El alcalde de Cádiz, José María González, a su llegada a los Juzgados de Cádiz - F. J.
Tribunales

'Kichi' habla de un complot entre C's y el PSOE local para llevarlo al juzgado por los chiringuitos

El alcalde de Cádiz, José María González, declara durante casi una hora y media ante la jueza por la denuncia de Ciudadanos

CádizActualizado:

«Con la sensación de no sé qué hago yo aquí» entró el alcalde de Cádiz, José María González, en los Juzgados de San José para declarar como investigado por su actuación en el procedimiento que ha dado a los empresarios de los chiringuitos de las playas de Cádiz la titularidad de los negocios en detrimento del Ayuntamiento.

La denuncia interpuesta por Ciudadanos por las supuestas irregularidades detectadas en el proceso sigue su tramitación judicial en su fase de diligencias previas y la jueza interrogó alalcalde para ahondar en su responsabilidad en dos presuntos delitos de prevaricación y malversación de caudales públicos.

El alcalde llegaba poco antes de las diez de la mañana al Juzgado de Instrucción de Cádiz acompañado por su abogado y uno de sus asesores. Allí ha tenido que responder durante casi una hora y media a las preguntas de la jueza, el fiscal y los letrados sobre todos los pasos que se dieron desde el Consistorio para que la Junta de Andalucía llevase a cabo la polémica trasnmisión de la titularidad.

A la salida de los juzgados, González volvió a eludir de forma directa responsabilidades en este proceso, apuntando a la Junta de Andalucía como el culpable de haber tramitado el expediente y negando una y otra vez que ese traspaso se haya producido. Sin dar detalles técnicos del proceso, el regidor gaditano centró sus críticas en la formación naranja, acusándoles de «judicializar la vida política de Cádiz». En este sentido, apuntó incluso a un complot entre los responsables de Ciudadanos y el PSOE local para «intentar sentar al alcalde todas las veces posibles», afirmó.

«Es curioso que la denuncia de Ciudadanos no vaya dirigida a quien presuntamente ha transmitido, que es la Junta de Andalucía y vaya dirigida al Ayuntamiento, que no ha transmitido. Igual soy mal pensado y lo que existe es un complot entre los antiguos socios del Gobierno de la Junta de Andalucía, C's y el PSOE de la ciudad para intentar sentar al alcalde todas las veces posibles», argumentó.

A pesar de su paso por los tribunales, González aseguró tener «toda la tranquilidad del mundo. El que no tiene nada que ocultar, no tiene miedo», agregó al respecto. Asimismo, el alcalde aseguró que el Consistorio gaditano seguirá su lucha contra la Junta de Andalucía en la vía administrativa y no descarta llegar a los Juzgados para invalidar la resolución por la que se considera a los empresarios titulares de los chiringuitos.

Reacciones

Las declaraciones del alcalde han despertado de inmediato las reacciones tanto de los responsables de Ciudadanos, Juan Manuel Pérez Dorao, como del delegado provincial de Medio Ambiente, Ángel Acuña. El portavoz de la formación naranja ha rechazado de forma tajante la acusación de González y ha ahondado en la responsabilidad de su partido para denunciar aquellas situaciones que puedan incumplir la legalidad. «Tenemos la obligación legal de poner en conocimiento de los juzgados hechos que puedan ser constitutivos de delito. No hay ningún complot de hundir al alcalde», respondió el edil de Ciudadanos.

Ángel Acuña, por su parte, descartó cualquier tipo de responsabilidad por parte de la Junta de Andalucía, asegurando que fue el Ayuntamiento de Cádiz quien pidió la transmisión de titularidad de los chiringuitos tras aprobarlo en Junta de Gobierno Local. «Por la circunstancia que sea el Ayuntamiento dio marcha atrás. La Junta ha seguido el mismo criterio desde el principio hasta el final. Ellos son los que cambiaron de criterio y ellos son los que deben explicarlo», apostilló, a la vez que manifestó su rechazo a la vía penal elegida por Ciudadanos para pedir responsabilidades. «Las discrepancias tendrían que ser resueltas en el orden jurisdiccional contencioso-administrativo. En ningún caso en el orden penal. Nos parece que es un exceso haberlo llevado hasta ahí», puntualizó el delegado provincial.