga de trabajo en los meses previos a la Navidad. Es el caso de Montesierra, que lleva cuarenta años dedicados a la producción de jamón e ibéricos en Jerez. El jamón que venden entre noviembre y diciembre supone el 40 por ciento del volumen anual, explica su gerente, José Martín Villar. Distingue entre dos perfiles de clientes, el profesional (hostelería) y el particular. La venta al primero -explica- se mantiene más o menos estable, «en los nueve primeros meses de 2018 ha descendido algo comparado con el año pasado». No obstante las previsiones apuntan a que se incrementen en noviembre y diciembre. Este cálculo viene avalado por la previsión de aumento de contratación de la plantilla de cerca de un 10% para la campaña de Navidad. El objetivo: poder atender el aumento de la producción de jamones, paletas, embutidos, mantecas y otros productos ibéricos y distribuirlos de Jerez al resto de España.

El queso es otro de los productos que no falta en una cesta, lote o como regalo de Navidad. Cádiz tiene una industria potente en torno al queso y dos iconos de calidad como son los productos elaborados con la leche de cabra payoya y la de oveja montejaqueña. Las queserías se concentran sobre todo en la Sierra y la Janda. En esta última, en Alcalá de los Gazules, la quesería El Gazul está a pleno rendimiento para abastecer los pedidos, que aumentan un 20 por ciento el mes previo a la Navidad.

Del 15 de noviembre al 15 de diciembre las queserías aumentan las ventas de cara a las fiestas navideñas

La producción no varía en estas fechas (la leche tiene salida todos los días del año para la elaboración de los productos) pero se vende mucho más queso y, por tanto, se reduce estocaje. Las pequeñas y medianas empresas conforman la clientela más numerosa en estos encargos extraordinarios de noviembre y diciembre. El gerente de la quesería, Jorge Puerto, subraya que «el comercio aumenta mucho porque hay más clientes nuevos en estas fechas, especialmente del 15 de noviembre al 15 de diciembre». Las cajas de regalos con surtido de quesos o cuñas son el producto estrella. En esta campaña de Navidad las cifras de ventas son similares al año pasado en El Gazul. «Lo que sí está variando es la apuesta de las empresas por los productos locales». Muchas pymes están apostando por confeccionarse sus propias cestas navideñas con menos productos pero más exclusivos y hechos en Cádiz. «Hemos aprendido tarde pero lo estamos haciéndo:regalamos algo de Cádiz».

Piel de Ubrique por Navidad

Aunque su destino no sea una cesta de Navidad, otra de las industrias gaditanas que escala en actividad con motivo de la Navidad es el sector de la piel. Ubrique es su templo. Desde esta localidad serrana los pequeños y grandes talleres y tiendas andan ya volcados en la producción, venta y distribución de un producto de reconocido prestigio mundial. Es el caso de Antonio Toro, responsable de la firma del mismo nombre (un taller familiar que abrió en 1991) y del portal on line pieldeubrique.com, en funcionamiento desde 2004. Su volumen de trabajo y negocio aumenta en noviembre y diciembre de manera importante. En estos dos meses se concentra el 25 por ciento de la venta anual. Los números para este año superarán a los del año pasado y repetirá el bolso de mujer como el artículo más demandado, seguido de la cartera de hombre personalizada.

Noviembre y diciembre concentran el 25% de la venta anual de artículos de piel de muchos talleres artesanos de Ubrique

Sin salir de Ubrique encontramos los talleres de la firma El Potro, de gran envergadura productiva y comercial y muy popular a nivel nacional, no en vano cuenta con 18 tiendas propias y está presente en más de cien tiendas multimarca de toda España. Llevan medio siglo trabajando la piel. El último trimestre suelen experimentar un aumento del 10 por ciento en las ventas y este año, avanza el gerente, Alejandro Oliva, «los mayoristas se están anticipando y están comprando hasta un 20 por ciento más». No obstante, el mejor mes, apunta, es diciembre: «Los complementos es lo último que compra la gente en Navidad; primero es la comida y lo último los bolsos y la pequeña marroquinería». En taller mantienen el mismo equipo y se refuerza el personal de los puntos de venta en fechas concretas.

Diciembre: el agosto para la hostelería

«Diciembre es el agosto de la hostelería». Con esta rotundidad se expresa el presidente de la patronal hostelera, HORECA, Antonio de María Ceballos. Las comidas de empresa, de amigos y de familia, por este orden, copan los bares y restaurantes de la provincia en diciembre, especialmente desde después del puente de la Constitución. «Lo más solicitado son el viernes y sábado previos al 24 de diciembre». Normalmente las contrataciones extraordinarias se realizan en función a «los compromisos adquiridos», es decir, al número de reservas. Las empresas y particulares este año han empezado a hacer sus reservas en septiembre. Por ejemplo, en Cádiz, el restaurante el Casino, del grupo Vélez, ya tiene completos los días 14 y 21 y el 15 y 22 están casi llenos. «Del 10 al 16 y del 17 al 23 estamos teniendo bastantes reservas», comenta la directora comercial del establecimiento, Mercedes Molina. La previsión es «terminar el mes de noviembre con bastantes reservas de Navidad». Son dos de las semanas «más importantes del año junto a las comidas de comuniones y jubilaciones». Ofrecen tres menús que combinan precios y formato: sentado, de pie y combinado.

«Las empresas están volviendo a costear las comidas de Navidad, como antes de la crisis»

Una situación parecida viven las cocinas del restaurante El Almacén, en Jerez. En septiembre, cuenta su propietario y cocinero, Juan Manuel López, empezaron a recibir reservar de comidas de empresa «y hay muchísimas ya». Tienen varios días completos y desde el puente festivo hasta la Nochebuena prevé «buenas cifras de reserva». Por eso reforzará las contrataciones de personal tanto en cocina como en sala. El 80% de reservas suelen ser para almuerzos y de este porcentaje, el 70% corresponde a comidas de empresas y el 30% restante, a grupos de amigos o familia. El gasto medio por comensal, en El Almacén, es unos 30 euros y, entre los cambios en la clientela, «cada vez hay más celíacos, alérgicos y veganos», cuyas necesidades son atendidas de manera específica.

En El Arriate, en El Puerto de Santa María, apuntan a una fecha concreta como la elegida por la mayoría de los clientes: el 14 de diciembre. «La mayoría de los que llaman para hacer reservas preguntan por ese día», explica el propietario, David Méndez. La tendencia en otros parámetros es parecida a otros establecimientos: contratarán a más personal para cocina y sala; las fechas más demandadas se concentran entre el puente y la Nochebuena;los menús de Navidad incluyen opciones más informales como menús de pie o ‘finger food’, un picoteo. «Funciona bien, es como ir de tapas». Hasta Navidad las reservas son de grupos de trabajo y después de amigos y familias.

Llama la atención un dato que aporta Méndez: «Las empresas están volviendo a pagar las comidas de Navidad a los trabajadores», como hacían muchas antes de la crisis económica. Un dato en apariencia aislado del que se puede inferir una mejor salud del tejido económico empresarial.