EDUCACIÓN

El Minicornio más gaditano

La pedagoga Ana Magallanes ha sido la encargada de elaborar el material de coeducación que la Junta ha editado para el presente curso escolar 2018-2019

CádizActualizado:

Con una dilatada experiencia y tras haber participado en diversas campañas de coeducación, a la pedagoga gaditana Ana Magallanes le llega uno de los proyectos más atractivos de su trayectoria profesional. El Instituto Andaluz de la Mujer decide poner en sus manos la preparación del material para el presente curso escolar. A partir de ahí empiezan a surgir ideas hasta que nacen ‘Las aventuras de Minicornio’.

«Hay muchas competencias que a nivel de igualdad son necesarias educarlas en infantil», explica Magallanes. Con esa premisa se trabaja en la creación de ‘Las aventuras de Minicornio’, unos dibujos animados y un cuento destinados al alumnado de Infantil y el primer ciclo de Primaria. Una historia original, dinámica, cargada de atractivo visual y bien ejecutada en la que conocemos a Minicornio y su familia: Papacornio, Mamayegua y Pequepony. «A través de los personajes y de la historia desmontamos la idea de género. Se presentan las distintas competencias: la corresponsabilidad, todas las personas de la familia tienen la responsabilidad de compartir las labores domésticas, los colores, que no deben estar asignados por sexo, las profesiones... por ejemplo Papacornio es peluquero y Mamayegua es batería en un grupo de rock y tiene un trabajo que requiere estar tiempo fuera de casa y que no suele ser común en el mundo femenino...», indica la creadora de este importante material educativo.

Cada detalle se ha cuidado al máximo en ‘Las aventuras de Minicornio’ y todo lo que se presenta tiene un sentido en el camino de la coeducación. «Las capacidades y habilidades personales no van constituidas en función del genero. Pequepony siente miedo, Mamayegua es fuerte, Papacornio es delicado, cuidadoso... También se proponen los distintos modelos de familia porque necesitamos que los menores los normalicen y valoren de forma igualitaria, por eso aparecen las dos elefantas o la jirafa con su jirafita o el abuelo con su nieta. El tema del juego y el juguete: desarrollan capacidades. Si limitamos el uso de estos en función del sexo estamos contribuyendo a discriminar en el desarrollo de las capacidades de los menores. Además el lenguaje que se utiliza durante la historia es inclusivo y se muestra claramente la expresión emocional de los personajes masculinos», explica la autora.

Todas estas competencias no están trabajadas de manera explícita en el cuento y los dibujos sino que se consiguen abordar a través de los colores, la imagen y el guión. «Al final se trata de hacer algo que capte la atención de los más pequeños para que empiecen a tener materiales que normalicen una sociedad igualitaria y real», indica Magallanes.

Un trabajo en equipo

Detrás de ‘Las aventuras de Minicornio’ hay mucho esfuerzo para culminar un trabajo que se ha realizado con una gran ilusión. De Ana Magallanes salió el proyecto pero junto a ella han estado los encargados de plasmarla gráficamente, componer la música y dotar de voces a los personajes. Un equipo plenamente gaditano es el que ha hecho posible este primer capítulo de esta especial serie de animación. Las ilustraciones, storyboard y animación corren a cargo de Raquel Jove y Raúl Gómez de Rebombo Studio. La música y los efectos los ha realizado Calde Ramírez y las voces las ponen familiares y amigos de Magallanes. «Todos han hecho que el trabajo sea realmente fácil porque ha sido todo el rato facilidades, propuestas para crecer... los campos que yo no manejaba he podido delegar en ellos y en ellas y como teníamos las ideas muy claras pues hemos disfrutado todos. Además tengo la suerte de contar con una familia estupenda que me han ayudado mucho». La autora de esta historia destaca que uno de los aspectos más importantes es que «en el cuento todo se da por hecho y eso hace que no sea sexista; necesitaba que los menores vean los dibujos porque les gusta y porque realmente les atrae».

El material que se ha preparado es muy completo ya que además del vídeo y el cuento existe un manual para trabajar cada competencia. Está disponible en la web del Instituto Andaluz de la Mujer. «La idea es continuar con la historia de Minicornio porque se crea una necesidad. Aunque ya existen recursos hay que crear muchos más para sensibilizar y concienciar sobre la necesidad de educar en igualdad».

Ana Magallanes es experta en educación en igualdad y prevención de violencia de genero, así como en intervención con víctimas y con familias cuando hay menores con conductas violentas o bien para favorecer relaciones sanas. Su experiencia le hace insistir en la necesidad de la prevención. «Esta historia es una herramienta didáctica que está al alcance de todos y que deseo que de verdad se trabaje desde los centros educativos y haya implicación desde los equipos directivos hasta las Ampas. De momento el ‘feedback’ que he recibido estos días ha sido brutal por parte de librerías que quieren que vaya a contar la historia y madres que me felicitan y también de menores de mi entorno que me mandan audios de whatsapp pidiendo que haga más capítulos. La verdad que eso es lo que más me gusta».