SUCESOS

La Junta retira en Cádiz la custodia de un bebé a sus padres por supuesto maltrato y desamparo grave

La «falta de colaboración» de los progenitores con los Servicios Sociales y su «nula conciencia» sobre la situación de riesgo a la que estaban sometiendo a su hija de 2 años, ha hecho que se valorara la retirada urgente de la menor

Actualizado:

La Junta de Andalucía ha retirado en Cádiz la custodia de una niña de dos años a sus padres ante las sospechas del maltrato y el desamparo grave al que supuestamente estaba sometida la menor. Al parecer ya existían antecedentes de desprotección.

Fue el pasado martes cuando tras seguir y estudiar el caso, el equipo de menores declaró la situación de desamparo provisional del bebé que, según informa la Junta, sufría maltrato psicológico y emocional «por exposición a situaciones de violencia de gravedad elevada», debido también a las «graves dificultades personales» de sus padres. Además se detectó severas deficiencias en las necesidades físicas y de habitabilidad de la vivienda.

Los Servicios Sociales intervinieron de urgencia en el caso pero la «falta de colaboración y y su nula conciencia sobre la situación de riesgo a la que estaban sometiendo a su hija», hizo que el equipo de menores valorara la retirada urgente de la menor como mejor medida de protección.

Acompañados por la Policía

Para ejecutar la retirada, el equipo fue al domicilio acompañado por una dotación de efectivos de la Policía Adscrita a la Comunidad Autónoma de Andalucía que fueron apoyados por agentes de la Policía Nacional dado el riesgo que había. Sin embargo en el primer intento la familia no se encontraba en la casa que okupaban debido a que se habían trasladado a otro piso del casco histórico de la ciudad también como okupas.

Este pasado miércoles se realizó un nuevo intento de retirada con efectivos de la Policía Autonómica, que al observar que el padre se encontraba presente a pesar de tener una orden vigente de alejamiento hacia la madre y la niña, y el grado de agitación y violencia de la pareja y la peligrosidad del resto de vecinos que okupaban el mismo edificio, decidieron solicitar de nuevo la ayuda de la UPR de la Policía Nacional.

Finalmente, la niña, en cumplimiento de la Resolución de Desamparo, fue trasladada por el equipo de menores a una FAU (Familia de acogida de Urgencia). Según informa la Junta, en ningún momento de los episodios violentos que se sucedieron la menor mostró temor o angustia (indicador de que ha vivido hechos semejantes con frecuencia) y que en su brazo presentaba una quemadura «de tamaño considerable».