Tiempo Libre lleva más de una década cerrada al público.
Tiempo Libre lleva más de una década cerrada al público. - A. Vázquez
Patrimonio

La Junta tramita ya el desalojo de los locales de los bajos del Tiempo Libre

Afirma que la negativa de los inquilinos a abandonar el edificio está enquistando el proceso de subasta de la antigua residencia iniciado por el Gobierno andaluz

Almudena del Campo
CádizActualizado:

El consejero de Hacienda de la Junta de Andalucía, Juan Bravo, anunciaba el pasado mes de junio en Cádiz que -tras más de una década cerrada- la antigua residencia del Tiempo Libre saldría a subasta antes de final de este año con el objetivo de que la capital contará, muy pronto, con un nuevo hotel en la llamada milla de oro de la ciudad.

Bravo confirmó que la venta del edificio sería completa, dando la opción al nuevo propietario a que asumiera la decisión de derribarlo o, por el contrario, optara por la rehabilitación del mismo.

La Dirección General de Patrimonio inició por tanto este verano el procedimiento aunque podría enquistarse dado que es necesario terminar de resolver el desalojo de los locales situados en los bajos del edificio.

Recordar que, por un lado, está la Policía Autonómica, que ya está trabajando en su mudanza a la Zona Franca.

Por otro, la cervecería-marisquería Baro y un local situado justo al lado. Ambos pidieron una suspensión del proceso de desalojo, que debería haber empezado -según la Junta- en enero de 2016 puesto que el 31 de diciembre de 2015 finalizó su contrato de prestación de servicios, al igual que el de otros locales que sí que decidieron marcharse de manera voluntaria.

Al primero de ellos, Baro, se le ha denegado esa solicitud de suspensión, por lo que desde la Junta se le ha enviado un requerimiento para que proceda a su desalojo lo antes posible y dentro de los plazos establecidos. Este requerimiento se llevó a cabo el pasado 13 de agosto y, pasados diez días, no han enviado respuesta alguna. Así, el Gobierno andaluz ha iniciado ya los trámites para que abandonen el local.

Por otra parte, se está a la espera de que el otro local reciba la contestación sobre su solicitud de suspensión del proceso de desalojo para que, en caso de que sea negativa al igual que la de Baro, se puedan quedar cuanto antes vacíos los bajos de la antigua residencia para avanzar en su proceso de venta.

Más de una década de trámites

Tiempo Libre lleva más de diez años cerrada al público y en los últimos años ha habido innumerables trámites administrativos para llegar a la situación en la que se encuentra en la actualidad.

Uno de los últimos escollos para poder proceder a la salida a subasta del inmueble se resolvio el pasado año, cuando el Consejo Consultivo de Andalucía dio el visto bueno a la modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) que había propuesto la Junta de Andalucía al Consistorio para que se ajustara a los objetivos del Gobierno andaluz con el Tiempo Libre, que no eran otros que la construcción de un hotel.